Ribera cuestiona la ESG de las grandes eléctricas por falta de “empatía social”

La ministra de Transición Ecológica critica el vaciado de embalses en pleno verano y cree que la actuación de las empresas puede influir en los accionistas que siguen criterios de sostenibilidad

Embalse. Imagen de Unplash

Tras semanas en las que los precios de la luz alcanzan continuos máximos históricos, la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico y vicepresidenta del Gobierno, Teresa Ribera, considera que las grandes eléctricas no están mostrando «ninguna empatía social». Así lo ha asegurado durante su comparecencia en Comisión en el Congreso de los Diputados.

Con sus palabras, Ribera hacía referencia a la gestión de las centrales hidroeléctricas y al vaciado de embalses, necesarios para esta tecnología. Prácticas que Ribera asume que son «legales» pero no empáticas. 

No es la primera vez que el Gobierno apunta en esa dirección. Hace unos días, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, aseguró que el Ministerio ha abierto expedientes informativos por el vaciado de embalses en el Tajo y en Galicia.

Previamente, ya se había anunciado una medida similar respecto al de Ricobayo en Zamora, gestionado por Iberdrola. Una apertura de expedientes que, matizó, no prejuzga el resultado de esta actuación.

Este lunes, en su comparecencia, la ministra Ribera ha apuntado que ha sido la generación de electricidad gracias a estas centrales hidroeléctricas la que ha marcado los precios a lo largo de los últimos tres meses.

En concreto, ha sido la energía más cara -y la que marca el precio final en el mercado mayorista- durante el 65 por ciento de las horas de junio, el 64 por ciento de las de julio; y un 59 por ciento, en agosto. 

Influencia del CO2 y del gas

Unos precios hidroeléctricos donde no influyen factores coyunturales como el precio de los de derechos de CO2 o los del gas; factores que también están encareciendo la luz en otros países europeos y que no viven una escalada de precios similar a la de España.

Es en este contexto, donde Teresa Ribera ve margen de actuación para los accionistas que invierten en las cotizadas energéticas españolas siguiendo criterios ESG

«Aunque suene a bolsa, la empatía cotiza en bolsa», ha afirmado la ministra ante la Comisión de Cambio Climático del Congreso de los Diputados. «Muchas de estas compañías tienen entre sus accionistas a fondos de inversión que responden a principios ambientales, sociales y de gobernanza«, ha ahondado Ribera.

Por ejemplo, en el caso de Iberdrola, cabe señalar que entre los accionistas de referencia que constan en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), uno de ellos, Norges Bank -que suma más de un 3 por ciento- sí tiene un claro componente ESG en la gestión de sus inversiones.

En cuanto a la citada actuación de las compañías, la ministra cree que las eléctricas han podido aprovechar «el coste de oportunidad» de vaciar los embalses. «Sabemos que es muy probable que lo han hecho sea perfectamente compatible con el diseño mayorista, con la posibilidad de interiorizar el coste de oportunidad».

Poco margen de maniobra

Ribera ha asegurado que la capacidad de actuación del Ejecutivo y del Legislativo español es limitada, ya que la estructura de la factura eléctrica depende de una Directiva de la Unión Europea y ahí los Estados no tienen una opinión homogénea para desarrollar cambios inminentes a la regulación europea.

Ha indicado que otros países, como Irlanda, tienen tensiones de precios en 2021 más elevadas que las de España y sí ve margen de actuación en materias puntuales, como la creación de un ‘bono social eléctrico‘ o la eliminación temporal de determinados aspectos fiscales, pero con carácter temporal.

«En 2020 tuvimos los precios más bajos de la electricidad y nadie me pidió responsabilidad por ello», ha asegurado. Un año, marcado por la pandemia de coronavirus, en el que hubo una reducción de la demanda eléctrica del 6 por ciento.

«Es momento de abordar el acelerón de la transformación del sistema eléctrico«, en relación a la transformación renovable, ha resumido.

«No vamos a separarnos del marco europea», ha concluido en referencia a una intervención en los precios del mercado mayorista, que descarta.

Por último, Teresa Ribera también ve factible la puesta en marcha de una nueva Comisión en el Congreso que trate el marco de la transformación del mercado energético.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad