Los asesores deberán preguntar a sus clientes por sus preferencias ESG en otoño de 2022

La Comisión Europea publica seis enmiendas que afectan tanto a la venta de productos financieros, como a su diseño

Asesores financieros.

El ‘greenwashing’ o blanqueo ecológico de los productos financieros se acerca cada día más a su fin. O al menos eso se ha propuesto la Unión Europea, que este miércoles ha dado un gran paso para contribuir a la inversión sostenible.

La Comisión Europea ha publicado seis enmiendas sobre deberes fiduciarios y el asesoramiento en inversiones y seguros, que entrarán en vigor, aproximadamente, a partir de octubre de 2022.

Con las normas vigentes, en la “evaluación de idoneidad” los asesores obtienen información sobre el conocimiento y la experiencia de inversión de un cliente, su situación financiera, su capacidad para soportar pérdidas, sus objetivos de inversión y la tolerancia al riesgo.

Con las enmiendas de hoy, los asesores también deberán obtener información sobre las preferencias de sostenibilidad de sus clientes.

Estas enmiendas forman parte del ‘Paquete de financiación sostenible’ que también ha incluido el primer Acto Delegado de la Taxonomía climática y una propuesta de Directiva de Informes de Sostenibilidad Corporativa (CSRD).

Estas medidas pretenden ayudar a mejorar el flujo de dinero hacia actividades sostenibles en toda la Unión Europea al permitir a los inversores reorientar las inversiones hacia tecnologías y empresas más ‘verdes’, con el objetivo de que Europa logre ser climáticamente ‘neutral’ en 2050.

Las nuevas reglas llegan poco después de la entrada en vigor de la primera parte del Reglamento sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros (SFRD), que desde el 10 de marzo contribuye a dar transparencia con una clasificación más clara de los productos de inversión sostenibles.

«Hemos creado un lenguaje común para los inversores que desean utilizar sus fondos para generar un impacto positivo sustancial en el clima y el medio ambiente. Les ayuda a saber qué es verde y lo diferencia del ‘greenwashing’. Ahora estamos llevando la taxonomía un paso más allá», ha señalado el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis.

¿A quién afectan estas nuevas normas?

Las enmiendas sobre deberes fiduciarios y el asesoramiento en inversiones y seguros abarcan varios aspectos, entre los que destacan:

  • En asesoramiento sobre inversiones y seguros: cuando un asesor evalúe la idoneidad de un cliente para una inversión deberá analizar las preferencias de sostenibilidad del cliente.
  • En las obligaciones fiduciarias: las enmiendas aclaran las obligaciones de una empresa financiera al evaluar sus riesgos de sostenibilidad, como el impacto de las inundaciones en el valor de las inversiones.
  • En la supervisión y gobernanza de los productos de inversión y seguros: los creadores de productos financieros y los asesores financieros deberán considerar factores de sostenibilidad al diseñar sus productos.

Todas ellas están sujetas al escrutinio por parte del Parlamento Europeo y el Consejo, lo que conlleva un período de tres meses prorrogables por tres meses adicionales. Después, los Actos Delegados otorgan doce meses para que los participantes del mercado implementen los requisitos.

En resumen no entrarán en vigor antes de que pase un año y medio, esto es, aproximadamente, a partir de octubre de 2022, según las estimaciones de la Comisión.

Los textos de los actos delegados modificados

Pese a ello, conviene ir avanzando y conocer las novedades. Entonces, ¿dónde puede los asesores españoles encontrar más información sobre estos requerimientos de análisis de las preferencias de sostenibilidad en la evaluación de la idoneidad de un cliente a la hora de invertir?

Por el momento, pueden consultar el Reglamento Delegado de la Comisión por el que se modifica el Reglamento Delegado (UE) 2017/565 en lo que respecta a la integración de factores, riesgos y preferencias de sostenibilidad en determinados requisitos organizativos y condiciones operativas de las empresas de inversión. Dicho Reglamento es un suplemento a la Directiva 2014/65/EU, relativa a los mercados de instrumentos financieros y es popularmente conocida como MiFID II.

Entre los seis textos que se han modificado también se incluye la Directiva Delegada de la Comisión por la que se modifica la Directiva 2010/43 / UE en lo que respecta a los riesgos de sostenibilidad y los factores de sostenibilidad que deben tenerse en cuenta para las empresas de inversión colectiva en valores mobiliarios (UCITS, por las siglas en inglés).

Asimismo, figura el Reglamento Delegado de la Comisión por el que se modifica el Reglamento Delegado (UE) n.o 231/2013 en lo que respecta a los riesgos de sostenibilidad y los factores de sostenibilidad que deben tener en cuenta los gestores de fondos de inversión alternativos.

Nuevas reglas de juego en seguros y productos basados en seguros

Las novedades también se recogen en el Reglamento Delegado de la Comisión por el que se modifican los Reglamentos Delegados (UE) 2017/2358 y (UE) 2017/2359 en lo que respecta a la integración de factores de sostenibilidad, riesgos y preferencias en los requisitos de gobernanza y supervisión de productos para empresas de seguros y distribuidores de seguros y en las normas de conducta de asesoramiento empresarial y de inversión para productos de inversión basados ​​en seguros.

Las compañías del sector asegurador también deberán revisar el Reglamento Delegado de la Comisión por el que se modifica el Reglamento Delegado (UE) 2015/35 en lo que respecta a la integración de los riesgos de sostenibilidad en la gobernanza de las empresas de seguros y reaseguros.

«Es el momento de poner las palabras en acción e invertir de forma sostenible»

Mairead McGuinness, Comisión Europea

La integración de los factores de sostenibilidad también deberá tenerse en cuenta por aquellos encargados del diseño de los productos, según recoge la Directiva Delegada de la Comisión por la que se modifica la Directiva Delegada (UE) 2017/593 en lo que respecta a la integración de factores de sostenibilidad en las obligaciones de gobernanza del producto.

«Las nuevas reglas de hoy suponen un cambio en las finanzas. Es el momento de poner las palabras en acción e invertir de forma sostenible», ha sostenido la Comisaria responsable de los servicios financieros, la estabilidad financiera y la Unión de Mercados de Capitales, Mairead McGuinness.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad