Europa se juega el apoyo de las alianzas ‘net zero’ con la entrada del gas y la nuclear en la taxonomía

La Comisión Europea pondría en riesgo su objetivo de convertir al continente en el "estándar de oro" en temática verde si no sigue los criterios científicos en su decisión

Es probable que la Unión Europea se encuentre con la oposición de numerosos inversores si incluye el gas natural y la energía nuclear dentro de su taxonomía de actividades sostenibles.

La Net Zero Asset Owner Alliance, que controla activos valorados en 10 billones de dólares, y está integrada en la red cero neto de Naciones Unidas, rechaza la inclusión de la energía nuclear y el gas dentro de la taxonomía, en el caso de que finalmente se opte por incorporarlas dentro de la clasificación de actividades ‘verdes’.

En su lugar, de acuerdo con esta plataforma, los combustibles fósiles deberían incluirse en una extensión o legislación separada para tecnologías de transición.

“La Alianza apoya una taxonomía que sea creíble, utilizable y basada en la ciencia y la evidencia”, según un documento al que tuvo acceso Bloomberg News. La inclusión del gas “sería incompatible con el alto nivel de ambición del marco taxonómico de la UE en
general”.

En cuanto la energía nuclear, “será de suma importancia aplicar estrictos criterios al momento de evaluar” el principio de no causar un daño significativo, “con respecto a los otros objetivos ambientales para identificar una posible alineación taxonómica”, indicó.

El desarrollo marca un golpe para aquellos miembros de la UE que esperaban que el bloque adoptara una postura más suave en torno al gas y la energía nuclear.

También marca la pauta para otros inversores deseosos de poner en práctica sus promesas de cero neto, menos de una semana después de que instituciones financieras internacionales, que representan el 40 por ciento de los activos globales totales se comprometieran a trabajar hacia la neutralidad de carbono para mediados de siglo.

La crisis energética como presión

La Comisión Europea está bajo la presión de estados miembros como Francia, que quieren incluir la energía nuclear y el gas como pilares clave de sus estrategias de transición verde. De hecho, Emmanuel Macron, acaba de anunciar que volverá a construir centrales nucleares después de 10 años sin impulsarlas.

El debate se ha intensificado en los últimos meses a medida que los precios de la energía se disparaban, alentados en la mayoría de casos por el incremento del precio del gas.

Se espera que la Comisión Europea dé a conocer su decisión final en las próximas semanas

Se espera una decisión sobre el acto delegado con el que se desarrollará el producto a lo largo de las próximas semanas. Grupos ambientalistas han criticado la posible inclusión del gas, argumentando que socavaría la ambición de la UE de establecer el “estándar de oro” para la inversión verde.

También conduciría a que el bloque no cumpliera su objetivo de reducir las emisiones en un 55 por ciento para 2030 frente a los niveles de 1990 y convertirse en carbono neutral para mediados de siglo, adelantan.

En el caso de la energía nuclear, mientras tanto, existen preocupaciones sobre los impactos ambientales de los desechos radiactivos.

La Net Zero Asset Owner, cuyos miembros incluyen Allianz SE y el Sistema de Jubilación de Empleados Públicos de California (Calpers), insta a la Comisión Europea, los estados miembros y sus órganos de expertos a asegurarse de que la decisión a la que lleguen esté “basada en la ciencia y la evidencia”.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad