El Banco de España llama al activismo contra el ‘greenwashing’

La subgobernadora, Margarita Delgado, felicita a los inversores que trabajan para exigir mejoras en la información sobre sostenibilidad que publican las empresas

La subgobernadora del Banco de España es la portavoz en materia de finanzas sostenibles en el BdE

Si el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, se ha convertido en una de las voces más respetadas a la hora tomar el pulso a la economía española, la subgobernadora, Margarita Delgado, es la portavoz sobre finanzas sostenibles y su relación con la ESG.

Famosa por contar con un tono más duro en sus discursos -los bancos temían sus intervenciones porque, meses antes de la Covid-19, reclamaba prudencia en los dividendos-, Delgado no ha abandonado su estilo cuando se trata de animar a la sociedad y a los inversores para que ayuden a evitar prácticas de ‘greenwashing

Durante la clausura este martes de una jornada de Mapfre y ‘El Español’, la subgobernadora agradecía “que exista una creciente presión por parte de entidades de crédito, inversores y clientes para aumentar la transparencia e información -relacionado con la ESG-, apuntaba.

“La inversión responsable tiene un propósito ambicioso: nada menos que transformar la realidad económica»

Margarita Delgado

Una llamada al activismo para evitar que la ESG sea un postureo, y que verdaderamente actúe de motor de transformación económico, que es como lo interpreta Margarita Delgado.

“La inversión responsable tiene un propósito ambicioso: nada menos que transformar la realidad económica, medioambiental y social o, al menos, contribuir a ello”, afirmó.

Y para quienes la escuchan desde la barrera -bancos y empresas- el mensaje parece alto y claro: el Banco de España está del lado de quienes hacen ruido para que la ESG sea realmente ESG. Tampoco es una postura original de la institución, sino que emana del eje Bruselas-Fráncfort/Comisión Europea-Banco Central Europeo.

Reguladores y supervisores están trabajando hombro con hombro en crear una guía que separe el grano del marketing en este tipo de inversiones y la reciente taxonomía es una prueba de ello. Pero habrá más.

Europa prepara una revisión de la directiva de información no financiera que se espera que sea más exigente a la hora de medir los riesgos ESG. Si, además, aporta una pieza clave para estandarizar la información no financiera, podría facilitar la comparación entre empresas; aunque este modelo podría llegar de instituciones privadas.

No al marketing verde

Más allá del sector financiero -que el Banco de España supervisa junto al BCE-, Margarita Delgado hizo referencia a prácticas generales negativas de marketing, que desvirtúan lo que realmente debería ser la información no financiera.

“En ausencia de información no podemos comparar entre inversiones alternativas, ni entre opciones de consumo, actividad económica o financiación. Sin datos, estamos en manos de campañas de imagen y buenas intenciones”, señaló durante su intervención.

Por ello, como también anticipó hace pocos días la vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Ana Martínez-Pina, en un artículo en SOCIAL INVESTOR, la información no financiera va a ganar peso en los próximos años.

«Sin datos, estamos en manos de campañas de imagen y buenas intenciones”

Margarita Delgado

La demanda de los inversores está siendo tan grande, que incluso está logrando acercar posturas para buscar un modelo común a la difusión estos datos; algo que también mereció una referencia por parte del Banco de España.

Margarita Delgado, en concreto, citó los trabajos de la Universidad de Harvard y de la Fundación IFRS (madre de las actuales normas contables que utilizan las cotizadas).

Por ejemplo, esta última, ha puesto en marcha este otoño un proceso de consulta pública para tratar de crear una norma estandarizada sobre sostenibilidad. “Se contempla incluso la creación una fundación específica encargada de estos nuevos estándares contables alternativos o, mejor dicho, complementarios a los actuales”, explicó la subgobernadora.

Para Delgado, el futuro es diáfano: la contabilidad tendrá que convivir con otro capítulo en la información corporativa, que será la sostenibilidad y que irá más allá de los informes que ya están presentando las empresas cotizadas.

Es un proceso que se está acelerando, pero al que todavía le queda camino. “Aún existe una distancia importante entre las expectativas y la realidad de la información de que disponemos, pero también que los cambios están sucediendo a una enorme velocidad”, concluyó la subgobernadora del Banco de España.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad