División en la UE: la plataforma de finanzas sostenibles se rompe por la taxonomía

La Comisión postergó su decisión sobre el gas y la nuclear e incluso así ya ha sufrido bajas en el grupo de expertos que la asesoran. Eurosif, sin embargo, la ve como un primer paso importante

División ante la taxonomía

El paquete normativo de finanzas sostenibles presentado por la Comisión Europea la semana pasada, con la esperada Taxonomía Verde y la reforma de la Directiva de información no financiera, no ha causado indiferencia entre los expertos y los activistas climáticos. Hay división de opiniones y ya se han traducido en acciones.

En el Acto Delegado del pasado 21 de abril, la Comisión Europea ofreció una primera clasificación de actividades sostenibles dentro de la taxonomía ‘verde’ bajo un lenguaje común pionero, si bien se introdujeron cambios respecto a las propuestas del grupo de expertos y no se llegó a dar respuesta a los debates sobre el gas y la nuclear.

Ante esta situación, un total de cinco representantes de ONGs de los 67 profesionales que forman parte del grupo de expertos en la Taxonomía ha decidido plantarse y dejar de colaborar por las «interferencias políticas», como ya amenazaron con hacer en marzo, cuando se conoció un borrador.

En concreto, Transport & Environment (T&E), WWF European Policy Office, BirdLife Europe, Bureau Européen des Unions de Consommateurs (BEUC) y ECOS han suspendido su participación en la Plataforma, para evitar un encubrimiento de ‘greenwashing’ que mine la credibilidad científica de la iniciativa.

A su juicio, la decisión de respaldar los proyectos de biomasa y la silvicultura «desacreditan por completo la taxonomía», que debe tener una base científica como marca la ley, según han alegado estas organizaciones.

La inclusión de la biomasa y silvicultura desacredita la taxonomía, según los cinco grupos ambientalistas

Estas cinco organizaciones han animado a otros miembros a sumarse a su protesta. Con esta acción han llevado al presidente de la Plataforma de expertos, Nathan Fabian —también el director de Inversiones Responsable de los PRI de Naciones Unidas— a «pedir una revisión» de las reglas a la Comisión.

«WWF suspende su participación en esta Plataforma hasta que la Comisión aborde las preocupaciones y propuestas planteadas por el Presidente de la Plataforma. Esto es fundamental para fortalecer el proceso institucional, aumentar la transparencia y diseñar criterios que realmente se basen en la ciencia», ha explicado Sebastien Godinot, economista senior de WWF EU.

Por su parte, la asociación europea que promueve la inversión sostenible, Eurosif, ha reconocido «la Taxonomía de la UE no es perfecta, pero hay que empezar». «Al examinarlo a través de una lente científica, reconocemos que probablemente no sea el resultado perfecto para todos los sectores», señalan en un comunicado.

“Se suponía que la ley de taxonomía iba a ser el estándar de oro de las finanzas sostenibles. Pero el resultado ha sido el ‘lavado verde’ de los buques de carga sucios, los autobuses de gas, así como de la tala y quema de árboles. Los ambientalistas no volverán al proceso hasta que la Comisión vuelva a la ciencia”, ha zanjado Luca Bonaccorsi, director de finanzas sostenibles de T&E.

Eurosif cree que habrá oportunidades de revisar las imperfecciones en futuro

Pese a las imperfecciones, los expertos de Eurosif defienden la importancia de hacer operativa la Taxonomía, para que empresas e inversores se familiaricen con su funcionamiento y empiecen a aplicarla. «Habrá oportunidades en el futuro para que se revise el tratamiento de sectores particulares si la evidencia científica lo demanda», zanjan.

A la espera de la energía nuclear y el gas

La exclusión o transitoriedad de la energía nuclear y el gas natural está bajo escrutinio, con diferentes frentes de presión que trascienden desde los intereses empresariales hasta la geopolítica incluso más allá de la Unión Europea. La decisión sobre la agricultura también se ha pospuesto.

En lo referido a la clasificación del gas, la Comisión Europea informó junto al primer Acto Delegado que postergará este asunto hasta finales del año, en tanto que se tratará en un Acto Delegado Complementaria previsto para noviembre.

«El gas estará sujeto a un mayor debate, y a un intenso cabildeo de la industria, lo que aumentará la posibilidad de que se incluya en una etapa posterior», argumenta BEUC, que sostiene que estos cambios serían «incluso más perjudiciales» para los inversores que el ‘statu quo’.

Los expertos independientes tienen tres meses para analizar la energía nuclear

En el caso de la nuclear, el Centro Común de Investigación (CCI), un servicio interno de ciencia de la Comisión, ha elaborado ​​un informe técnico sobre los aspectos de esta energía en cuanto a «no causar daños significativos», que está siendo revisado por dos grupos de expertos independientes.

Estos expertos cuentan con tres meses para emitir su evaluación. Con los dos informes que emitan, junto con el informe del CCI, la Comisión decidirá. Para ello, se tendrá en cuenta qué papel puede jugar en la transición energética para el carbono y la intención es que la decisión sobre el gas natural «se basará en la experiencia técnica y científica», según ha recalcado el organismo.

La Directiva de información no financiera ha sido mejor acogida

En paquete de finanzas sostenibles también ha incluido la reforma de la Directiva de Información No Financiera (NFRD), que se quiere rebautizar a Corporate Sustainability Reporting Directive’ (CSRD) y que ha sido mejor acogido por los expertos.

En esta directiva la obligación de dar información se extiende a todas las cotizadas, también afecta a las grandes empresas, y se impulsará un modelo único de informe de sostenibilidad; con el objetivo de facilitar la comparabilidad entre las distintas compañías europeas.

Permitirá que la Taxonomía y el Reglamento de Divulgación sean plenamente efectivos

La propuesta de CSRD es muy oportuna ya que permitirá que la Taxonomía y el Reglamento de Divulgación (SFDR) sean plenamente efectivos. Todas estas medidas darán sus frutos una vez que se disponga de datos de alta calidad, según Eurosif.

«Acogemos con entusiasmo la propuesta de CSDR (…) Pero, probablemente se necesitará más para reforzar la precisión de las declaraciones de cero emisiones netas a fin de garantizar que se basen en objetivos y metas creíbles, respaldadas por escenarios sólidos y vías de transición sectorial», ha valorado el director ejecutivo de Eurosif, Victor van Hoorn.

No obstante, algunas ONG de la Plataforma de expertos, como T&E han mostrado su preocupación porque las empresas de sectores de «alto riesgo» como la minería estén excluidas y no estén obligadas a informar sobre la sostenibilidad de sus negocios.

Además, estos activistas han criticado que las pequeñas y medianas empresas que cotizan en bolsa estarán exentas durante los primeros tres años de la nueva ley.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad