Biden desarma la artillería anti ESG de Trump en apenas dos meses

Descarta hacer cumplir las reglas del anterior presidente que obligaban a los fondos de pensiones a invertir solo por criterios de rentabilidad. Este paso llega tras el giro hacia el clima de la SEC

Europa va a tener que acelerar si quiere mantener su hegemonía en el mercado de la ESG. Cuando ni siquiera han pasado 100 días desde que Joe Biden jurara como presidente de los Estados Unidos, su equipo ha dado saltos muy importantes en los aspectos relacionados con la inversión responsable y el cambio climático.

Si la SEC ya se había puesto manos a la obra hace unos días con el segundo de los temas, al anunciar una renovación de lo que sería su normativa de información no financiera y al crear un grupo de trabajo especializado en cambio climático y ESG, esta semana el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos ha anunciado que no hará cumplir una serie de normativas que empujaban a los fondos de pensiones a no adoptar criterios ESG en sus políticas de inversión.

Joe Biden ya había pedido poner en suspenso estas legislaciones justo tras su nombramiento -ambas habían entrado en vigor a principios de enero- que obligaban a los fondos de pensiones a fijarse sólo en criterios de rentabilidad (retorno de la inversión) a la hora de selección activos; al igual que a seguir ese mismo criterio en las votaciones de las juntas de accionistas.

Las dos normas suspendidas limitaban que los fondos de pensiones invirtieran siguiendo la ESG

Estas normativas, denominadas ‘Financial Factors in Selecting Plan Investments‘ y ‘Fiduciary Duties Regarding Proxy Voting and Shareholder Rights‘, limitan de manera muy importante el desarrollo de la inversión responsable al considerar que el deber fiduciario de los gestores era solo el económico. Para el mercado estadounidense es un punto muy relevante, ya que el ahorro en fondos de pensiones está muy extendido.

En la industria de la gestión de activos estas normas se entendían como cortafuegos para adoptar modelos de inversión ESG, ya que los deberes fiduciarios de los gestores se venían comprometidos en el caso de que las decisiones de inversión o las recomendaciones de voto se inclinaran por los factores de sostenibilidad que no se consideraran únicamente como una alternativa para incrementar la rentabilidad del capital invertido.

Los dos pasos de la SEC

La decisión del Departamento de Trabajo, conocida este miércoles, no es la primera que han dado las instituciones estadounidenses a favor de la ESG desde que Joe Biden accediera a la Casa Blanca.

Hace pocos días, Allison Herren Lee, nombrada presidenta de la Securities and Exchange Commission (SEC) por el demócrata, anunció la revisión de la normativa sobre difusión de datos climáticos. Es una legislación de 2010, que no recogería la demanda de información climática que hoy pide el mercado.

Durante la presidencia de Donald Trump también se anunciaron cambios en esta legislación, pero dejando totalmente de lado los aspectos climáticos. El negacionismo sobre el calentamiento global del ex presidente de los Estados Unidos no solo estuvo detrás de esa no revisión, sino que había dejado fuera a Estados Unidos del Acuerdo de París.

Tras este primer paso, la SEC anunciaba la semana pasada la creación de un grupo de trabajo sobre clima y ESG dentro de la división de cumplimiento.

El nuevo grupo de trabajo de la SEC perseguirá conductas indebidas en ESG

Este grupo perseguirá «conductas indebidas» dentro de la ESG. En un primer paso trabajará para que la información que se traslada al mercado sobre impacto climático sea acorde a la legislación que está en marcha. También velará para evitar el ‘greenwashing’ en los productos de inversión.

«Su trabajo complementará otras iniciativas de la agencia en esta área, incluido el reciente nombramiento de Satyam Khanna como asesor principal de políticas sobre clima y ESG», explica la SEC en un comunicado.

Asimismo, el nuevo grupo «trabajará en estrecha colaboración con otras divisiones y oficinas de la SEC, incluidas las divisiones de finanzas corporativas, administración de inversiones y exámenes», apunta.

Por último, este nuevo grupo de trabajo recogerá sugerencias y también denuncias relativas ESG.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad