Siete de cada diez nuevos fondos ESG son europeos

La inversión responsable saca una ventaja de 400 puntos básicos de rentabilidad a la 'convencional' durante 2020

La primacía de Europa sobre Estados Unidos en cuanto a la inversión socialmente responsable es cada vez más evidente -está por ver si la llegada de Joe Biden a la presidencia es capaz de cambiar ese equilibrio-.

Un síntoma de esta realidad es el hecho de que siete de cada diez nuevos fondos ESG que se crearon a lo largo de 2020 fueran de origen europeo (unos 140 nuevos fondos ESG fueron lanzados a nivel global el ejercicio pasado). 

Pero, además de destacar por volumen, la de ESG europea también brilló por rentabilidad, si comparamos su rendimiento con respecto a la referencia no ESG.

En concreto, sacó 400 puntos básicos a la inversión convencional, según datos de un informe elaborado por Bank of America

“China logró el mayor retorno absoluto (+33%), mientras que Europa fue la región que más rentabilidad relativa arrojó de entre todas las demás, al sacar 400 puntos básicos (a la inversión convencional)”, dice el documento elaborado por el banco de inversión estadounidense.   

“El año 2020 fue un año fuerte en cuanto a flujos a los fondos ESG, rentabilidades y generación de Alpha. Esperamos que esta tendencia secular continuará en 2021”, añade el texto firmado por nueve analistas de la casa. 

La ESG resultó más rentable en 2020 

En todo caso, no solo los fondos europeos ESG obtuvieron mayor rentabilidad que sus pares tradicionales. Según este informe, el 65% de los índices ESG lo hicieron mejor que sus pares no ESG (la mayoría usa el índice MSCI World como referencia). 

El 65% de los índices ESG lo hicieron mejor que sus pares tradicionales

Así las cosas, no es de extrañar el tirón que tuvieron entre los clientes este tipo de productos a lo largo de 2020. Específicamente, las 2.500 carteras de este tipo que existen a nivel global (tanto de renta fija como de renta variable) recibieron flujos por 255.000 millones de dólares, según el documento.  

Por categorías, la renta variable fue la que mayores flujos atrajo. Los 1.867 fondos de este tipo contabilizados por Bank of America recibieron 194.000 millones de dólares, por los 186.000 millones de dólares que se llevaron los fondos tradicionales de renta variable global. 

El favor de los clientes 

Y parece que el ritmo de contratación de estas carteras se ha intensificado con el cambio de año. “En 2021, los fondos globales ESG han visto flujos de 24.000 millones de dólares, lo que significa un ritmo de 1,5 veces superior al que se registró en el mismo periodo de 2020”, dice el informe de la casa americana. 

El ritmo de contratación de carteras ESG se ha intensificado en 2021

El documento también aporta información sobre el comportamiento de la inversión socialmente responsable por sectores de la economía. 

En concreto, cita los sectores donde la ESG supuso mayor valor añadido en 2020. Fueron las ‘utilities’, los valores industriales y la energía. 

Por su parte, la mayor aportación de la inversión socialmente responsable a la cartera provino del factor “E” de ESG. Es decir, de la parte ambiental: productos de carbono, emisiones y residuos (ESG son las siglas anglosajonas para referirse a los factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo). 

El posicionamiento de los fondos ESG 

Asimismo, en cuanto a los sectores preferidos por los fondos ESG, el documento especifica que los productos de este tipo están posicionados en los sectores industriales, de tecnología y de materiales, con exposición preferente a valores de gran calidad. 

“Los fondos incrementaron su exposición a ‘utilities’ e industriales pero la recortaron en consumo discrecional. Los fondos están infraponderados en el sector energético en todas las regiones”, dice el informe.  

En cuanto a la renta fija, el informe explica que en 2020 hubo un ‘boom’ por las emisiones socialmente responsables, que superaron los 500.000 millones por primera vez

“Aunque hubo incrementos en todas las categorías (bonos verdes, sociales y de sostenibilidad), el mayor aumento se produjo en los bonos sociales, donde se emitieron 148.000 millones”, añade el documento de Bank of America. 

Por otro lado y de cara al futuro, Bank of America cree que el impulso de la inversión socialmente responsable va a continuar en 2021 debido al catalizador que supone para este tipo de inversión la presidencia del demócrata Joe Biden en Estados Unidos y la apuesta de la Unión Europea por potenciar este tema a través de los planes de estímulo económico adoptados por el bloque comunitario para luchar contra la crisis del coronavirus. 

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad