Qué sectores se ocultan tras la huella de carbono de los grandes índices bursátiles

La industria manufacturera y de materiales son las principales responsables de las emisiones en algunos de los índices de las economías más desarrolladas, que suspenden en la alineación de su temperatura con el Acuerdo de París

El sector energético y, en especial, las compañías de combustibles fósiles llevan años en el punto de mira de los inversores activistas por sus emisiones contaminantes. No obstante, hay otros sectores que pasan más desapercibidos, pero cuya transición también es importante para llegar a una economía de cero emisiones netas en 2050.

El análisis de los principales índices bursátiles de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos muestra que los sectores que más contribuyen a las emisiones varían significantemente en las diferentes economías del G7.

De esta forma, en tres de los siete índices más representativos la contribución de las compañías de combustibles fósiles al total de emisiones queda relegada a un papel secundario, por el protagonismo de la industria manufacturera o de producción de materiales.

En cualquier caso, ninguno de los indicadores de los siete países con las economías más desarrollados logra una temperatura alineada con el Acuerdo de París, según los datos de objetivos de reducción de emisiones presentados por las empresas y recogidos por Science Based Targets initiative (SBTi).

En el DAX, FTSE y Nikkei las emisiones por combustibles fósiles son secundarias

La composición del índice DAX 30 es especialmente llamativa, ya que es el único de los siete analizados donde el sector de combustibles fósiles no está presente.

Así, las mayores emisiones del selectivo alemán provienen de la huella de la industria manufacturera (con más del 50%) y de producción de materiales, responsables de casi el 30%.

Así contribuye cada sector a las emisiones de los principales índices bursátiles. Gráfico de SBTi.

En el caso del indicador FTSE 100, que aglutina las principales cotizadas británicas, se observa que la mayoría de las emisiones de CO2 provienen de las empresas de materiales, responsables de más de la mitad del total, por delante de combustibles fósiles (30%).

El Nikkei 225 japonés es un índice más variado, cuyas emisiones están dominadas por la industria manufacturera, a la que se atribuyen más del 40% del total, por delante de materiales (20%) y ‘retail‘ (16%). En este mercado asiático, las compañías de los combustibles fósiles solo representan el 10% del total de emisiones de CO2 del índice.

En Canadá, donde más pesan los combustibles fósiles

En el caso de Canadá, el SP/TSX 60 es el índice donde las compañías de combustibles fósiles aportan más temperatura, entre los siete selectivos de las regiones más desarrolladas que analiza SBT.

Así, en el selectivo canadiense dicho sector representa el 70% de las emisiones conjuntas, muy por delante del siguiente más contaminante en CO2 que es el de materiales, con un 10%.

Canadá con más peso de las compañías de combustibles fósiles

El FTSE MIB italiano tiene sus emisiones bastante acotadas a los sectores de combustibles fósiles (49%) e infraestructuras (26%). Les sigue, en menor medida, la industria manufacturera, que aporta el 15% del total de emisiones.

Por su parte, en el índice francés CAC 40, aunque las emisiones están dominadas por las compañías de combustibles fósiles —responsables de cerca del 40%—, también destaca el peso del sector manufacturero (por encima del 25%) y de producción de materiales (20% de las aportaciones).

La contribución del sector de infraestructuras a la temperatura del índice de Italia es el más alto del G7

Al poner la lupa en el principal índice estadounidense encontramos un índice muy heterogéneo aunque también las cotizadas de energía fósil las que más emisiones aportan, aunque suponen menos del 40%.

En el S&P 500 también es considerable la temperatura que suman al selectivo aquellas compañías del sector manufacturero (un 20%), de materiales (un 10%) y ‘retail’ (9%).

Todos los índices suspenden

El informe, impulsado por las Naciones Unidas y CDP, destaca que «con el nivel actual de ambición climática empresarial están en trayectorias de temperatura que distan mucho de alinearse con los objetivos climáticos» de los 2 ni los 1,5 grados necesarios.

La trayectoria actual marca una temperatura media de 2,95 grados y cuatro de los siete índices se encuentran en rutas de temperatura peligrosas de más de 3 grados.

La temperatura del Ibex 35 también supera los 3 grados

La situación en cuanto a emisiones y temperatura de los índices no mejora si vamos más allá del club de las 7 grandes economías, como se puede ver con otras herramientas.

En el caso de España, la temperatura del Ibex 35 también supera los 3 grados centígrados, según se puede apreciar en el análisis del ETF de Lyxor que lo replica.

Leyenda del análisis climático del ETF del Ibex 35. Gráfico de Lyxor.

Es la tónica habitual a nivel europeo, ya que el Euro Stoxx 50 marca más de 3 grados.

Sin embargo, en el repaso de la gama de Lyxor hay algunos ETF de índices bursátiles nacionales como el belga Bel 20 que sí logran una temperatura inferior a los 1,5 grados.

¿Por qué es importante?

Los expertos señalan la importancia de que las principales cotizadas que conforman los selectivos de cada país fijen objetivos ambiciosos ya que sirven como ejemplo al resto. Estas, además, impactan por los flujos de la inversión pasiva indexada.

«Cuando empresas que figuran en un índice se mueven hacia una acción más ambiciosa, este cambio de mercado tiene el potencial de influir en la economía en general», argumenta el informe.

En general, solo el 38% de las empresas que cotizan en bolsa en los índices del G7 divulgan sus objetivos públicos. De estos, menos de la mitad han aprobado objetivos basados en la ciencia.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad