Oriol Pinya (ASCRI): «La ESG mejora los múltiplos de las operaciones»

El vicepresidente de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (ASCRI), asegura en una entrevista con Social Investor que la sostenibilidad reduce el riesgo de las compañías y esto ayuda a elevar los precios en las desinversiones

Para el ‘venture capital’ y el ‘private equity’ español, hace cinco años la sostenibilidad era un ‘nice to have’ y ahora es ‘must have’. Al empuje de la regulación europea se suma que los inversores cada vez más quieren asegurase que su dinero se usa de forma sostenible. Pesa, además, que abordar la ESG concede una rentabilidad adicional para los fondos.

Así lo explica Oriol Pinya, vicepresidente de ASCRI y consejero delegado de Abac Capital, quien cree que ya es fundamental la inclusión de los criterios ambientales, sociales y de buena gobernanza en la inversión del capital privado.

Oriol Pinya, vicepresidente de ASCRI

«Hoy en día, ya nadie atiende una reunión con un inversor sin hablar de sostenibilidad en su gestora y en su fondo», asegura Pinya en una entrevista para Social Investor.

Este asunto no solo afecta de cara a los clientes, también en las operaciones de compra y venta de compañías, donde impacta en el precio.

«En el múltiplo de salida todas las métricas ESG hacen que te paguen de más, sin ninguna duda»

«En el múltiplo de salida todas las métricas ESG hacen que te paguen de más, sin ninguna duda. Si eres más sostenible el inversor percibe que hay menos riesgos en la compañía, por lo que pagan más por el mismo euro de beneficio», asevera Pinya.

Es difícil de cuantificar

No obstante, a la hora de desinvertir, es muy difícil de medir qué parte del beneficio puede atribuirse en concreto a los avances en estos criterios.

«Todo ayuda. Si al vender la compañía explicas que hay una política de diversidad y se ha mejorado la presencia de mujeres en la plantilla es algo que influye positivamente, no puede ser de otra forma», argumenta.

Otro de los vértices en los que el sector progresa al tener en cuenta las consideraciones ESG es en la remuneración. Pinya explica que «empieza a haber algunos LP (‘limited partners’) que empiezan a plantear remunerar en función de la sosteniblidad, más allá del propio retorno financiero».

En particular, la comisión de gestión y el ‘carry’ pueden estar vinculados en parte a cuestiones de sostenibilidad e impacto, pero no solo en los fondos de impacto, sino también en los generalistas. «Este es algo todavía es muy incipiente», detalla Pinya.

También se nota a la hora de financiar a las participadas. Los fondos de deuda y los bancos que van a prestar dinero a las participadas han comenzado a valorar que el tipo de interés pueda variar en función de parámetros como el desempeño en la huella de carbono, por ejemplo. «Va a ir a más», avanza el vicepresidente de la patronal.

En suma, esto hace que en todos los consejos de las participadas del ‘private equity’ se hable ya de sostenibilidad, lo que según los cálculos de ASCRI, está causando impacto en los puestos de trabajo de más de medio millón de personas en España.

Impulso de la parte ambiental

Según Pinya, el área medioambiental es donde más se han puesto las pilas las gestoras de capital riesgo y capital inversión en España en los últimos meses.

«El cambio fundamental en el último año ha sido la relevancia de los criterios medioambientales, con los reportes sobre la huella de carbono y los compromisos con el cambio climático».

En parte, se ha debido al empuje de la regulación, con la entrada en vigor del Reglamento de Divulgación (SFDR) en marzo. «Los fondos tenemos claro que todo el ‘compliance’ hay que tenerlo bien hecho y el sector ya identifica los riesgos medioambientales desde las ‘due diligence’.

En la parte social, Pinya apunta que la inclusión y diversidad son cada vez más elementos más importantes para el sector, que valora parámetros como la igualdad salarial de género, las políticas justas de selección de trabajadores y la capacidad de organización sindical.


«Tiene pinta de que 2021 va a ser el mejor año de la historia en inversión de ‘private equity’ y ‘venture capital’ en España»

En cuanto a la gobernanza, el sector ya cuenta con recorrido en la mejora de estos aspectos con la creación de políticas y comités específicos como clave del éxito de las inversiones en las empresas familiares.

No es un mal momento para que el sector profundice su apuesta por la sostenibilidad, ya que su impacto es alto. «Tiene pinta de que 2021 va a ser el mejor año de la historia en inversión de ‘private equity’ y ‘venture capital’ en España, hay mucha liquidez y el sector está tremendamente activo», zanja el vicepresidente de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad