Norges castiga la concentración de poder en Coca-Cola y Adobe

El gigante vota en contra de las reelecciones de los presidentes de ambas empresas. Promete ser especialmente inquisitivo con la diversidad y el cambio climático en este temporada de juntas

El mayor fondo de pensiones del mundo, y uno de los principales accionistas del IBEX, está siendo activo a la hora de rechazar la concentración de poderes en las empresas en las que participa.

Aunque la temporada de juntas de accionistas acaba de empezar, el gigante, que gestiona activos por 1,3 billones de dólares, ya ha tenido tiempo para votar en contra de la reelección del presidente y consejero delegado de dos pesos pesados en sus respectivas industrias, como son Coca-Cola y Adobe, de acuerdo con ‘Bloomberg’.

El gigante de las bebidas azucaradas, está liderado por James Quincey, que acumula la doble función. En el caso de Adobe, su primer ejecutivo es Shantanu Narayen, que también concentraría las principales posiciones de poder dentro de la compañía.

Un rol presente en el IBEX

En su informe de gestión del año pasado, Norges ya consignaba esa situación como uno de los errores en materia de gobierno corporativo que, en su opinión, había que erradicar. Algunas empresas del IBEX, como Acciona, Aena, ArcelorMittal, Iberdrola, Indra, Mapfre, Naturgy o Pharmamar todavía mantienen ese modelo de concentración de poder.

De cara a las juntas que se celebrarán este ejercicio la intención Norges sería centrar su estrategia de voto en tres grandes epígrafes: el gobierno corporativo, la diversidad y la lucha contra el cambio climático.

«Pondremos especial énfasis en que los consejos cuenten con suficiente participación de consejeros independientes y que participen en los encuentros con asiduidad», señala Carine Smith Ihenacho, jefa de gobierno corporativo en Norges Bank Investment Management.

La ejecutiva también ha avanzado que el grupo se opondrá a los nombramientos de consejeros cuando no existan al menos dos mujeres en el consejo de administración.

El fondo votará en contra del nombramiento de consejeros cuando no haya un mínimo de diversidad

Norges cree que su política de voto está influyendo en las propuestas de las empresas cotizadas. Por ejemplo, relaciona que este año Domino’s Pizza haya propuesto la incorporación de tres consejeras, después de que el fondo votara en contra de los nombramientos el año pasado dada la falta de diversidad de género en el consejo.

Nicolai Tangen, que fue nombrado consejero delegado del fondo el pasado mes de septiembre, ha impulsado la estrategia ESG de Norges, convirtiéndolo en un enfoque más específico.

Asimismo, también está cambiando el modo de inversión del mismo. Por ejemplo, desde que él es el primer ejecutivo, Norges ha comenzado a comprar activos de forma directa; entre ellos una serie de activos de eólica marina.

Asimismo, también ha otorgado mandatos de gestión a algunos ‘hedge funds’ -él es un ex gestor de fondos de cobertura- para que operen para el fondo.

El cambio climático, otro eje

Junto a la diversidad y el buen gobierno, el cambio climático será otro de los temas centrales en sus estrategias de voto de la actual temporada de juntas.

En concreto, seguirá de cerca la información de emisiones de las empresas en las que participa, considerando como están manejando sus riesgos climáticos y cómo esto puede afectar a su rendimiento dentro de la cartera. El fondo no descarta realizar exclusiones por estos motivos, teniendo en cuenta que pueden afectar a la rentabilidad.

En el caso de que las empresas en las que participe no estén haciendo suficientes esfuerzos para adaptarse contra el cambio climático, Norges apoyará proposiciones que insten al grupo a un recorte de emisiones que ponga a la empresa dentro del Acuerdo de París. «En los casos más serios votaremos contra el presidente», advierte Ihenacho.

Un buen primer trimestre en rentabilidad

El fondo soberano noruego está teniendo un año positivo. En el primer trimestre, logró una rentabilidad en coronas del 4%. La rentabilidad lograda por sus posiciones en renta variable fueron todavía más elevadas al alcanzar el 6,6%.

En el caso de los activos inmobiliarios, la rentabilidad fue del 1,4%. Donde no ha podido mantener esta buen comportamiento es en renta fija, donde ha sufrido pérdidas por encima del 3% en los tres primeros meses del ejercicio.


Publicidad

Ahora en portada

Publicidad