Más verdes, pero no lo suficiente

Los bonos verdes se han convertido en una clase de activo por derecho propio, pero es necesario que se incorporen más emisores, sectores y distintas regiones