Los tres frentes de batalla de la inversión responsable en 2021

Principles for Responsible Investment (PRI) promoverá que la financiación y las inversiones públicas y privadas se muevan hacia proyectos sostenibles

Si el coronavirus lo permite, 2021 debería ser un año protagonizado por una recuperación económica fuerte, respaldada por la vacuna, y por los planes de estímulo que distintos países van a poner en marcha.

La inversión responsable quiere participar en este movimiento y sus promotores se ha marcado como objetivo impulsar y asegurar que la legislación ayude a que los flujos de capitales se muevan hacia sectores respetuosos con el medio ambiente y que generen impacto.

Así, Principles for Responsible Investor (PRI), una asociación nacida de las Naciones Unidas para fomentar el modelo de inversión ESG, a los que ya se adscriben más de 3.500 firmas de la industria de la inversión, que se comprometen a seguir estos principios (94 son españolas), acaba de publicar sus objetivos para 2021. Y son tres, que pivotan sobre esos ejes.

En concreto, el PRI avanza que buscará que se implementen políticas a favor de las finanzas sostenibles, que apoyará que las distintas economías mundiales pongan en marcha programas efectivos para lograr la meta de las cero emisiones en 2050, y que fomentará que las regulaciones que puedan ver la luz favorezcan la inversión de impacto.

Sobre el primer punto, para PRI es clave que la inversión responsable deje de ser solo una elección, según defienden Elise Attal, jefa de política de PRI para la UE y Reino Unido, y Margarita Pirovska y Heather Slavkin Corzo, sus homólogas en Asia y los Estados Unidos.

El PRI espera que la ESG deje de convertirse en algo opcional

«Mientras las finanzas e inversiones sostenibles y las estrategias de incorporación de ESG se consideren opcionales y separadas de las finanzas e inversiones convencionales, las economías reales perpetuarán los resultados que no son en el mejor interés de las personas y el medio ambiente», reflexionan estas expertas.

Respecto a los avances sobre el clima, el PRI presionará a gobiernos y empresas para que adopten políticas industriales que transformen «modelos y procesos comerciales», hacia la sostenibilidad.

Para ayudar a que los legisladores alrededor del mundo se animen a dar el paso, el PRI publicará informes de política climática «con recomendaciones concretas de reformas», para Japón, China, la Unión Europea, Estados Unidos y Reino Unido a lo largo de los próximos doce meses.

Y sobre el desarrollo de la inversión de impacto, para el PRI el primer objetivo para 2021 sería impulsar la utilizacón de métricas que realmente recojan sus efectos.

Una intensa actividad legislativa la Unión Europea y Reino Unido

En el caso de la Unión Europa y del Reino, el PRI anticipa un intenso año político, que coincidirá el COP 26, con las reuniones del G7 y del G20 en Reino Unido y en Italia.

Respecto a los retos sobre el clima, «tanto el Reino Unido como la UE tienen que presentar sus nuevas contribuciones a nivel nacional (NDC) en virtud del Acuerdo de París, incorporando los objetivos netos de emisiones cero», anticipa.

Esta actualización se va a producir en un contexto especialmente intenso a nivel de activismo inversor. «A través de varias iniciativas, como Climate100+ y la Net-Zero Asset Owner Alliance, que opera bajo el paraguas de la ONU, los inversores están intensificando la presión para tomar acciones concretas para aumentar las inversiones privadas sostenibles y hacer la transición de la economía hacia una vía baja en carbono», explica.

Los inversores, a través de Climate 100+ y Net-Zero Asset Owner Alliance están siendo muy activos en materia de cambio climático

Asimismo, habrá mucha actividad en la Comisión Europea, que está preparando varios documentos, entre ellos la nueva estrategia en finanzas sostenibles, la revisión de la Directiva de Información no Financiera, y avances en la taxonomía.

«También se espera que el Reino Unido establezca su escenario para una taxonomía verde y publique la primera lista de signatarios de su nuevo y mejorado Stewardship Code», adelantan desde la asociación.

La oportunidad de los Estados Unidos

Principles for Responsible Investment ha sido muy activo demandando a los Estados Unidos que regresara al Pacto de París.

Con la llegada de Joe Biden a la presidencia, que ya ha avanzado que dará ese paso, la primera economía del mundo tiene la oportunidad de volverse más verde.

«Creemos que las barreras erigidas por la administración Trump deben eliminarse y que la divulgación de ESG y la modernización de los deberes fiduciarios para aclarar la necesidad de la integración de ESG deben ser las principales prioridades de la nueva administración», defiende el PRI.

En este sentido, señalan que confían en que, con el nuevo equipo, se puedan abrir vías de diálogo. «Esperamos tener la oportunidad de trabajar por reformas proactivas para promover las finanzas sostenibles y hacer que Estados Unidos avance hacia emisiones netas de carbono cero», avanzan.

El protagonismo de Asia

Junto a Europa y Estados Unidos, China y Japón son otros de los países objetivos de PRI.

«En China, esperamos el desarrollo de un marco de divulgación obligatorio de ESG. También promoveremos pautas de administración para inversores institucionales, a fin de proporcionar un entorno propicio para orientar eficazmente la economía en un camino hacia la neutralidad de carbono», adelantan.

En este sentido, tanto en el gigante asiático, como en Japón, pretenden promover sus «recomendaciones sobre reformas de la economía real alineadas con el Acuerdo de París», revelan.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad