Los productos ESG captan la mitad de las inversiones en fondos cotizados de renta variable en abril

También los ETF especializados en renta fija con criterios de sostenibilidad habrían sido exitosos, según un informe de Amundi

Los fondos de inversión cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) siguieron captando en abril el interés y el ahorro de los inversores, con entradas de más de 104.000 millones de euros a nivel global, y cada vez es mayor el protagonismo de aquellos con criterios de sostenibilidad.

En Europa, el 47% de los flujos de entradas a ETF de renta variable se orientó hacia productos con gestión bajo aspectos sociales, ambientales y de buena gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés), según el análisis de Amundi.

Asimismo, esta tendencia positiva por el ESG establecida desde hace tiempo en renta variable está comenzando a filtrarse a la renta fija a medida que los inversores se aseguran que toda su cartera tenga un sesgo hacia la inversión sostenible, asegura la firma francesa.

«Los inversores continuaron cambiando desde productos más tradicionales a favor de las asignaciones regionales de América del Norte y los globales», explica la gestora del grupo Crédit Agricole.

Liderazgo de la renta variable

El análisis subraya que las tendencias observadas en los productos globales se replicaron en los ETF registrados en Europa, con entradas en renta variable por valor de 9.400 millones en abril, la mitad que en el mes anterior.

De esta forma, los índices globales mantuvieron su protagonismo, con 5.500 millones de euros, mientras que los inversores reembolsaron capital de los mercados Asia, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRIC), Latinoamérica y los mercados emergentes globales.

«La pandemia sigue siendo una preocupación en varios mercados emergentes, especialmente en India, y la fortaleza del dólar estadounidense tiene también un impacto negativo en esta clase de activos», justifica la gestora.

Dentro de la renta variable, los índices climáticos también mantuvieron su popularidad en el cuarto mes, con flujos de 461 millones de euros.

Por su parte, las estrategias sectoriales, temáticas y de ‘smart beta’ también recibieron 5.000 millones de euros en abril, frente a las asignaciones de 929 millones y 669 millones de las estrategias ‘value’ y financieras, lo que refleja el optimismo inversor.

Flujos hacia ETF en Europa. Imagen de Amundi.

En renta fija también cala la tendencia por el ESG

En cuanto a la renta fija, los ETF registrados en esta categoría en Europa imitaron también las tendencias observadas a nivel mundial. Esto se tradujo en unos 5.300 millones de euros hacia fondos cotizados especializados en renta fija en el mes de abril por parte de los inversores europeos.

Esta tendencia positiva por el ESG también se está dando en la renta fija a medida que los inversores quieren que toda su cartera tenga un sesgo hacia la inversión sostenible. En consecuencia, los productos de renta fija ESG captaron 1.270 millones de euros en abril.

Por su parte, los bonos corporativos revirtieron las salidas de 2.200 millones del mes de marzo con captaciones de 2.900 millones de euros, mientras que las entradas en bonos soberanos se elevaron hasta los 1.900 millones de euros.

En el caso de la deuda corporativa de la zona euro, se captaron 1.400 millones, de los cuales un tercio se destinó a soluciones con criterios ESG.

Un tercio de las captaciones en deuda corporativa se destinó a ESG

A juicio de Amundi, este movimiento «refleja el beneficio de la continua política monetaria acomodaticia del Banco Central Europeo y la mejora de los fundamentales de esta clase de activo».

De su lado, los ETF enfocados en deuda ‘high yield’ de los Estados Unidos atrajeron 692 millones de euros, en la búsqueda de una mayor rentabilidad por parte de los inversores.

Asimismo, los inversores de Europa siguieron favoreciendo los bonos soberanos chinos con entradas de 517 millones de euros en abril.

Cambios ante el repunte de la inflación

«Las preocupaciones sobre la inflación llevaron a los inversores a realizar inversiones en bonos estadounidenses vinculados a la inflación y a cambiar a bonos a corto plazo», desvela el análisis.

En concreto, los bonos estadounidenses vinculados a la inflación captaron 318 millones de euros, mientras que los bonos soberanos a medio plazo de Estados Unidos sumaron 271 millones de euros en el pasado mes.

Por su parte, los ETF de bonos de la zona Euro a corto plazo y aquellos enfocados a medio plazo lograron atraer un total de 191 millones y 156 millones de euros, respectivamente.

Se modera el apetito de riesgo respecto a marzo

A nivel global, la renta variable siguió siendo más popular que la renta fija en el mes de abril. Las asignaciones a ETF de bolsa superaron los 65.000 millones de euros, frente a los 39.000 millones que se destinaron a la renta fija.

De acuerdo a Amundi, estas cifras suponen una moderación del apetito de riesgo de los inversores en comparación con marzo, cuando los flujos hacia renta variable y renta fija fueron de 108.800 millones y 20.200 millones de euros, respectivamente, a nivel global.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad