Los grandes proveedores de ETF cambian gestión tradicional por ESG

Lyxor transformará en ISR parte de su gama de productos cotizados para duplicar el volumen de activos con este perfil en 2021

En pleno ‘boom’ de la sostenibilidad, los líderes de la industria de la gestión indexada continúan reforzando uno de los pilares claves que, actualmente, modelan diversas estrategias de gestión: la inversión ESG (Environmental, Social y Governace).

Ante el fortísimo crecimiento que experimentó los fondos cotizados (ETF) ESG durante 2020, en el que iShares terminó el ejercicio controlando un 47% del patrimonio total a nivel mundial, los principales emisores de este modelo gestión no se han querido quedar atrás en el primer trimestre de este año.

El último en avanzar en este sentido ha sido Lyxor, considerado por TrackInsight como el sexto emisor del mundo de ETF ESG. En el mercado europeo, ocupa el tercer lugar.

Este lunes, la firma de Société Générale, ha avanzado a través de un comunicado que acelerará la ampliación de su gama de productos en tres pilares claves: ESG y Clima, Temáticos y ‘Core’.

Lyxor espera alcanzar los 10.000 millones de euros en ETF ESG en 2021

Tal como apunta Arnaud Llinas, responsable de Lyxor ETF e Indexación en Lyxor AM, el motivo de impulsar estos esfuerzos se deben que estas herramientas de ahorro se han convertido a largo plazo en una «gama mucho más amplia de inversores, incluso en el segmento de la gestión patrimonial”.

En concreto, Lyxor avanza que espera duplicar sus activos ESG hasta alcanzar los 10.000 millones de euros a finales de 2021.

Un crecimiento equivalente al del 2020 y en los volúmenes récord observados en los ETF ESG, los cuales representaron el año pasado más de la mitad de los flujos del mercado europeo.

Para ello, el especialista europeo planea ampliar su oferta ESG cambiando varios de sus ETF existentes a índices ESG equivalentes. Igualmente se propone obtener la “etiqueta ISR” para su gama completa de treinta fondos de gestión indexada ESG antes de que acabe el año.

A finales de febrero, la gama de fondos cotizados ESG de la firma gala ya alcanzaba los 6.500 millones de euros.

Ganar influencia en las empresas de las que es acreedor

No es el único cambio que en materia de inversión responsable ha anunciado en lo que va de año la firma del grupo SG. Así, Lyxor también ha puesto el foco en otras cuestiones relativas al ‘engagement’.

Por ejemplo, en enero, cambió el modelo técnico de réplica de varios ETF de deuda corporativa ESG, pasando sintética a física (en vez de replicar el índice de referencia con derivados adquirirá los activos).

En concreto, modificó el modelo en el Lyxor ESG Euro Corporate Bond (DR) UCITS ETF, Lyxor ESG USD Corporate Bond (DR) UCITS ETF y Lyxor ESG Euro Corporate Bond Ex Financials (DR).

Este distinta forma de réplica permite a Lyxor avanzar en su compromisos de influencia con las empresas emisoras de las emisiones de renta fija que forman parte de los índices que se replican e impulsar cambios en políticas climáticas, sociales o de gobernanza.

Entonces, Philippe Baché, director de ETF de renta fija de Lyxor AM, contextualizó los cambios en la demanda del mercado. «Los inversores buscan cada vez más estrategias de renta fija sencillas, transparentes y competitivas que integren consideraciones ESG», avanzó.

«Los cambios que estamos introduciendo en nuestros ETF de crédito, ahora y en el futuro, en paralelo a nuestro ETF líder de bonos verdes, están diseñados para ayudarles a construir carteras de renta fija más sostenibles y capaces de acelerar la transición hacia una economía baja en carbono», añadió Baché.

La gestora espera realizar modificaciones similares en otras partes de su gama de crédito a lo largo de lo que queda de año.

Asimismo, la gestora del grupo Société Générale publicó a finales de enero la ‘temperatura implícita’ alineada con el Acuerdo de París de 150 ETF, con el objetivo de ofrecer a sus clientes la información necesaria sobre el impacto climático de sus inversiones, anticipándose así a las próximas regulaciones.

«Todas las carteras, todos los índices y todas las referencias tiene algún tipo de impacto climático», señala Florent Deixonne, director de ISR en Lyxor AM.

Deixonne indicaba entonces que, con este paso, «las personas que gestionen su propio dinero también podrán utilizar esta información para poder adoptar decisiones de inversión que tengan más en cuenta los riesgos climáticos», señalaba.

Para ello, desde Lyxor han trabajado con S&P Global Trucost, especializado en la evaluación de riesgos asociados al cambio climático.

Para medir la temperatura de este primer grupo de fondos, Lyxor comenzó a utilizar los datos de las emisiones pasadas y las proyecciones futuras de cada uno de las compañía de la cartera, basándose en los compromiso comunicados de cada una de las empresas o la estimaciones proporcionadas por S&P Global Trucost.

Y, además, para evaluar cómo se ajustan las compañías a los objetivos del Acuerdo de Paris comenzaron a combinar dos metodologías reconocidas: el enfoque sectorial de descarbonización (SDA) y el método de emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de valor agregado (GEVA) para otros sectores.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad