Los fondos soberanos comprometen 31 billones a favor del clima

La red de acción climática promovida por firmas como Norges crece con la llegada de los vehículos de Grecia, Egipto, Gabón y Nigeria. España participa a través de Cofides desde 2020

One world

Para conseguir acelerar la transición a una economía baja en carbono a tiempo es necesario que se involucren todos los actores, incluyendo los grandes inversores soberanos. La iniciativa global impulsada por los mayores fondos soberanos del mundo sigue cosechando apoyos, con el respaldo más de 31 billones de euros en patrimonio.

La alianza ‘One Planet Sovereign Wealth Funds’, que surgió de un grupo de seis fondos soberanos en diciembre de 2017, ya aglutina los compromisos de cerca a una veintena de naciones, tras la adhesión de los vehículos de inversión de propiedad estatal de Grecia, Egipto, Gabón y Nigeria, anunciada esta semana.

Durante su cuarta cumbre anual, celebrada a pocos días del comienzo de la COP26, los ejecutivos de los fondos soberanos se han reunido con el presidente francés Emmanuel Macron y el enviado presidencial de los Estados Unidos para el clima, John Kerry.

Dada su influencia y horizontes de inversión a largo plazo, los fondos soberanos se encuentran en una posición única para promover la creación de valor a largo plazo y resultados de mercado sostenibles.

No es tan determinante su número como su relevancia, en tanto que uno de los impulsores es el gigante Norges Bank Investment Management. La gestora del fondo soberano noruego cuenta con más de 1,6 billones de euros.

A través de esta red, colaboran en la identificación de los riesgos y las oportunidades del cambio climático para los grandes inversores, basándose en el Marco de Fondos Soberanos One Planet, que no es vinculante.

Los tres principios de oro

Este marco voluntario sirve para acelerar la integración del análisis del cambio climático en la gestión a largo plazo. Fue establecido en 2018 y se basa en tres principios: alineación, propiedad activa e integración.

El primer principio supone integrar las consideraciones sobre el cambio climático en la toma de decisiones de inversión. Asimismo, implica informar sobre su aproximación a este reto, de acuerdo a sus mandatos.

En lo referido al principio de propiedad, los fondos soberanos, como accionistas de compañías deben influir en la forma en que estas abordan las cuestiones climáticas en su estrategia de negocio, atendiendo a la gobernanza y a la gestión del riesgos.

Los tres ejes de actuación son la alineación, la propiedad activa y la integración

En particular, las tareas de ‘engagement‘ de los soberanos deben enfocarse, de acuerdo a estas recomendaciones de buenas prácticas, a instar a las participadas a aumentar la divulgación pública sobre su estrategia comercial a largo plazo para gestionar la transición a una economía de bajas emisiones.

Paralelamente, el marco insta a los fondos soberanos a fomentar el desarrollo y la adopción de estándares y métodos que promueven la divulgación de material datos relacionados con el clima, tomando como punto de partida las recomendaciones del Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TCFD).

En tercer lugar, el principio de integración hace referencia al fomento de las herramientas analíticas para determinar, entre otros, las emisiones de los gases de efecto invernadero. Con ello, los fondos soberanos deberían «considerar enfoques para reducir la exposición de la cartera a riesgos relacionados con el clima».

España, entre los actores

Además, del fondo noruego, esta red de acción climática fue promovida por la Autoridad de Inversiones de Abu Dhabi, la Autoridad de Inversiones de Kuwait, el Fondo NZ Superannuation de Nueva Zelanda, el Public Investment Fund de Arabia Saudí y la Autoridad de Inversión de Qatar.

Con su enfoque global, a esta plataforma de colaboración se han sumado desde entonces otros catorce fondos soberanos en los últimos cuatro años. En 2020, lo hizo la Compañía Española de Financiación del Desarrollo, Cofides.

España se adhirió a la alianza ‘One Planet Sovereign Wealth Funds’ con Cofides en 2020

Junto a España, se unieron fondos europeos como Bpifrance, de Francia; CDP Equity, de Italia y el Fondo de Inversión Estratégica de Irlanda. Aunque también se sumaron desde Asia la Corporación de Inversiones de Corea; el Mubadala Investment Company, de Abu Dhabi, y los fondos de India y Kazajstán.

Los últimos en dar el paso este año han sido los vehículos de inversión soberana de Egipto, ‘The Sovereign Fund of Egypt’; el fondo griego ‘Hellenic Corporation of Assets and Participations’, el nigeriano ‘Nigeria Sovereign Investment Authority’ y el gabonés ‘Fonds Gabonais d’Investissements Stratégiques’.

«Como proveedores de capital para empresas globales y los sistemas económicos nacionales e internacionales, los fondos soberanos están bien posicionados para invertir en aquellas empresas que lideran las soluciones para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados», explica la asociación.

Extensión a fondos y firmas de capital privado

No obstante, para respaldar la alineación de los grandes grupos gestores de activos con los objetivos del Acuerdo de París, los fondos soberanos ampliaron esta alianza a otros actores importantes como son las gestoras de fondos de inversión y las firmas de capital privado.

Con las iniciativas One Planet Asset Managers (OPAM) y One Planet Private Equity Funds (OPPEF) se conforma el ‘One Planet Research Forum’ que pretende apoyar a la transición hacia mercados financieros más sostenibles.

Entre sus participantes, que se alinean con esos principios voluntarios destacan algunas de las mayores gestoras del mundo como BlackRock, Amundi Asset Management, PIMCO, State Street Global Advisors, Invesco, BNP Paribas AM o Axa Investment Managers.

También conforma, en el lado del capital privado gigantes como The Carlyle Group, Ardian, Global Infrastructure Partners, Macquarie Asset Management, SoftBank Investment Advisers, Eurazeo, Tikehau Capital y TPG.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad