Las gestoras españolas se conforman con un papel secundario en el activismo climático

Santander AM, Caixabank y Caja Ingenieros son las tres únicas que participan en Climate Action 100+, y la mayoría opta por limitar su implicación

El paso al frente dado esta semana por la gestora del Banco Santander al integrarse en Net Zero AM —siendo la única firma española en el grupo— ha puesto de manifiesto la implicación que la industria de la inversión colectiva española tiene por el momento en los grandes grupos de presión enfocados al clima.

Así, su participación también es testimonial en la mayor iniciativa global de inversores frente al cambio climático, Climate Action 100+, que aglutina a formado por medio millar de inversores globales de 33 mercados, con 52 billones de dólares bajo gestión y en la que solo participan tres gestoras nacionales: Santander Asset Management, Caixabank Asset Management y Caja Ingenieros Gestión; primando, además, las posiciones que menos les comprometen, ya que las dos últimas solo figuran como «colaboradores».

Esta iniciativa para promover inversiones a favor del clima fue lanzada en diciembre de 2017 por un grupo de inversores con el objetivo de actuar para que los mayores emisores corporativos de gases de efecto invernadero tomen medidas alineadas con los objetivos del Acuerdo de París.

A día de hoy es una de las mayores redes de inversores contra el cambio climático: cuenta con 545 grupos inversores, entre los que figuran algunas de las mayores gestoras del mundo por patrimonio, como BlackRock (7 billones de dólares) y State Street Global Advisors (3,2 billones de dólares).

Además de gestoras de activos, Climate Action 100+ también está formada por empresas emisoras, propietarios de activos y otras redes de inversores, como el grupo europeo Institutional Investors Group on Climate Change (IIGCC). A pesar de que la mayoría de los inversores signatarios de Climate Action 100+ están basados en Europa —con más de 200—, seguido de Norte América, llama la atención la escasa involucración de firmas con sede en España, con apenas ocho representantes patrios.

Apenas ocho representantes nacionales en el medio millar de miembros de Climate Action 100+

De acuerdo con los datos de la organización, Santander AM (181.00 millones bajo gestión) es la única gestora de activos con sede en España comprometida como «participante»,  desde finales de enero 2021. Esta adhesión conlleva responsabilidades en los compromisos directos de las empresas en las que participa como garantizar que implementen un marco de gobernanza sólido teniendo en cuenta los riesgos y oportunidades climáticos, reducir las emisiones en toda la cadena de valor y aumentar las divulgaciones financieras relacionadas con el clima.

Precisamente esta semana, el área de gestión de activos del grupo presidido por Ana Botín se ha incorporado al movimiento Net Zero Asset Managers, por el que se compromete a reducir a cero las emisiones de la cartera para 2050, y en el que también participan gestoras que controlan un tercio de los activos mundiales. Ninguna otra firma española se ha sumado, por el momento, aunque algunas ya se lo han planteado.

BBVA prefiere ser «prudente a la hora de asumir compromisos públicos»

Este sería el caso de BBVA AM (110.000 millones bajo gestión). La gestora asegura que, pese a ser «muy conscientes de los riesgos climáticos y estar comprometidos» con su gestión y mitigación, prefiere «ser prudentes a la hora de asumir compromisos públicos, para poder valorar sus implicaciones y gestionarlos adecuadamente».

«Una vez tengamos esa valoración, consideraremos nuestra adhesión a iniciativas como la ‘Net Zero Asset Managers’ y otras«, como Climate Action 100+, según ha señalado un portavoz del grupo BBVA a SOCIAL INVESTOR

Más presencia de firmantes «colaboradores»

Por ahora, solo Caixabank AM y Caja Ingenieros Gestión son «colaboradoras» en Climate Action 100+, desde diciembre de 2017 y mayo de 2019, respectivamente. Este nivel de participación significa que ambas apoyan públicamente los objetivos de la iniciativa, pero no participan directamente en los compromisos con las compañías de interés. Su participación pasa por controlar los riesgos relacionados con el cambio climático existentes en las carteras de los fondos de inversión gestionados. Para ello, se comprometen a lo siguiente:

  • Participar del análisis y la evaluación para desarrollar un conjunto de prioridades en la relación con las compañías anualmente
  • Proporcionar información sobre el orden del día y el voto ejecutado en Junta de Accionistas
  • Asistir a las reuniones de ‘engagement’ con compañías

Asimismo, en la categoría de propietarios de activos, como «colaboradores», también se encuentran VidaCaixa, desde 2018; y La Mutua Del Enginyers —mutua sin relación con el grupo Caja de Ingenieros—, además de varios planes de pensiones españoles como el plan de previsión social de los afiliados del sindicato Comisiones Obreras (CCOO, FP) y el plan colectivo de los empleados del grupo Caixa (Pensions Caixa 30).

El hecho de adherirse a una red de inversores lleva aparejado trabajo. En el caso de Caja Ingenieros Gestión, se ha implementado un sistema de seguimiento a medio y largo plazo de los riesgos y oportunidades del cambio climático mediante un Comité ISR, que, a través de herramientas de simulación, analiza los escenarios de cumplimiento con el Acuerdo de París, según detalla una portavoz del grupo a SOCIAL INVESTOR.

¿En qué acciones concretas se traducen estos compromisos?

En la práctica, los compromisos con Climate Action 100+ de la gestora del grupo Caja de Ingenieros se ha traducido durante las temporada de Junta General de Accionistas de 2020 en acciones, entre las que destacan:

  • El voto a favor de la iniciativas de los accionistas de Tyson Foods para que emita un informe sobre los impactos de su cadena de suministro global en la deforestación
  • El voto a favor de la iniciativas de los accionistas de P&G para que aumente el compromiso de reducir la deforestación en sus actividades
  • El voto a favor de la iniciativas de los accionistas de Alphabet para que la compañía emita un informe con métricas de sostenibilidad

En línea con este compromiso, la gestora de planes de pensiones VidaCaixa ha votado en 380 Juntas Generales de Accionistas en el último año:

  • En 52 ha votado a favor de propuestas de los accionistas en materia ESG, varias de ellas requiriendo más transparencia y acción sobre riesgos climáticos
  • En 12 juntas ha votado en contra de miembros del consejo debido a controversias en materia ESG

Los inversores comprometidos con Climate Action 100+ solicitan medidas urgentes a las 167 principales compañías que son responsables del 66% de las emisiones industriales de gases invernadero del mundo, para mejorar la gobernanza de estos riesgos, definir trayectorias de reducción de emisiones —con objetivos a corto, medio y largo plazo—, e incluir objetivos relacionados en políticas de remuneración de los ejecutivos.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad