Las gestoras con mayor gama ‘verde oscuro’ son las mejores alternativas de inversión

Firmas como Amundi, DWS Group o Schroders serán las ganadoras de la industria en captación de flujos de capitales, según RBS

Social Investor

El ‘boom’ de la ESG no va a resultar igual para todas las gestoras. De acuerdo con un RBS, las que saldrán más favorecidas son las más especializadas; aquellas que ahora mismo cuentan con más estrategias ‘verde oscuro’. Para el banco de inversión, en este grupo se encontrarían firmas como Amundi, DWS o Schroders.

Los analistas de RBS avanzan que esa ventaja les permitirá captar un mayor volumen de negocio en los próximos años. «Estamos ante un mundo en el que los flujos hacia los fondos ESG solo van a aumentar, y podemos ver que los administradores de fondos con los productos de color verde oscuro parecen estar listos captar mayores entradas de dinero”, señala a Bloomberg Mandeep Jagpal, analista de acciones de RBC en Londres.

El banco espera que este año, por primera vez, los flujos de capitales hacia fondos ESG supere a las aportaciones en productos tradicionales; por lo que los jugadores con fondos clasificados dentro del artículo 9 del Reglamento de Divulgación -que se conocen como verde oscuro- parten de una situación más positiva para captar capitales.

La posición concreta de Amundi, DWS y Schroders en este segmento las convierte también en las opciones más atractivas entre las gestoras cotizadas.

RBS no establece una valoración para cada una de ellas, sino que analiza su capacidad para atraer nuevo capital. Estos flujos se traducirán en comisiones y lo lógico es que refuercen la cuenta de resultados; en un contexto de crecimiento continuado de la inversión responsable.

Así, Bloomberg Intelligence estima que el universo ESG aumentará por encima de los 50 billones de dólares en 2025, lo que equivaldría a más de un tercio del total mundial.

Un fondo dentro del artículo 9 da mayores garantías contra el ‘greenwashing’

Este crecimiento se producirá en un contexto en el que todavía hay dudas sobre si las estrategias realmente son sostenibles o no; y en este punto la ventaja regulatoria que presenta Europa aporta una credibilidad que ayuda a la captación de partícipes.

«El artículo 9 deja menos margen para la interpretación, lo que significa menos espacio para un hipotético ‘greenwashing’”, apunta Jagpal. «En este contexto, si eres un inversor que está preocupado por esta posible mala práctica, los productos incluidos dentro del artículo 9 ofrecen mayores garantías», valora el analista de RBS.

El banco de inversión solo utilizó fondos europeos en su trabajo y espera que la proporción de fondos integrados en el artículo 9 aumente en los próximos ejercicios.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad