La investigación a DWS lleva a la industria a revisar sus activos sostenibles

La SEC exigirá más información a los gestores sobre los productos que comercializan bajo las etiquetas ESG

La investigación por parte de la Securities and Exchange Commission (SEC), el Departamento de Justicia de Estados Unidos y el supervisor del mercado alemán BaFin a la gestora de Deutsche Bank (DWS) por una posible exageración en el uso de los criterios de inversión sostenibles ha desencadenado una tormenta en el sector. 

Un movimiento que, básicamente, pasa por poner en revisión las carteras, para evitar que se den situaciones similares, que deriven en nuevas investigaciones y siembren dudas sobre la industria.

Los gestores de activos europeos están revisando ‘el etiquetado’ de sus productos ESG y de sus acciones de marketing, según indican diversas fuentes del sector a la agencia Bloomberg. 

Una situación en la que las firmas quieren evitar que su modelo de inversión responsable quede empañado por posibles prácticas de ‘greenwashing’ en las que se haga pasar por sostenible productos que, en realidad, no lo son

Reclasificación en marcha

Desde que se desvelaron hace unas semanas las investigaciones a cerca de DWS, diversas firmas europeas están tratando de establecer si necesitan reclasificar activos previamente definidos como ESG, según indican a la citada agencia fuentes de los reguladores y de gestoras bajo condición de anonimato.

En esta misma dirección, uno de los mayores fondos europeos ha creado una ‘task force’ para revisar todos sus procedimientos y productos ESG tras el proceso de DWS. 

Además, se estarían llevando a cabo revisiones de material de marketing antiguo para comprobar si contienen algún tipo de expresiones o compromisos que puedan considerarse engañosos. 

Hay que recordar que las previsiones indican que el mercado de activos ESG puede alcanzar los 50.000 billones de dólares en el año 2025, una tercera parte del total. 

Por otro lado, en los últimos años ya se han llevado a cabo procesos de reclasificación de productos ESG por los que, entre 2018 y 2020, se habría ‘eliminado’ activos por valor de cerca de 2 billones de dólares

La SEC exigirá más información

Mientras, en lo relativo a la regulación en Estados Unidos, el presidente de la SEC, Gary Gensler, ha instado al equipo que trabaja en el supervisor a poner en marcha un análisis global de los fondos considerados sostenibles y a que los gestores revelen más información al respecto. Incluso, endurecer los criterios.

«Actualmente, muchos fondos se autodenominan ‘verdes’, ‘sostenibles’, ‘bajos en carbono’, etc.», ha asegurado esta semana el presidente de la SEC en un discurso pronunciado ante el Comité de Economía y Asuntos Monetarios del Parlamento Europeo

«He ordenado al personal que revise las prácticas actuales y que considere recomendaciones sobre si los administradores de fondos deben divulgar los criterios, además los datos subyacentes que utilizan para promocionarse como sostenibles», adelantó Gensler.

No es la primera vez que la SEC apunta en esa dirección. Esta primavera, ya advirtió de que percibía «deficiencias» y «debilidad en los controles internos», en lo relativo al empleo de criterios ESG por parte de asesores financieros y gestoras de fondos.

Lo aseguró tras haber llevado a cabo exámenes para evaluar la actuación en ESG de diferentes gestores de activos, fondos y firmas de asesoramiento, que motivó una “alerta de riesgo”.

Presión regulatoria al alza

«Las investigaciones de las autoridades estadounidenses y alemanas sobre las divulgaciones de sostenibilidad realizadas por DWS Group son una señal para todas las empresas de que los reguladores están aumentando el escrutinio de los problemas de ESG», asegura el analista de Bloomberg Intelligence, Elliott Stein, en un informe publicado esta semana. 

«Incluso si la investigación del DWS no revela ninguna irregularidad, como creemos que puede ser el caso al menos en Europa, la presión regulatoria persistirá», resume.

En este sentido, DWS ya adelantó a SOCIAL INVESTOR que no prevé que las investigaciones en marcha, a uno y otro lado del Atlántico, provoquen «impacto alguno sobre sus fondos ESG». 

«Rechazamos firmemente las acusaciones hechas por un antiguo empleado», en referencia a su ex responsable de Sostenibilidad, que señaló la supuesta mala praxis en una entrevista este verano con el diario ‘The Wall Street Journal’. 

«En DWS seguiremos siendo un firme defensor y promotor de la inversión ESG como parte de nuestra responsabilidad fiduciaria en representación de nuestros clientes», indicó, entonces, la firma a través de un comunicado.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad