La gestión responsable bate a la tradicional al invertir en bolsa

Los fondos españoles con perfil sostenible baten a la media en las categorías de bolsa, sectoriales y rentabilidad absoluta. Sin embargo, el desempeño en el año es relativamente peor en renta fija

Rentabilidad ESG

Invertir con criterios de sostenibilidad no tiene que suponer renunciar a rentabilidad. No obstante, conseguir beneficios por encima de la media no es igual de sencillo en todas las categorías, al menos, en el panorama de fondos de inversión españoles.

Los fondos ESG que siguen estrategias de bolsa, los sectoriales y los de rentabilidad absoluta son los únicos que han ganado, de media, más que el conjunto de su categoría en los nueve primeros meses del año.

En particular, la categoría donde más ha despuntado la apuesta por la sostenibilidad ha sido en los fondos sectoriales, que ganan un 16,37 por ciento, entre el 1 de enero y el 28 de septiembre, según los datos de VDOS.

Bajo ese epígrafe se enmarcan todos aquellos productos que invierten en activos de renta variable cotizada orientadas a empresas de un sector de actividad específico como puedan ser por ejemplo, la biotecnología, el sector financiero, las ‘utilities’, el consumo o la construcción.

En el conjunto, los fondos sectoriales españoles ganaron un 12,88 por ciento en ese periodo. Eso quiere decir que la opción ESG ha ofrecido de media 3,49 puntos de rentabilidad adicional a los partícipes y es la categoría donde más ventaja supone.

De su lado, los fondos de renta variable que tienen en cuenta los criterios de sostenibilidad medioambiental o social han avanzado un 14,86 por ciento de media entre enero y septiembre, con una rentabilidad adicional respecto a la media del conjunto.

En este sentido, los fondos de Bolsa que se enmarcan en los artículos 8 y 9 del Reglamento de Divulgación (SFDR, por sus siglas en inglés) han ofrecido una ventaja de 0,5 puntos porcentuales en términos de rentabilidad respecto al conjunto, que ha ganado un 14,36 por ciento en ese periodo.

La opción verde es mejor en rentabilidad absoluta

Otra de las categorías en que la opción ‘verde’ ha salido mejor parada en lo que va de años es en rentabilidad absoluta.

Ahí se enmarcan aquellos fondos que, de acuerdo a su política preestablecida, invierten en activos del mercado monetario, renta fija y/o renta variable, teniendo como objetivo obtener rentabilidades positiva como, pero no son garantizados.

Bajo ese paraguas los fondos ‘verdes’ ganaron una media del 5,56 por ciento entre enero y septiembre, lo que supone una ventaja de 2 puntos frente al 3,49 por ciento de rentabilidad que ofreció esta categoría en su conjunto.

Lo hacen peor en renta fija…

En el lado contrario, la apuesta por la sostenibilidad ha detraído beneficios entres categorías. Se trata de los fondos monetarios, de renta fija y mixtos.

En particular, los fondos de renta fija ESG -que apuestan por los bonos verdes, los bonos ligados a criterios de sostenibilidad y bonos sociales, entre otros- han registrado, de media, pérdidas del 0,21 por ciento hasta septiembre.

De su lado, los fondos españoles de renta fija en conjunto sí están en verde, con un avance del 2 por ciento hasta el 28 de septiembre. Bajo esta categoría se enmarcan productos que apuestan tanto por deuda de emisores públicos como privados, con diferentes plazos y en cualquiera de las geografías.

En esta línea, los fondos mixtos -que invierten tanto en activos del mercado monetario, renta fija y renta variable, sin un objetivo concreto de rentabilidad- también acusan un peor desempeño al restringirse al universo ESG.

Esta restricción supone una diferencia en rentabilidad es de 2 puntos porcentuales entre enero y septiembre en la gama de fondos españoles. Así, la categoría ‘mixtos’ avanza un 5,72 por ciento y se sitúa por delante de los ‘mixtos ESG’, que ganaron de media un 3,49 por ciento.

Y en los productos monetarios

En el caso de los monetarios, la rentabilidad media de los fondos sostenibles fue negativa en los nueve primeros meses del año, frente a las ganancias ofrecidas por el conjunto.

En concreto, los monetarios ESG perdieron un 0,32 por ciento en el mismo periodo que esta categoría ofreció a los partícipes un avance medio del 3,26 por ciento. Es justo recordar que la oferta ESG con pasaporte español bajo este paraguas es muy limitada.

Curvas para la rentabilidad en septiembre

Al analizar estos datos en un periodo más corto, solo en el noveno mes del año, el patrón no se mantiene exactamente, aunque la tendencia es similar.

Lo cierto es que las seis categorías de fondos sostenibles mencionadas han registrado pérdidas en el mes, aunque estas han sido menos pronunciadas que en el conjunto en cuatro de ellos.

Así, los fondos ESG monetarios (-0,02 por ciento) y de renta fija (-0,25 por ciento) lo hecho peor que el conjunto de su categoría en el mes, con un avance del 0,81 por ciento y pérdidas del -0,2 por ciento, respectivamente.

En el lado contrario, el desempeño de los fondos sostenibles ha sido menos negativo que el de sus categorías en el caso de los mixtos, de renta variable, sectoriales y de rentabilidad absoluta.

De nuevo, la diferencia más acusada se da entre los fondos sectoriales, donde el marco de inversión con criterios ambientales, sociales y de buen gobierno ha supuesto una ventaja de 1,56 puntos.

Esta categoría se ha dejado un 3 por ciento en los 28 primeros días de septiembre, mientras que los fondos sectoriales ESG solo han caído un 1,44 por ciento.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad