La estrategia de deuda emergente ESG de Nordea recibe una inyección de 450 millones

El proveedor danés de planes de pensiones, Velliv, realiza un millonario mandato de gestión

Nordea Asset Management ha recibido un mandato de gestión por 453 millones de euros (550 millones de dólares) de Velliv, proveedor danés de planes de pensiones, para su estrategia de deuda emergente ESG (Environmental, Social y Governance).

En concreto, los fondos se destinarán a la estrategia Emerging Stars Bond de Nordea, la cual consiste en una cartera de deuda emergente gestionada de forma activa.

Thede Rüst, responsable del equipo de renta fija en mercados emergente de la gestora y supervisor de esta inversión se ha mostrado muy satisfecho con la inyección. «Del mismo modo que el riesgo ESG constituye un factor relevante en el segmento de la renta variable emergente, también puede revestir una gran importancia en el ámbito de la deuda emergente», señala Rüst.

La estrategia especializada en emergentes tiene por objeto batir a su índice de referencia, brindar una práctica responsable y generar rentabilidades sostenibles a largo plazo «al ofrecer un perfil ESG considerablemente mejorado en comparación con el mercado en su conjunto», valora este gestor.

Un modelo de gestión que aplica la exclusión

La wstrategia Emerging Stars Bonds de Nordea no invierte en países con un perfil ESG deficiente, es decir, descarta a aquellas empresas con una trayectoria medioambiental negativo, que incurren en un tratamiento injusto a su plantilla o en las que las estructuras y proceso de supervisión de los órganos directivos no cumplen unos estándares elevados.

Asimismo, esta táctica posee restricciones respecto de los fabricantes de armas, las empresas de explotación de arenas bituminosas y las firmas de extracción de carbón, lo que la protege de riesgos ESG relevantes desde el punto de vista financiero.

Según explica Anders Stensbøl Christiansen, director de inversiones en Velliv «todos tenemos la responsabilidad de garantizar que nuestras inversiones se gestionan de conformidad con unos elevados estándares de sostenibilidad», por lo que, «esto no solo se circunscribe a las inversiones en empresas, sino que resulta igual de importante en el marco de las inversiones en los bonos emitidos por países emergentes, por poner un ejemplo».

Si bien, para Stensbøl Christiansen, Nordea cuenta con «estándares elevados y con un proceso sumamente exhaustivo a la hora de analizar los riesgos ESG en el ámbito de la deuda emergente», gracias a este último paso, apostillas que «en combinación con un equipo y un proceso de inversión de gran solidez», tienen el «firme convencimiento de que nuestras exposiciones a bonos emergentes están en buenas manos con Nordea».

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad