España convence en su debut en el mercado de bonos verdes

La sobredemanda supuso 12 veces la oferta. Las aseguradoras y los fondos de pensiones han sido los más activos, así como los inversores franceses e italianos

Elevada demanda para la colocación del primer bono verde español. El debut español en este mercado habría logrado peticiones por 60.000 millones; que supone multiplicar por 12 veces el monto emitido, que habría sido de 5.000 millones, según los datos que ha confirmado el Tesoro.

La operación se habría emitido con una prima de 6 puntos básicos sobre la referencia del bono a 20 años, lo que habría supuesto que la referencia se haya emitido con un cupón del 1 por ciento y una rentabilidad del 1,034 por ciento.

Durante el proceso de colocación se habría logrado reducir en tres puntos básicos el coste, ya que el bono salió nueve puntos sobre la referencia del soberano español a veinte años.

Estos números hacen que la valoración de los expertos en este tipo de emisiones sea muy positiva. «El Reino ha vuelto a demostrar una vez más el enorme apetito inversor que genera siempre», apunta Fernando García, Director de Mercado de Capitales de Société Générale para España y Portugal en declaraciones a SOCIAL INVESTOR.

Con esta emisión, España «consolida su imagen internacional de compromiso con el entorno y el medio ambiente dando una señal inequívoca de inversión pública en proyectos medioambientales, como hacen ya, además, casi todas las comunidades autónomas, y ha venido haciendo ADIF, por ejemplo, entre otras», añade este experto.

Plazos y ventajas para los madrugadores

El bono será emitido el próximo 14 de septiembre y vencerá el 30 de julio de 2042. Según Bloomberg, el Tesoro habría dado prioridad a los inversores más rápidos en suscribir la oferta en términos de prorrateo.

La sobredemanda en este tipo de emisiones ha sido habitual en este tipo de operaciones, aunque desde Economía señalan que en la de este martes ha superado a la de otras emisiones soberanas.

La emisión inaugural de Italia, por ejemplo, se llevó a cabo con un bono de 8.500 millones, que llegó a captar 80.000 millones en demanda.

Otra de las que está pendientes es la del Reino Unido, que aspiraría a estrenarse con un volumen más elevado y en medio de un mercado muy dinámico para este tipo de emisiones, donde el sentimiento inversor continúa siendo fortísimo.

Un apetito que «da una idea del fuerte compromiso de todos los agentes que participan en los mercados de capitales internacionales con esta preocupación global por el medio ambiente», señala García.

España todavía tiene margen para emitir alrededor de otros 8.000 millones de euros referenciados a este bono verde, ya que el programa marco presentado en julio había hallado proyectos valorados en más de 13.000 millones de euros.

Gran participación de aseguradoras e inversores especializados

La demanda final se ha repartido entre 464 cuentas inversoras de «muy alta calidad», según Economía, que destaca «la elevada participación de inversores internacionales, que han alcanzado el 91,7 por ciento y la gran participación de fondos de pensiones y aseguradoras, así como de inversores nórdicos, agentes más centrados en el largo plazo y en el fomento de la sostenibilidad», señala desde el Ministerio de Asuntos Económicos y Transición Digital.

«Asimismo, hay que destacar que dos tercios de la emisión ha ido a inversores comprometidos con el mercado de bonos verdes», ha señalado en un comunicado.

Por tipo de inversor, las aseguradoras y los fondos de pensiones ha sido las líderes en participación, con un 47 por ciento, seguidas de las gestoras de fondos (18,8 por ciento), los bancos centrales e instituciones oficiales (9,5 por ciento), y las tesorerías de los bancos (8,9 por ciento).

El resto de inversores bancarios ha representado un 8,7 por ciento, los fondos apalancados un 2,9 por ciento y el resto de inversores un 4,2 por ciento.

En cuanto a la nacionalidad, destaca la participación de inversores de Francia e Italia, con el 25,3 por ciento, Alemania, Austria y Suiza, con el 20,2 por ciento, el Reino Unido e Irlanda, con un 14 por ciento, y el resto de la UE, con un 13 por ciento.

Los países nórdicos han representado un 11,9 por ciento, Estados Unidos y Canadá; un 4,1 por ciento, Asia un 2,1 por ciento y Oriente Medio un 0,6 por ciento. Otros inversores han representado un 0,5 por ciento.

Bruselas avanza en sus planes de emisión

El debut en el mercado de deuda sostenible del Tesoro español ha coincidido con la presentación por parte de la Comisión Europea de avances en el suyo, con la publicación de su programa marco de emisión de bonos verdes.

Dentro de los objetivos de financiación del programa Next Generation, Bruselas contempla captar alrededor de 250.000 millones -un 30 por ciento del programa- a través de deuda verde y las emisiones comenzarían en octubre.

La Comisión Europea pretende poner en circulación deuda por 80.000 millones ligada al programa de recuperación europeo este año, por lo que antes del 31 de diciembre debería poner en circulación aproximadamente otros 35.000 millones.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad