La CNMV llama a las gestoras a aumentar la oferta ‘verde’: solo equivale al 10% de los fondos

Su presidente, Rodrigo Buenaventura, considera que la entrada en vigor del Reglamento de Divulgación no ha producido una "avalancha de posicionamiento basado en ecopostureo"

Menos de uno de cada diez fondos de inversión registrados en España promueven la sostenibilidad o tienen un objetivo de inversión sostenible, según ha revelado este viernes el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura.

Buenaventura ha señalado que menos del 10% de los 1.400 fondos que han actualizados sus folletos se han enmarcado como verdes (en los artículos 8 o 9) en la autocalificación llevada a cabo por las gestoras con la entrada en vigor del Reglamento de Divulgación (SFDR).

«El dato puede ser reducido si se tiene en cuenta la perceptible demanda por inversiones sostenibles que podemos observar estos días», ha asegurado el presidente del supervisor de los mercados españoles en la clausura de la Asamblea general ordinaria de Inverco.

En cualquier caso, Buenaventura ha considerado que el mercado de fondos de inversión sostenibles vive un «panorama dual», con más demanda por los inversores por los productos ESG que oferta por parte de las gestoras nacionales.

«Es muy posible que ese porcentaje vaya aumentando. En ese sentido será importante que la industria española vaya adaptando su oferta a medida que la demanda de fondos sostenibles por parte de los clientes se vaya consolidando, de forma que esa porción del mercado pueda canalizarse«, ha urgido.

«Será importante que la industria española vaya adaptando su oferta a medida que la demanda de fondos sostenibles se consolide»

Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV

Y es que, si la industria española no se ‘pone las pilas’ con este tipo de soluciones podría ocurrir que la extranjera se quede con todo el pastel.

De hecho, Buenaventura ha mencionado cómo el peso de la inversión de españoles en fondos extranjeros ha crecido desde el 8% en el 2008 hasta alcanzar al 39% de cuota a cierre del 2020, en detrimento de la cuota de la industria nacional.

El presidente de la CNMV ha reflexionado sobre las bondades de la variedad y diversidad de productos para estimular la competencia, con lo que ve «con buenos ojos» que el residente en España tenga acceso a los mejores productos.

Sin embargo, ha explicado que la deslocalización de los vehículos de inversión y sus patrimonios a otros países por asimetrías fiscales puede tener impacto en el propio mercado de valores de España, relegando a los emisores a un papel secundario en las estrategias de inversión.

«Para la selección de activos no es lo mismo que los fondos o sicavs estén gestionados en Frankfurt, en Luxemburgo o en Bilbao», ha apostillado Buenaventura.

No ve riesgo de ‘greenwashing’

A pesar de advertir de los retos que enfrenta la industria española, el presidente de la CNMV también ha querido poner un punto positivo sobre esta limitada gama verde.

Estas cifras «animan a pensar que el riesgo de ‘greenwashing’ es limitado y que no ha se ha producido una avalancha de posicionamiento basados en el ecopostureo», ha afirmado.

En este sentido, ha reconocido que la aplicación desde marzo del Reglamento de Divulgación (SFDR) y el Reglamento de Taxonomía ha supuesto «un primer y sólido paso, casi una zancada, para preparar la contribución del sector financiero al modelo económico europeo».

A su juicio, la inversión colectiva debe tener «un papel fundamental en este proceso de trasformación a un sistema sostenible» tanto con una identificación clara de los fondos que contribuyen a una economía sostenible, así como herramienta intermediaria para que los flujos se dirijan a esta.

Inverco reclama un marco estable

De su lado, el presidente de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, Ángel Martínez-Aldama, ha señalado que «comparten plenamente los objetivos» que se promueven con las iniciativas sostenibles en el sector financiero.

No obstante, ha pedido colaboración a los reguladores y supervisores para fijar «un suelo normativo mínimo obligatorio para todas las entidades«, teniendo en cuenta la proporcionalidad, de forma que la información sostenible de las empresas sea accesible para los inversores.

Asimismo, Martínez- Aldama ha instado a instaurar «un marco jurídico definitivo» y ha criticado que las fases no están siguiendo un orden lógico, por ejemplo, en la Taxonomía, lo que supone un alto coste por el proceso de adaptación interno.

En esta cuestión, también ha ahondado la directora general de Inverco, Elisa Rincón, quien ha sostenido que «hay mucho trabajo por hacer y es necesaria ayuda».

Por ello, ha llamado a los gobernantes a tomar «medidas positivas» para favorecer el ahorro, conformándose con que «si no lo favorecen, al menos, haya un marco estable«.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad