JP Morgan sube la apuesta en financiación ‘verde’: destinará 2,5 billones de dólares

Sigue a Bank of America y amplía sus objetivos de financiación sostenible en la antesala de la cumbre climática que organiza Biden el 22 de abril

La carrera por liderar la financiación para la transición hacia una economía de bajas emisiones coge velocidad. JP Morgan ha sido la última entidad en pisar el acelerador, tras actualizar sus objetivos este jueves.

El banco estadounidense se ha marcado financiar 2,5 billones de dólares en iniciativas que luchen contra el cambio climático y promuevan el desarrollo sostenible, según informó en un comunicado.

El compromiso, que destina 1 billón de dólares a financiar proyectos que refuercen fuentes de energía más limpias, como las renovales, se fija en un plazo de diez años, es decir, hasta finales de 2030

El gigante estadounidense —con 3,7 billones de dólares bajo gestión— también financiará transacciones que apoyen el desarrollo socioeconómico y la calidad de vida en los países en desarrollo.

Financiará también ODS no climáticos

Asimismo, entre sus compromisos de financiación también se incluyen iniciativas para promover la inclusión económica en comunidades desarrolladas, commo viviendas asequibles y atención médica, entre otras actividades que desglosarán en mayo.

De esta forma, el banco más grande de los Estados Unidos sigue los pasos de su rival Bank of America, que hace unos días aumentó hasta 1 billón de dólares su meta de financiación para actividades que contribuyan a aceleren la transición hacia una economía con bajas emisiones.

No han sido las únicas entidades, los bancos españolas también quieren marcarse objetivos más ambiciosos.

La financiación de inversiones relacionadas con el proceso de transición a una economía sostenible y baja en carbono que se fijaron las entidades bancarias en los últimos años no han tardado en quedarse desactualizadas.

“El cambio climático y la desigualdad son dos de los factores críticos de nuestro tiempo. Estos nuevos esfuerzos ayudarán a crear desarrollo económico sostenible que conduce a un planeta más verde e inversiones críticas en comunidades desatendidas”, ha afirmado el consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon.

Es el mayor financiador de combustibles fósiles del mundo

En 2020, JP Morgan facilitó 220.000 millones de dólares en financiación para impulsar acciones sobre el cambio climático y el desarrollo sostenible, incluyendo más de 55.000 millones de dólares para iniciativas verdes, según los datos del banco.

No obstante, el grupo sigue en el punto de mira de los activistas ya que es el mayor financiador de empresas de combustibles fósiles a nivel mundial, con más de 51.300 millones de dólares en 2020.

Facilitó financiación por 220.000 millones con estos criterios en 2020

De acuerdo con los datos de Rainforest Action Network, la entidad habría firmado créditos con dichas empresas por 316.735 millones de dólares desde que se firmó el Acuerdo de París, es decir, entre el 2016 y 2020 .

En este periodo, la entidad lidera -con bastante distancia respecto a sus competidores- la lista global de bancos que más financian compañías de combustibles fósiles, por delante de Citi (337.477 millones) y Wells Fargo (223.349 millones).

Antesala de la Cumbre Climática

Precisamente, la próxima semana Estados Unidos revelará su objetivo de reducción de emisiones en una reunión virtual organizada por el gobierno de Biden y Harris. La Casa Blanca ha invitado a 40 líderes internacionales y se espera que otros grandes emisores también asuman nuevos compromisos.

En el comunicado de este jueves, el consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, ha insistido en que los líderes empresariales, gubernamentales y políticos «deben trabajar juntos para apoyar soluciones a largo plazo que promuevan la economía inclusión, impulsar el desarrollo sostenible y promover la transición a una economía baja en carbono».

Los líderes empresariales, gubernamentales y políticos «deben trabajar juntos para apoyar soluciones a largo plazo»

Jamie Dimon, JP Morgan

En su invitación, el presidente Biden instó a los líderes a aprovechar esta oportunidad para «delinear cómo sus países contribuirán a una ambición climática más fuerte», lo que podría impulsar a otros grandes emisores para realizar las grandes reducciones de emisiones que son necesarias.

La promesa actual de Estados Unidos, hecha bajo el ex presidente Barack Obama, es que las emisiones en 2025 estarán entre un 26% y un 28% por debajo de los niveles del 2005. Los grupos ecologistas instan a Washington a reducirlas en al menos un 50% antes de que acabe la década.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad