Joaquín Garralda: «El ‘greenwashing’ es el gran reto de la sociedad»

El presidente de Spainsif se encargó de la clausura de los Observatorios de Social Investor, que contaron con el apoyo de Invesco, Fidelity, Nordea y Edmond de Rothschild

Los Observatorio de Social Investor fueron clausurados con una entrevista a Joaquín Garralda, presidente de la plataforma de inversión sostenible española Spainsif, quien considera que «estamos en la buena dirección» para el fomento de la inversión sostenible.

Garralda sostuvo que los diferentes ritmos de regulación de la sostenibilidad conllevan que las mejores oportunidades de inversión con criterios ambientales, sociales y de buena gobernanza (ESG) se den próximamente en los Estados Unidos.

También alertó de los riesgos del ‘greenwashing’ (blanqueo con criterios ambientales) y el ‘socialwashing’ (blanqueo de las políticas sociales), que podrían frenar la tendencia hacia la inversión responsable y se mostró a favor de las eco-etiquetas para que los inversores finales puedan invertir de acuerdo a sus valores.

Pregunta: ¿Cuáles son las oportunidades del desfase regulatorio en ESG en Europa y Estados Unidos?

«Europa va más avanzada en ESG, pero Estados Unidos es un mercado muy grande. Entonces, teniendo en cuenta la mayor madurez en los inversores y los gestores de inversiones, podrán encontrar más oportunidades en los Estados Unidos donde todavía no están elaboradas».

«Las oportunidades son claras, pero el proceso es complejo con las taxonomías. A pesar de la situación de crisis del Covid soy optimista en que hay oportunidades».

Pregunta: ¿Qué pasos serán los próximos que se van a dar para evitar el ‘greenwashing’?

«El ‘greenwashing’ es el reto más importante que tienen la sociedad, así lo entiende el regulador. La Unión Europea está tratando con medidas como la Taxonomía y la reforma de los índices que se evite el ‘greenwashing’. ¿Por qué? Si se empieza a percibir que todo es ‘greenwashing’ se pierde la confianza y este ‘momentum’ con la tendencia a hacer las inversiones más responsables se puede perder».

Si se pierde la confianza, la tendencia a hacer las inversiones más responsables podría acabar

«Por lo tanto, los siguientes pasos serán de clarificación y de ayudar al ahorrador final, que no tiene que ser muy sofisticado y que se le pueda indicar: con esta etiqueta, usted está invirtiendo en algo que es lo que espera, ya sea una inversión climática o social».

«Todo lo que sea clasificar con índices o ecoetiquetas será bueno y va a obligar a los gestores a explicarlo al ahorrador final, para que se tomen decisiones informadas y razonadas en función de lo que le interese y en línea con sus valores».

Pregunta: Tras la crisis del Covid-19, ¿está el foco más en los aspectos sociales que los medioambientales?

«Sí, se está tendiendo a priorizar lo social tras las horribles escenas de la pandemia, pero es muy complicado. Si en las inversiones verdes no había estándares para poder comparar, en las cuestiones sociales es mucho más difícil si cabe».

«Si quieren hacer una taxonomía social nos encontramos con problemas incluso políticos, porque algún componente social depende del sistema de gobierno y puede que priorice unos temas sobre otros, como los derechos humanos, los laborales o los temas de igualdad de género».

«Hay muchos temas que son mucho más complejos cuando se hace una apuesta por el componente social y es más difícil establecer una taxonomía para toda Europa o para el mundo. Esto es un poco lo que quiere Europa, que sea el estándar europeo al final el que acabe siendo el estándar mundial, cuestión que no va a ser fácil porque Estados Unidos, que es el gran mercado, tiene una serie de instituciones que están tratando de hacer sus propios estándares«.

Europa quiere que su taxonomía tenga alcance global

«Yo creo que estos no serán muy diferentes pero para alguien de una empresa que tenga que informar A o B, será muy relevante. Para un gestor, que tiene que decidir en función de esto si es un producto 8 o un 9 es muy diferente.»

«Esta clasificación da más peso al componente climático de protección del medioambiente, que tiene menos impactos adversos y es uno de los grandes temas. Las empresas no solo tienen que informar de lo que hacen bien sino del efecto que puede tener adverso en el clima».

«Para evitar ‘socialwashing’ o ‘greenwashing’ estamos poniendo un peso muy grande en cómo informan las empresas»

«Indudablemente, por rematar, en la medida en que queremos evitar ‘socialwashing’ o ‘greenwashing’ estamos poniendo un peso muy grande en las empresas en la manera que informan, con unos estándares que a veces son muy complicados y en las gestoras de inversión que tienen que manejar esos estándares para dejar algo fácil para el ahorrador».

«Entonces, de la empresa al ahorrador final hay un trozo muy largo de estándares y de complejidad, pero esa es la buena dirección».

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad