iShares (BlackRock) arrasa con su ETF sostenible sobre mercados emergentes

ESGE, su EFT especializado en inversión responsable en estos mercados, capta 3.400 millones de euros, en contraste con la pérdida de patrimonio de otros competidores

El ETF de iShares sale a flote en medio de la tormenta en los emergentes. Foto de Ryan Moulton en Unsplash

Invertir en emergentes? ¿O mejor hacerlo en emergentes ESG? A tenor de los movimientos de capitales de los últimos meses, la mayoría de inversores habría optado por la segunda.

A pocos días de que termine el año, el fondo iShares ESG Aware MSCI EM ETF, conocido como ESGE, se perfila como el preferido por los inversores estadounidenses para exponerse a mercados emergentes.

De acuerdo con datos recopilados por ‘Bloomberg’, este fondo de la firma de BlackRock, habría captado 3.400 millones de euros a lo largo del ejercicio, marcando una muy importante diferencia frente a los ETF genéricos cotizados en la bolsa norteamericana, ya que, en términos generales este tipo de productos habrían estado muy penalizados.

ESGE capta más de 3.400 millones en 2019, frente a pérdidas de 7.300 millones de los principales ETF cotizados en Estados Unidos

De hecho, al contrario que el ESGE, la estampida de inversores habría sido la tónica general en el caso de los fondos cotizados en Estados Unidos. Los tres más grandes habrían sufrido ventas equivalentes a 7.300 millones durante el mismo periodo.

Rentabilidad del 19% en doce meses

De acuerdo con iShares, invertir en ESGE ofrece la posibilidad de ganar exposición a «grandes y medianas compañías con buenas prácticas medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG)», explica.

En doce meses su rentabilidad en dólares sería del 19%, en línea con la de su índice de referencia, que es el MSCI Emerging Markets Extended ESG Focus.

Este indicador, que nace del MSCI Emerging Markets Index, elige empresas con buena nota ESG y, además, excluye a una serie de sectores, como el del tabaco, el de las armas, el de carbón término o el de arenas petroleras.

Una estrategia que ha dado buenos resultados este ejercicio, ya el el índice no ESG de MSCI se anota menos de un 15% en doce meses.

El ETF de iShares, asimismo, se ha visto beneficiado por la evolución de China, que ha esquivado mucho mejor que otros mercados -y economías- el golpe del coronavirus. De hecho, casi el 40% del índice al que replica este EFT está expuesto a este mercado.

Es una representatividad muy elevada respecto a la siguiente localización, que es Taiwán, con algo más de un 13% del peso. Corea del Sur, India y Brasil representan un 12,86, 8,4 y 4,55%, respectivamente.

Un universo de 344 empresas

A diferencia del índice global de emergentes de MSCI, su variante ESG solo cuenta con un universo de 344 empresas, donde el sector financiero y el de tecnologías de la información son los más relevantes, con un peso específico del 21,08% y del 20,58%, respectivamente

Por valores, la más importante es el gigante chino de comercio por Internet, Alibaba. Le siguen varias tecnológicas asiáticas, como Taiwan Semiconductor, Tencent Holdings, o Samsung Electronics.

El índice puede operar sobre empresas con sede en Argentina, Brasil, China, Chile, Colombia, la República Checa, Egipto, Grecia, Hungría, India, Indonesia, Corea, Malasia, Pakistán, Perú Filipinas, Polonia, Qatar, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica, Taiwán, Tailandia, Turquía y Emiratos Árabes Unidos.

La ESG actúa como valor refugio

Uno de los estandartes que la ESG ha enarbolado en los últimos años es que es un modelo de inversión que ofrece a los inversores un mejor binomio rentabilidad/riesgo.

La pandemia del coronavirus ha sido una prueba de fuego para esta afirmación, pero parece que se ha constatado y que los índices y ETF con este enfoque han sido algunos de los ganadores de la búsqueda de refugio que se ha visto en la bolsa.

De acuerdo con Bloomberg, los ETF especializados en inversión responsable y emergentes habrían atraído 13.200 millones de euros en capitales en 2020, acercándose mucho a la cifra de un año antes -mucho menos volátil- cuando el volumen de compras se quedó a apenas unos 1.000 millones de la cifra total de 2019.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad