Invertir en Bitcoin y compensar la huella de carbono es posible

Operadores y 'hedge funds' prueban herramientas para convertir las criptodivisas en 'net zero' y exploran incluso la utilización de ETF

Bitcoin

La inversión en criptomonedas no pasa desapercibida para los profesionales de la industria este año, tanto por los vaivenes y la volatilidad en sus precios, como por el impacto ambiental y social de este activo alternativo que —de momento— no incluyen en sus carteras los inversores ESG.

El primer factor no parece que vaya a cambiar. Y es que tras la euforia registrada por los inversores de criptodivisas con la alza del precio en los últimos meses, las dos últimas semanas han resultado trágicas en términos de pérdida de valoración, con caídas superiores al 30% en el caso del Bitcoin, cuya equivalencia se encuentra por debajo de los 38.000 dólares este lunes.

Sin embargo, las preocupaciones alrededor de la sostenibilidad del Bitcoin podrían estar en entredicho después de que One River Asset Management y Ninepoint Partners LP se hayan lanzado a buscar soluciones para que la inversión en criptoactivos a través de sus fondos sea neutral en carbono.

En el caso de la firma de inversión canadiense Ninepoint Partners LP, para disminuir la aprensión sobre el uso de energía de Bitcoin entre sus inversores, la propuesta es dedicar una parte de la comisión de gestión de su ETF de criptomonedas a compensar la huella de carbono derivada de la ‘minería’ de los activos del fondo.

«Lo que estamos haciendo es crear una solución a ese problema y dándoles lo que necesitan los inversores preocupados por las emisiones de carbono de la minería a la hora de invertir en Bitcoin», explica Alex Tapscott, director gerente de activos digitales en Ninepoint Partners.

Según los datos de Portocolom, el 66% de las granjas de minas del mundo están alojadas en China, y la principal fuente de energía que se utiliza para alimentarlas es el carbón, seguido por el petróleo y el gas natural, consideradas altamente contaminantes. Además, estas minas representan tan solo el 4% del total de la infraestructura necesaria.

Además, para su funcionamiento, las criptomonedas suelen requerir gigantescos recursos energéticos. En el caso del Bitcoin, validar y asegurar las transacciones requiere un largo y complejo proceso de cálculo.

Estas necesidades energéticas son tan intensivas que el consumo anual de electricidad de Bitcoin supera ya al de Argentina, Holanda o Noruega, toda vez que sus emisiones de CO2 se sitúan al mismo nivel que la economía de Grecia.

Alianza con CarbonX

Para ello, la firma con sede en Toronto se ha asociado con CarbonX, una compañía tecnológica de software medioambiental, que comprará créditos de carbono y da apoyo a proyectos de conservación forestal. También trabaja con el Crypto Carbon Ratings Institute, que poporciona un análisis de la huella de carbono.

Según los datos de Bloomberg, Ninepoint tiene alrededor de 8.000 millones de dólares en activos bajo contratos institucionales y de gestión. Ni el montante destinado a esta compensación ni el porcentaje previsto han sido especificados.

Esta iniciativa de Ninepoint para llegar a los inversores preocupados por el impacto ambiental de la inversión en criptoactivos no es la única, y es que el ‘hedge fund’ One River Asset Management avanza por el mismo camino.

No es un caso aislado

El fondo de cobertura respaldado por el multimillonario británico Alan Howard también reveló recientemente que ha desarrollado un sistema que calcula el coste de carbono de la minería de sus criptoactivos y compra créditos para compensar el impacto.

Esta empresa trabaja en alcanzar la neutralidad de carbono de sus Bitcoin y Ethereum en cartera y también planea buscar la aprobación regulatoria para un fondo cotizado (ETF) con las mismas características.

Con este fin One River Asset Management se ha aliado con la plataforma MOSS, una compañía brasileña dedicada a la tokenización en el mercado de crédito de carbono. El MCO2 es un crédito de carbono habilitado por ‘blockchain’ que permite que cualquier artículo o actividad se convierta en carbono neutral.

Canadá fue uno de los primeros mercados en ofrecer ETF que permiten la inversión Bitcoin. En los Estados Unidos, la SEC (Securities and Exchange Commission) está pendiente de aprobarlos aún. Según Bloomberg, al menos 11 empresas quieren lanzar productos con estas características y nueve han presentado los proyectos desde finales del 2020.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad