Fondos sostenibles para aprovechar el despegue de Latinoamérica tras la pandemia

JP Morgan Threadneedle, Franklin Templeton, Janus Henderson, Comgest y Aberdeen gestionan los fondos con mejores calificaciones y 'track récord' histórico

Este año varias firmas de inversión recomiendan aprovechar el tirón que los mercados emergentes continúan ofreciendo. Entre ellas, la gestora UBS Wealth Managment , quien apuesta, por América Latina como uno de los mercados clave para los inversores en este 2021.

¿El motivo? Una economía mundial que atisba la recuperación, aunque lejana, gracias a las vacunas, la reducción de la incertidumbre en torno a la política exterior de Estados Unidos, un dólar más débil, así como los planes de estímulo en los principales mercados.

A pesar de que el comportamiento de los fondos emergentes no siempre ha sido muy positivo en los últimos años, ya que gran parte de sus rentabilidades anualizadas apuntan en negativo -en parte también por la evolución de las divisas frente al euro-, este año la gestora del banco suizo espera una mejora económica global y pone el foco en el mercado Latinoamericano, a pesar de que aún esta muy rezagado respecto a mercados emergentes atractivos como China.

Esto se nota incluso en la industria de la inversión de la región. Latinoamérica todavía está poco representada en los inversores ESG (Environmental, Social y Governance), del área, que se decanta por otros emergentes.

Para aquellos inversores que estén buscando vehículos de inversión con buenas notas en sostenibilidad, pueden fijarse en gestoras como JP Morgan AM, Threadneedle Investment, Franklin Templeton, Janus Henderson Investors, Comgest AM y Aberdeen Standard Investments.

Estos fondos se enfocan, principalmente, en la región de Iberoamérica y solo algunos de ellos reparten un pequeño porcentaje en Estados Unidos y Canadá.

A pesar de que, todos ellos son considerados fondos sostenibles por la plataforma de Morningstar, ninguno de ellos obtiene un mandato de gestión ESG, pero sí altas calificaciones de sobresaliente y notable relativas al rating de sostenibilidad -siendo el fondo de Comgest AM el más sostenible con cinco globos- y entre cuatro y tres estrellas de puntuación teniendo en cuenta su evolución histórica.

Rentabilidades negativas

Si bien todos estos fondos sostenibles de renta variable latinoamericana apuntan hacia rentabilidades negativas, el fondo Latin America Equity Fund D (acc) – EUR de la estadounidense JP Morgan es el que menos recoge a 3 años anualizados, con un -3%, -un dato que compartiría con el fondo de Threadneedle Investment.

Con veinte años en su haber, sus gestores Sophie Bosch de Hood y Luis Carrillo invierten mayormente en las regiones de Iberoamérica (95%) y Estados Unidos (5%) y en los sectores de servicios financieros, con un 34%, con activos en el grupo de banca privada brasileña Itaú Unibanco Holding SA (6%), la industria, con un 14%; y el consumo, con un 12%.

Sin embargo, la minera brasileña Vale SA (7%); quien hace poco contrató a los bancos de inversión Barclays y Standard Chartered para vender su proyecto portuario y mina de carbón térmico y metalúrgico en Mozambique, y la petrolera brasileña Petrobas (8%), se perfilan como activos principales.

La minera Vale SA y Petrobas ocupan las primeras posiciones de sus activos

Por su parte, los fondos Threadneedle Latin America Fund Retail Accumulation, de Threadneedle Investment, y Templeton Latin America Fund A(acc)EUR, de la neoyorikina Franklin Templeton, no solo coinciden en las 3 estrellas y los 4 globos de sostenibilidad de Morningstar, sino en activos por cartera junto al fondo de JP Morgan.

De este modo, por orden de posición Vale SA y Petrobas obtiene un 6% y 4% de peso en Threadneedle y un 8% y 7% en Templenton y solo el fondo de la compañía de gestión de activos con más de siete años de experiencia en el universo de la inversión, Franklin Templenton, se centraría en la región de Iberoamérica con un 99% .

Janus Henderson Latin American Fund B€ Acc -con 3 estrellas y cuatro globos– no solo comparte parecidas rentabilidades con el fondo Templeton Latin America Fund, con aproximadamente un 6%, sino que por activos coincide con la mayoría de fondos, con la presencia de la minera Vale SA, que corona las primeras posiciones de esta cartera con un 10% de relevancia.

No obstante, al igual que JP Morgan, Itaú Unibanco Holding SA la banca que nació en 2008 de la fusión de los bancos Itaú y Unibanco, y que tiene sede en Sao Paulo, vuelve a aparecer en el fondo de Janus Henderson con un 7%, mientras Walmart, con operaciones en México y Centroamérica, gana casi un 7%.

Comgest obtiene la máxima calificación en sostenibilidad

Como novedad, el grupo internacional e independiente de gestión de activos Comgest AM hace por primera vez su aparición en la clasificación de fondos sostenibles de SOCIAL INVESTOR con su fondo Comgest Growth Latin American EUR R Acc TRE.

Desde 1985, esta gestora ha perseguido «un estilo de inversión responsable», integrando los factores ESG en sus procesos de análisis e inversión, por lo que, durante estás tres décadas, ha construido una «asociación internacional basada en valores compartidos» y, asegura, trata los factores ambientales, sociales y de gobernanza como un elemento «intrínseco de su enfoque».

Por ello, su fondo de renta variable Latinoamérica obtiene la máxima calificación en sostenibilidad –5 globos– y una puntuación de 4 estrellas en los ratings de Morningstar.

Del ranking de fondos sostenibles para invertir en renta variable Latinoamérica, solo el de Comgest obtiene la máxima nota en sostenibilidad

No obstante, en función de su rentabilidad, el fondo de Comgest AM queda rezagado en las últimas posiciones del ranking, arrojando una rentabilidad a 3 años anualizada en negativo de alrededor de un -7%.

En concreto, Comgest Growth Latin American EUR, con 5 años de recorrido, cuenta con una cartera compuesta por «empresas bien gestionadas con potencial de crecimiento a largo plazo que tiene sede o desarrollan sus actividades en Latinoamérica», según sus gestores Charles Biderman y Juliette Alves.

En este caso, aunque la región de Iberoamérica ocupa el mayor porcentaje, un 97%, Estados Unidos también tendría presencia en este fondo con casi un 3%. Sus principales activos pertenecen al sector del consumo (18%), sin embargo, la industria (18%) y la tecnología (14%) tienen un importante peso.

Por esta razón, los activos concernientes al sector del consumo recaen sobre empresas como la brasileña Arezzo Industria y Comercio, con un 5%, la compañía argentina dedicada a la compra, venta y pagos por Internet MercadoLibre; la cual anunció hace unos días la emisión de bonos sostenibles en el mercado internacional por 400 millones de dólares, con casi un 5%; y el proveedor de celulosa brasileño (materiales básicos) Klabin S.A, con un 4%.

Los activos de Comgest y Aberdeen recaen mayormente en compañías brasileñas

Por último, la sociedad de inversión Aberdeen Standars Investments ocupa la última posición de la clasificación con el fondo Latin American Equity Fund A Acc EUR con una rentabilidad a tres años anualizada del -7,1%.

Con una puntuación de 3 estrellas y 4 globos de sostenibilidad, el fondo sostenible de la gestora -creada en 2017 de la fusión de Standard Life plc y Aberdeen AM- invierte en al menos «dos tercios de los activos en acciones y títulos de renta variable de empresas con domicilio social, o que realicen la mayor parte de sus actividades, en un país de América Látina».

Así, al igual que el resto de los fondos, se centra en las regiones de Iberoamérica y Estados Unidos y dirige sus activos a los sectores de servicios financieros, con un 29%, el consumo defensivo, con un 15%, y la industria, con un 13%.

De nuevo aparecen activos como la minera brasileña Vale SA (7%), el banco brasileño Brandesco (7%), y la petrolera Petrobas (6%).

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad