Fondos de rentas y ESG tras la pandemia

Los productos sostenibles ganan peso entre las preferencias de los inversores, pero demandan productos con este enfoque que les genere ingresos regulares

En Invesco hemos realizado una encuesta entre casi 500 asesores financieros e inversores para conocer como ha influido la pandemia en su forma de invertir y en sus objetivos financieros. Hay efectos ya conocidos, como la acumulación de ahorro en cuenta por el menor gasto registrado durante los confinamientos, pero otros efectos no son tan evidentes.

Según los resultados de la encuesta, uno de los aspectos en los que la pandemia ha influido más es en el interés por las inversiones sostenibles.

El impacto de medidas como los confinamientos severos en la sociedad y la creciente concienciación acerca de los temas sociales y medioambientales han provocado que los inversores busquen que sus inversiones estén alineadas con sus valores y creencias.

Es algo lógico: si ya toman múltiples decisiones sostenibles en su vida diaria (reciclar, productos más ecoeficientes, etc…), ¿por qué no pedir lo mismo a sus inversiones? La encuesta demuestra como los criterios ESG son mucho más importantes para los inversores que hace solo dos años.

La encuesta nos ha dejado muchos más datos acerca de las prioridades de los inversores. Dentro de las inversiones sostenibles, el cambio climático es, de lejos, el factor ESG más importante para los inversores; hasta un 59 por ciento de ellos lo citan como el aspecto con el que más se identifican.

Los encuestados quieren que sus inversiones sirvan para intentar luchar contra el cambio climático y a favor de reducir las emisiones. Otros temas importantes a la hora de invertir es el impacto medioambiental y los derechos humanos (40 por ciento y 39 por ciento, respectivamente).

Adiós al mito de la rentabilidad

Durante mucho tiempo ha dominado en el mercado la idea de que los fondos ESG obtendrían una rentabilidad peor que el resto al limitar el universo de inversión en el que pueden tener exposición.

Sin embargo, la encuesta demuestra que no es solo un debate superado, sino que se ha impuesto claramente la idea contraria. Cuando preguntamos a asesores e inversores sobre la rentabilidad, hasta un 69 por ciento de ellos (dos de cada tres) se muestran convencidos de que aplicar criterios ESG a los fondos potencia su rentabilidad respecto a los que no los aplican.

No es extraño, por tanto, que un 70 por ciento de los asesores financieros afirme que aplicar los criterios aumenta el atractivo de un fondo para sus clientes. De hecho, la idea de que la rentabilidad de los fondos ESG es al menos igual que la del resto está tan implantada entre los inversores que los asesores reconocen que no utilizan habitualmente el argumento de la rentabilidad a la hora de explicar una inversión ESG a sus clientes.

Si hablamos de los objetivos de los inversores, el primer (y muy destacado) objetivo de invertir es el de obtener una renta periódica. Dos de cada tres encuestados quieren tener un ingreso periódico regular que les permita complementar sus ingresos durante la jubilación o pagar sus recibos habituales, entre otros fines.

Existe demanda para fondos ESG pero que repartan rentas

De esta forma, es lógico su interés prioritario por los productos financieros que proporcionen este ingreso recurrente, como los fondos de inversión ‘income’ o de rentas.

Dentro de esta categoría, los fondos de renta fija y los mixtos son los favoritos, ya que probablemente los fondos de renta variable de alto dividendo tienen un nivel de riesgo elevado para el perfil de riesgo de la mayoría de los inversores.

Eso sí: les gustaría tener una mayor oferta de fondos income que cumplan con los criterios ESG. Tres de cada cinco encuestados afirman que las gestoras deberían ofrecer más fondos de rentas que inviertan con criterios ESG.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad