Exxon se rinde ante el desembarco de Joe Biden y será menos contaminante

El gigante reducirá un 20% sus emisiones hasta 2025. Sus objetivos todavía son inferiores a los de petroleras europeas como Repsol


La que fuera la mayor empresa de la bolsa norteamericana hace algunos años, no está viviendo un buen ejercicio. Expulsada del índice Dow Jones este año, ahora se ha visto obligada a incrementar su objetivo de reducción de emisiones, en medio de una constante presión contra el sector del petróleo.

El gigante ha anunciado que reducirá un 20% el volumen de emisiones de gases de efecto invernadero, recogiendo el guante que desde el entorno inversor e institucional han lanzado al sector para que colabore para paliar el cambio climático.

La administración estadounidense liderada por Donald Trump había abandonado el Acuerdo de París, sin forzar a las empresas históricas norteamericanas, como Exxon, a realizar ajustes. Sin embargo, Joe Biden ya ha adelantado que bajo su presidencia el clima será clave y el sector ha perdido el as que le daba el todavía presidente norteamericano.

Exxon se fija como meta reducir hasta un 20% de sus emisiones GEI para el 2025

Con este paso, Exxon confía en que se alinea con los objetivos del Acuerdo de París, que exige a los países que limiten el calentamiento global a 1,5 grados Celsius por encima de las temperaturas preindustriales.

Al igual que la petrolera Chevron Corporation, los nuevos objetivos climáticos de la multinacional estadounidense -vinculados a reducir la intensidad de las emisiones-, emitirán gradualmente menos gases contaminantes por barril de petróleo, en lugar de reducirlas por completo.

“Esta empresa estaba muy por detrás de la industria en términos de cómo estaban pensando en un mundo con bajas emisiones de carbono», señala a Bloomberg la gestora de fondos de California State Teachers, Aeisha Mastagni.

Retirement System, el segundo fondo público de pensiones más grande de EEUU puntualiza por su parte que «el hecho de que ahora estén anunciando algunos de esos planes de reducción nos dice mucho sobre su estrategia a largo plazo».

Sin embargo, en comparación con las empresas petroleras europeas, los nuevos objetivos de Exxon continúan siendo poco ambiciosos, puesto que sus rivales también han establecidos medidas de reducción tanto para operaciones internas como para el consumo de productos, como por ejemplo los combustibles gasolina.

Respecto a las denominadas emisiones de Scope 3, la multinacional continua siendo opaca en cuanto a la publicación de cifras, al contrario que sus competidoras, de acuerdo con Bloomberg.

Sus principales inversores alzan la voz

Mientras que petroleras europeas como BP, Repsol o Eni aspiran a conseguir el objetivo de cero emisiones netas de carbono para el 2050 y Royal Dutch Shell, Total SE y Equinor ASA establecen metas de intensidad en la reducción de emisiones, los objetivos de Exxon toman otros caminos.

«Los objetivos de Exxon son planes específicos y viables que podemos mantener como organización responsable, por lo que los objetivos se actualizarán con el tiempo», declaró Pete Trelenberg, director de gases de efecto invernadero y cambio climático de Exxon durante una rueda de prensa.

Según Bloomberg, la críticas no se han hecho esperar. Los inversores activistas Engine No. 1 y D.E. Shaw & Co. manifestaron la semana pasada que la política de actuación de Exxon no es suficiente para reducir las emisiones.

«Nada en los planes declarados de Exxon Mobil Corp lo posiciona mejor para el éxito a largo plazo en un mundo que busca reducir el total emisiones de gases de efecto invernadero”, manifestó uno de sus principales inversores.

Según él, Exxon “permanece comprometido con planes agresivos de gasto de capital en petróleo y gas, lo que requiere que los altos precios del petróleo y el gas alcancen el equilibrio»

Por su parte, CalSTRS desea ver que los nuevos objetivos climáticos de la petrolera forman parte de una estrategia más amplia y que, a largo plazo, ayuden a encauzar mejor la transición energética.

Con esta propuesta, el fondo de inversión igualmente pretende que Exxon nombre cuatro nuevos directores independientes que ayuden a crear valor dentro de la transformación de la industria energética.

Nuevos objetivos comprometidos con la reducción de emisiones

Exxon señala que su nuevo plan -comprometido con la reducción de emisiones- se elaboró como parte del proceso de planificación comercial anual y que fue el «resultado de varios meses de análisis pormenorizados, además de la aportación por parte de accionistas».

A comienzos del 2020, Exxon incluso habría señalad a nivel interno que las emisiones aumentarían un 17% durante los próximos cinco años, de acuerdo con fuentes consultadas por Bloomberg.

Los nuevos objetivos de Exxon incluyen que la intensidad de las emisiones de GEI se reducirá un 15% y un 20% para el 2025 en comparación con los niveles de 2016, disminución entre un 40% y 50% de metano, menos de un 35% y un 45% de emisiones por llamarada y la eliminación de la quema de rutina para el 2030.

Los nuevos objetivos establecen más transparencia y una reducción de casi el 50% de sus emisiones

En lo que concierne a la transparencia, la petrolera planea proporcionar datos anuales de las emisiones de Scope 3.

Proyecto Wyoming

El nuevo plan estratégico de principios de año en materia climática, la petrolera incluía una inversión continua en lo que la corporativa denomina «tecnologías de bajas emisiones referentes al carbono».

Una técnica encargada de recolectar el dióxido de carbono del petróleo y de la producción de gas para que, a posteriori, lo entierre de forma segura baja tierra, y que fue una de las tecnologías más debatidas en la empresa.

No obstante, según Bloomberg, Exxon retrasó indefinidamente este proyecto a principios de año -el cual se habría convertido en una de las mayores instalaciones del mundo en capturar este tipo de gases contaminantes-.

Una «medida de autoayuda» que, según las fuentes de Bloomberg, habría permitido incrementar la reducción de gases de efecto invernadero en 11 millones de toneladas métricas por año para el 2025 -aproximadamente el 10% de las emisiones directas emitidas recientemente por la petrolera-.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad