Europa defiende su hegemonía en los nuevos fondos de inversión con impacto climático

Randeep Somel, gestor del fondo M&G (Lux) Climate Solutions, lanzado en noviembre, repasa con SOCIAL INVESTOR sus apuestas tácticas a la hora de crear el producto

Energía limpia, tecnología verde e iniciativas de economía circular. Tres sectores de impacto alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU en los que el último fondo con este modelo de gestión lanzado por M&G Investments, M&G (Lux) Climate Solutions, se fija.

En SOCIAL INVESTOR hemos preguntado a su gestor, Randeep Somel, asociado de los fondos M&G (Lux) Global Select, M&G (Lux) Pan European Select y M&G (Lux) Positive Impact y miembro del Comité de Renta Variable de Impacto de M&G, cuáles son las principales apuestas de este nuevo producto, que vio la luz el pasado noviembre, y que, -por el momento- sobrepondera a las empresas europeas.

Randeep Somel, gestor en M&G Investments

En este sentido, Somel especifica que como “Europa ha tomado la delantera en términos de legislación medioambiental y sosteniblidad en general”, ahora mismo está «sobreponderada a empresas europeas en comparación con el índice de referencia”.

Una cuestión ante la que su gestor no descarta cambios tras los recientes avances en Asia y la nueva administración de Biden, ya que “EEUU y Canadá tienen un papel destacado en el fondo”, describe.

Efectivamente, la reentrada de Estados Unidos en el Acuerdo de París comienza a darle más visibilidad. Aunque las principales posiciones del fondo recaen en nombres propios como EDP Renovaveis (Portugal), Orsted (Dinamarca) o Linde (Alemania-EEUU), que contarían con un 4% de peso en la cartera, las empresas norteamericanas están más representadas justo en la siguiente liga.

Umicore (Bélgica), Verbund (Austria), Equinix (EEUU), Brookfield Renewable (Canadá), Johnson Controls International (EEUU), Autodesk (EEUU) y Westinghouse Air Brake Technologies (EEUU), con un peso en cartera de más de un 3%, persiguen al grupo a la cabeza.

Los sectores claves para la reducción de emisiones

Sobre la diversificación sectorial, Somel destaca la relevancia de la energía y la tecnología verde y la economía circular en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En primer lugar, apunta que la energía limpia ayuda a abordar “un 25% de las emisiones generadas por el sector energético”, mientras que la tecnología verde “ayuda a reducir las emisiones de sectores como la construcción o el transporte, suponiendo en su conjunto “un 30%”.

El objetivo principal de su estrategia es escoger valores alineados con los ODS climáticos

Finalmente, señala que la economía circular ayudaría a reducir “las emisiones en sectores en los que la “sustitución limpia” es menos evidente”, pero que “contribuyen en total al 45% de las emisiones totales (industria y agricultura)”.

A pesar de que el M&G (Lux) Climate Solutions cuenta con una política de exclusiones estrictas, el objetivo principal de la gestora es “seleccionar compañías con un impacto positivo cuyos productos y servicios se alineen con uno de los 6 ODS relacionados con el clima”.

Estos Objetivos de Desarrollos Sostenibles (ODS) de la ONU que abordan esta materia corresponderían con los ODS 7,9,11,12,13 y 15.

Su cartera está diversificada en torno a múltiples geográficas, dado que M&G considera la emergencia climática “un problema global que debe abordarse como tal”.

Un fondo centrado en exclusiva en el desafío climático

Si bien en 2018, la gestora M&G ya apuntaba a la inversión de impacto con su primer fondo, el M&G (Lux) Positive Impact, con este vehículo se centra exclusivamente en “áreas de impacto relacionadas con el reto climático, mientras que el fondo M&G (Lux) Positive Impact tiene un mandato más amplio”.

En concreto, este fondo ‘padre’ es menos especializado ya que se expone tanto a temas climáticos como sociales.

Aunque en materia de filosofía y procesos de inversión, Somel afirma que “son los mismos”, dado que sus objetivos son “financiero y sociales”.

En el proceso de selección de activos conocido como el ‘III Framework’Inversión, Intención e Impacto-, Somel señala que, igualmente, es “idéntico” y que “está diseñado para construir un universo de inversión compuesto por empresas de calidad que presenten modelos de negocio sostenibles, con un propósito genuino de hacer el bien y donde el impacto neto es medible y abrumadoramente positivo”. 

El nuevo fondo gana un 3% este año y espera entrar dentro del ‘artículo 9’ del Reglamento de Divulgación

En su gestión activa, este fondo sostenible sigue el índice MSCI World. Una elección que Somel asegura que es “el resultado de una consulta con los clientes» y de su «genuina convicción de que un fondo como este es capaz de superar a un índice de referencia tradicional a largo plazo”.

Todo ello, gracias a “una diversificación equilibrada y al creciente viento de cola para cuestiones climáticas que hemos experimentado en las últimas décadas”, concluye. 

Del mismo modo, en lo relativo a ratings de sostenibilidad, aunque el instrumento de M&G acaba de recibir la calificación de 3 estrellas de Square Mile y cuenta con una calificación de sostenibilidad de cinco globos de Mornigstar, Somel destaca que están “trabajando en distintos procesos para otros sellos europeos”.

Además, de este punto, la gestora cuenta con que, muy pronto, el fondo sea apto conforme al artículo 9 del próximo Reglamento de Divulgación de Sostenibilidad (SFDR), el cual entrará en vigor el próximo 10 de marzo.

En lo que respecta a su rendimiento, si bien este fondo arrancó su andadura el pasado 12 noviembre y aún no cuenta con partícipes para que sea fiscalmente traspasable, Somel destaca que desde entonces ha generado alrededor de un 11% de rentabilidad y en lo que va de año casi un 3%.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad