España, en el ‘top ten’ de los bonos verdes

Con colocaciones valoradas en más de 34.000 millones de dólares, es el quinto país europeo por volumen histórico acumulado

Mapa europeo. Foto de la British Library en Unsplash

España parte de una buena posición para enfrentarse a un año que se espera que sea nuevamente histórico en emisiones de deuda verde y sostenible.

De acuerdo con los datos de Climate Bonds, en 2020, España fue el noveno país del mundo en volumen de emisiones de bonos verdes, con colocaciones por 8.700 millones de dólares. El BBVA y el Banco Santander fueron los principales colocadores de deuda verde dentro del espectro de entidades españolas.

Nuestro país se quedó cerca de los niveles de Canadá (9.000 millones de dólares) y bastante por delante de Noruega, que fue el décimo, con 5.600 millones de dólares en emisiones.

El líder fue Estados Unidos, que movió más de un 51.000 millones; seguido por las dos principales economías de la zona euro –Alemania (40.200 millones) y Francia (32.100 millones).

«Francia se ha colocado en los tres primeros puestos de forma ininterrumpida desde 2017», explica Climate Bonds. «Alemania aparece en el top tres por primera vez», añade.

China, por el momento, se colocó muy lejos de las cifras de los tres primeros líderes, con colocaciones por 17.200 millones, ocupando el cuarto lugar y con los Países Bajos pisándole los talones, con emisiones valoradas en 17.000 millones.

Entre los cinco primeros de Europa

El volumen de emisiones de 2020 ayuda a que España se coloque entre los líderes del conjunto de Europa en el total de emisiones acumuladas de este tipo de deuda desde 2007.

A 31 de diciembre, nuestro país fue el quinto por colocaciones, sin que existiera apoyo ‘gubernamental’ del Tesoro, ya que la colocación del primer bono verde nacional se ha retrasado hasta otoño de este año.

Francia continuó liderando la clasificación, con 119.400 millones de dólares en emisiones acumuladas.

Los Países Bajos (44.300 millones) y España (34.300 millones) son las únicas economías dentro de la clasificación que no han contado con apoyo de sus correspondientes ‘tesoros’ para añadir ceros a sus cifras de colocaciones (véase imagen).

Alemania, con un volumen de bonos verdes de 91.800 millones de dólares, y Suecia, con 42.100 millones, completaron la lista de mayores emisores.

El mapa de las emisiones europeas. Fuente Climate Bonds

Fuerte actividad de las empresas españolas

A la espera de que España se estrene en el mercado de deuda soberana ‘verde’ -donde se esperan muchos debuts gubernamentales-, están siendo las empresas del IBEX las que están ayudando a incrementar el saldo.

Iberdrola, el Banco Santander, Caixabank, Red Eléctrica o Bankinter fueron algunos de los nombres propios que colocaron un bono verde en el mercado.

BBVA incluso fue algo más allá y probó ‘nuevas’ formas de deuda verde, con la emisión de un COCO (bono contingente convertible).

Para algunas de estas IBEX -como Caixabank, Red Eléctrica o Bankinter-, fueron las primeras colocaciones verdes de su historia; una industria que no se ha parado a pesar de la pandemia.

2020, un nuevo récord, aunque por la mínima

Aunque la COVID-19 mantuvo el mercado cerrado durante meses, la fuerte actividad en la segunda parte del ejercicio permitió a última hora batir la cifra logrado un ejercicio antes.

Según Climate Bonds, en el conjunto del año pasado se pusieron en circulación emisiones ‘verdes’ por un total de 269.500 millones de dólares; superando la cifra del año anterior al toque de campana. En 2019, el volumen alcanzó los 266.500 millones -171.400 en 2018-.

El mercado de bonos verdes acumuló en 2020 su noveno año consecutivo de avances

Con esa mejoría, el mercado de bonos verdes se apunta su noveno incremento anual consecutivo y se prevé que 2021 no rompa con esta tendencia; sino que sea un ejercicio de mucha actividad.

Además de que cada vez más empresas opten por esta vía de inversión, se prevé que muchos países inauguran las emisiones públicas.

La de España llegará, previsiblemente, en septiembre-octubre. El Tesoro lleva meses trabajando en esta primera colocación, cuyos fondos irán a cubrir parte de los Presupuestos ‘verdes’ aprobados por el Congreso a propuesta del PSOE y Unidas-Podemos.

Según explicó hace pocos días Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro, el proceso es lento porque se han de asignar todas las partidas presupuestarias a los objetivos.

Si el proceso de validación fuera muy rápido, el Tesoro podrían plantearse tantear el mercado antes del verano, pero el calendario más real es el de otoño.

Una larga lista de candidatos

Este año se anticipa que va a ser muy intenso en colocaciones y son varios los estados que tendrían entre sus objetivos debutar en este mercado entre 2021 o 2022.

Además de España o Italia, Dinamarca y el Reino Unido son otros de los nombres propios que se espera que coloquen.

Y la lista de emergentes que pueden dar el salto es muy largo: Bután, Brasil, Canadá, Colombia, Costa de Marfil, Ghana, Kenia, Perú, Uzbekistan y Vietnam están en la lista.

Las agendas verdes que se están imponiendo en Europa, como sucede con la Unión Europea o el Reino Unido, ahora entran en competencia con el proyecto climático de Joe Biden.

La nueva carrera de los Estados Unidos por subirse a la ola de la lucha contra el cambio climático y la ESG, parece que va a ser un aliciente añadido para que estas emisiones crezcan todavía más; ante un despliegue de inversiones que no se habían visto antes para tratar de sacar a las economías mundiales de su agotamiento, tras la fuerte recesión provocada por el coronavirus.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad