Energía verde y sector salud: las apuestas de las gestoras para el segundo semestre

Los expertos de Robeco, Edmond de Rothschild, Candriam, M&G, Pictet y NN avanzan sus estrategias de inversión sostenible para lo que quedan de año. Detectan que existe una ventana de compra tras las correcciones

Tras un inicio de año peor de lo esperado para ciertos sectores que contribuyen a mitigar el cambio climático, esta semana da comienzo el segundo semestre que los analistas de la industria internacional de gestión de activos anticipan cargado de oportunidades para los inversores socialmente responsables.

Los expertos de Robeco, Edmond de Rothschild AM, Candriam, M&G, Pictet AM y NN Investment Partners han avanzado a Social Investor sus estrategias de inversión sostenible para la segunda mitad del año, en la que confían en obtener buenas rentabilidades.

Y es que la recuperación económica mundial que ha seguido a la crisis del Covid-19 debería favorecer la mejora de los beneficios, especialmente en sectores cíclicos. Además, las políticas económicas se muestran favorables para las infraestructuras y lo relacionado con la economía verde.

Por todo ello, la temática de energías limpias es una de las más mencionadas por los expertos de cara a la segunda mitad del año. Dentro de esta vertical, hay muchos ángulos para aproximarse a la descarbonización.

«Con la rotación de estilo que hemos visto en el mercado en los primeros meses del año, las valoraciones relativas de muchas acciones verdes frente a las acciones de transición se han vuelto más atractivas de nuevo«, asegura Ana Gasca, directora ejecutiva para Iberia de NN Investment Partners.

En cuanto a la aproximación, el grupo Nationale-Nederlanden (con 293.000 millones de euros bajo gestión al cierre de 2020) detecta «muchas compañías ‘best in class’ buenas», pero prefiere centrarse en las ‘improvers‘ en sus fondos.

«Para evaluar los posibles retornos de la inversión futura, las métricas orientadas hacia el futuro tienen más poder predictivo que las métricas que miran hacia atrás como las de ‘best in class'», afirma Gasca.

Estas son sus apuestas

Para Candriam (140.000 millones de euros bajo gestión a marzo) la generación de energía renovable, el hidrógeno verde y las infraestructuras bajas en carbono son algunos de los sectores que más se beneficiarán de estos planes de inversión en ambos lados del Atlántico.

En el caso de Pictet (563.000 millones de euros bajo gestión a cierre de 2020) entre sus valores favoritos figuran las empresas de servicios públicos en transición del mundo fósil al futuro renovable, que han cambiado su perfil de crecimiento.

«Hace cinco años producían electricidad solo con carbón y gas y no podíamos invertir, pero a día de hoy están invirtiendo en renovables para nueva capacidad e incluso cerrando centrales térmicas en anticipación», explica Rocío Jaureguizar, especialista en inversión responsable de Pictet AM en España.

Robeco ve oportunidades en la eficiencia de la construcción, los biocombustibles avanzados o los derivados del hidrógeno

Asimismo, Robeco (176.000 millones de euros gestionados al cierre de 2020) encuentra oportunidades atractivas en otras áreas como son «la eficiencia de la construcción, los biocombustibles avanzados o los derivados a propósito del hidrógeno».

«Tampoco descartamos el regreso de las empresas energéticas tradicionales, aunque de forma muy selectiva. Creemos que su papel en la transición energética se ha subestimado mucho, lo que se refleja en unos atractivos rendimientos de flujo de caja», analiza Chris Berkouwer, gestor del fondo ‘Robeco Sustainable Stars Equity’.

Para M&G (427.000 millones de euros al cierre de 2020) la apuesta ganadora está en los «proveedores de soluciones» frente al cambio climático. Estos atraerán el capital de los inversores a medida que se despliegan los planes gubernamentales de gasto social y medioambiental y avanzan las restricciones a los emisores de carbono.

«Esta será una tendencia que durará una década, pero las empresas que contribuyen a la mitigación del cambio climático han protagonizado un comienzo de año difícil y los fundamentales se consolidarán. Ello debería ofrecer un buen punto de entrada y un contexto favorable para el segundo semestre«, argumenta John William Olsen, director de renta variable global de M&G.

¿Mejor las compañías verdes o las marrones?

Tanto las compañías consideradas ‘verdes’, como aquellas ‘marrones’, que están en transición tienen la función para lograr una economía global de cero emisiones netas para 2050. ¿Cuáles resultan más atractivas?

Olsen, que gestiona el fondo ‘M&G (Lux) Positive Impact’, de momento, opta por los activos verdes. Destaca nichos como los microcréditos, el cuidado y la educación de los niños, la economía circular y las infraestructuras.

«Para las compañías de mitigación de cambio climático es un buen punto de entrada y hay un contexto favorable para el segundo semestre»

John William Olsen, M&G

«Las empresas con un enfoque social y las firmas innovadoras centradas en la sostenibilidad presentan el mayor potencial para los inversores en este ámbito», asegura el experto de M&G.

De su lado, el responsable de carteras ESG de Candriam, David Czupryna, considera que en ambas hay oportunidades, si bien los inversores deberán seguir invirtiendo en innovación y desarrollo en determinados sectores para que puedan implementar soluciones a gran escala en determinados sectores.

«En sectores como el cemento, el acero o los fertilizantes, las soluciones bajas en carbono a escala industrial se encuentran todavía en la etapa piloto», explica Czupryna.

Respecto a la necesidad de innovación, NN IP considera que entre las acciones de transición, «la mayoría de las grandes empresas de energía todavía no está haciendo la transición lo suficientemente rápida a una economía baja en carbono. Esto limita su capacidad de beneficiarse del fuerte crecimiento continuo de energía limpia, según Gasca.

El sector salud se beneficia del impulso social

Por su parte, Edmond de Rothschild Asset Management (66.000 millones bajo gestión) identifica tres grandes temas verdes: el cambio climático, el capital humano y la sanidad.

Aunque todavía es difícil cuantificar los efectos globales de la pandemia sobre los beneficios empresariales a nivel mundial, sus analistas esperan que el sector sanitario sea relativamente resistente y, al igual que en anteriores recesiones, mantenga su condición defensiva.

«La sanidad es una temática a largo plazo que se apoya en tendencias estructurales como son el crecimiento estructural del gasto sanitario tanto en las economías desarrolladas como en las emergentes, la innovación y la visibilidad a largo plazo», explica Sébastien Senegas, responsable de Edmond de Rothschild AM para España e Italia.

La salud y los servicios de comunicación se beneficiarán del impulso de la ‘S’

Robeco

«Ante una crisis sin precedentes, los gobiernos se centran en hacer frente a la epidemia, por lo que el gasto sanitario de este año debería superar las expectativas«, argumenta Senegas.

Desde NN Investment Partners también anticipan «buenas oportunidades» para las acciones de atención médica sostenibles, tras la dualidad en el desempeño durante la crisis sanitaria.

«Ahora, con menos pacientes Covid-19 que utilizan la capacidad hospitalaria, otros cuidados médicos pueden volver a los niveles previos al coronavirus beneficiando a muchas poblaciones en el sector de los servicios de salud y la tecnología», argumenta Gasca.

Este sector gana protagonismo con la mayor importancia de la parte social, la ‘S’ en ESG. Para Robeco, las empresas con sólidos fundamentos que cuentan con las políticas sociales adecuadas se beneficiarán, como en el sector de la salud y los servicios de comunicación.

Positivos en la rentabilidad a largo plazo

En lo que va de año ha habido una mejor evolución de las áreas con mayor componente de valor, frente al peor comportamiento relativo han tenido energías limpias y medioambiente.

Con los mercados centrándose más en las características de composición superior de las acciones sostenibles, las gestoras confían en tener un buen rendimiento en lo que resta del año.

«Los últimos meses han sido un período poco común de menor rendimiento para los fondos ESG. Es normal tener un periodo de enfriamiento después de una racha tan pronunciada, pero no vemos que el apetito del mercado por la inversión ESG desaparezca repentinamente», señala Berkouwer.

De hecho, el gestor de fondos de Robeco añade que «el reciente retroceso en combinación con el creciente apoyo de las políticas indica una buena oportunidad de compra».

«El reciente retroceso y el creciente apoyo de las políticas indica una buena oportunidad de compra» en los fondos ESG

Chris Berkouwer, gestor de Robeco

Ahora bien, es en el medio y largo plazo cuando las empresas con buenas calificaciones ESG tienden a comportarse mejor, argumenta Jaureguizar, de Pictet AM.

Además, la experta recuerda que, a pesar del peor comportamiento relativo de las energías limpias tras la toma de beneficios a corto plazo por parte de los inversores, los fundamentales a largo plazo son «sólidos y cada vez más favorables».

«La rentabilidad inferior registrada durante este año se recuperará. Es probable que esta rentabilidad superior continúe durante la próxima década, impulsada por los planes de gasto de los Gobiernos, los cambios en los incentivos de la industria, las preferencias de los consumidores y la demanda de los inversores», coincide Olsen, de M&G.

«Nuestras perspectivas para nuestras estrategias de renta variable sostenible son positivas para el resto del año, tanto desde una perspectiva absoluta como relativa», zanja la responsable de inversiones de Nationale-Nederlanden, Montaña Sánchez.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad