El Tesoro agenda para septiembre-octubre la emisión del primer bono verde español

Los trabajos de certificación de la emisión, que rondará los 5.000-10.000 millones, retrasan su puesta en marcha. Recurrirá a la sindicación y contará con colocadores especializados

El primer bono verde español llegará después del verano. Foto por Lena Balk en Unsplash

Los inversores en bonos verdes todavía tendrán que esperar unos meses para poder invertir en un bono verde español. Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro, ha adelantado este viernes que el calendario más realista para la puesta en marcha de esta primera emisión es el tercer trimestre, concretamente los meses de septiembre-octubre.

San Basilio ha explicado que, a pesar de que el Tesoro estuvo trabajando en esta emisión todo 2020, las labores de certificación de los bonos verdes son complicadas, algo que, en principio, retrasará su colocación más allá del verano.

Un primer calendario menos realista es que pueda ver la luz finalmente en junio, antes del parón estival, tal como había avanzado en noviembre San Basilio a SOCIAL INVESTOR, ya que los meses de julio y agosto están descartados porque es una etapa de menor actividad.

Las labores de certificación de estos bonos requieren de trabajos adicionales

El secretario del Tesoro ha explicado que, tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2021, el Tesoro debe realizar una labor intensa con diferentes ministerios para reunir todas las partidas que financian proyectos que cumplen las características necesarias para adaptarse al modelo de los bonos verdes.

Después de ello, iniciará las labores de certificación, por lo que lo más previsible es que la emisión llegue en el tercer trimestre de este ejercicio.

Un primer bono de entre 5.000-10.000 millones

San Basilio ha retirado que los planes del Tesoro pasan por realizar una primera emisión de entre 5.000 y 10.000 millones, que será sindicada.

Para ella, aunque no ha precisado nombres, también recurrirá a alguna entidad financiera especializada en este tipo de emisiones; concretamente que ha participado en colocaciones de bonos verdes soberanos.

JPMorgan y bancos franceses como Crédit Agricole o BNP Paribas, fueron algunos de los más activos en el segmento de bonos verdes en 2020.

Aunque el Tesoro barajaba llegar a emitir hasta 15.000 millones en bonos verdes en 2021, al posponer hasta el tercer trimestre del ejercicio la puesta en circulación de la primera emisión, será difícil llegar a ese objetivo.

Si la colocación se realiza en el tercer trimestre, se realizaría solo una en 2021

«Si finalmente saliéramos en junio, se podrían producir otra emisión en la segunda mitad del año, pero si el debut se produce en el tercer trimestre, probablemente se realizará una emisión única», ha explicado en rueda de prensa al presentar los objetivos de financiación del Tesoro para este ejercicio.

Sobre los plazos, el Tesoro sigue lanzando emitir un bono a largo plazo, con vencimiento a 20 años, e ir realizando distintas emisiones, para asegurar su liquidez.

Respecto al coste, San Basilio no se ha atrevido a adelantar si el bono verde se colocará a precios más atractivos que otras emisiones de deuda pública, pero confía en que está alineado con el de la deuda y cree que la liquidez del bono es un factor muy importante en este sentido.

España no es el único país europeo que se está preparando para estrenarse en el mercado de bonos verdes este ejercicio. Italia también estaría planeando debutar.

Reducción de la cifra de emisiones

Para el conjunto del ejercicio, el Tesoro ha reducido en 100.000 millones sus objetivos de financiación iniciales; reduciendo el volumen del conjunto de 2020.

En conjunto, teniendo en cuenta las refinanciaciones, el Tesoro emitirá este año 289.138 millones de euros.

«La buena evolución de los ingresos tributarios en los últimos meses de 2020 ha permitido reducir en 10.000 millones la emisión neta prevista para 2021 sobre la cifra estimada en los Presupuestos Generales del Estado«, explica en un comunicado.

No obstante, el endeudamiento al cierre del año se mantiene en el objetivo del 118,8%.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad