El precio del carbono marca otro récord histórico

Europa propone a los estados miembros que utilicen los ingresos por la venta de derechos para compensar el aumento del precio de la electricidad

El precio del CO2, o más bien del derecho a emitirlo, marcó un nuevo récord este martes en la Unión Europea. Por primera vez, el spot se colocó en los 64,3 euros. Su encarecimiento ya es del 67 por ciento en lo que llevamos de año.

Se calcula que el ascenso del coste de los derechos de emisión están detrás de un 20 por ciento del precio de la electricidad, que continúa también aferrándose a máximos por la subida del gas, y el incremento de la demanda que está impulsando la reactivación económica.

En el último estirón del carbono, sin embargo, también se estaría notando la reactivación de la generación de energía a través de carbón, según apunta Bloomberg.

Hoy por hoy es una generación más barata en términos finalistas que el gas, pero también es más contaminante. Quienes la utilizan, por tanto, se ven obligados a comprar más derechos elevando los precios. Alemania, por ejemplo, es una de las economías que todavía mantiene numerosas plantas de carbono.

Aunque desde una perspectiva medioambiental su uso es más contaminante en este momento está beneficiando a quien, como la primera economía germana, lo utiliza como la última energía en entrar en el pool. La comparación del precio mayorista entre España y Alemania es suficiente.

Este martes, en el mercado mayorista español el precio de la electricidad alcanzaba los 189,9 euros el MWh, mientras que en Alemania era de 149,89 euros.

El verse obligadas a utilizar energía más contaminante para cubrir la demanda también está pasando a algunas empresas. En los resultados del segundo trimestre, ya se vieron las primeras alertas de beneficios, y la prolongación de la situación podría dejar un cierre de ejercicio donde los ajustes en términos de incremento del coste podrían aparecer.

Un problema con difícil solución a corto plazo

Desde algunos sectores se ha pedido a la Unión Europea que intervenga los precios del carbono con la argumentación de que sobre estos productos también operan especuladores que tratan de beneficiarse de la escalada del activo.

La UE, sin embargo, se ha mostrado muy poco inclinada a moderar el ascenso; especialmente porque su enfoque es que el encarecimiento es un aliciente para la transformación energética, que pretende liderar.

Para reforzar este argumento, la propuesta de las autoridades europeas pasa por ver el lado bueno de la subida y traducirla en ingresos.

En este sentido, en declaraciones a Bloomberg, el Comisario europeo de la Energía, Kadri Simson habría alentado a utilizar estos ingresos para mitigar el impacto de la subida de los precios energéticos en las familias más vulnerables.

“Cualquier medida, por supuesto, debe estar en consonancia con la normativa sobre ayudas de estado y las referidas al mercado interior, pero no hay un límite para la cantidad de los fondos captados con los derechos que se puedan destinar a abordar posibles impactos», señaló en declaraciones.

Portugal, por ejemplo, ya ha incluido entre sus medidas para paliar los efectos de la subida del precio de la luz los ingresos por la venta de derechos de CO2.

España ha pedido medidas armonizadas para Europa tras su polémica decisión de limitar el precio del gas en el traslado del coste de la electricidad a los precios de la factura eléctrica de los consumidores particulares, pero la Unión Europea se ha inclinado, por el momento, por avanzar que daría una serie de recomendaciones.

Simson calcula que con los ingresos generados por la venta de los derechos de carbono supera este año los 20.000 millones de euros gracias al encarecimiento de su valor.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad