El IBEX suspende en control de la corrupción

El comportamiento mejora anualmente, pero sigue siendo insuficiente. Petroleras y energéticas son las mejor posicionadas

El impacto social, medioambiental y el coste económico de la corrupción hace necesario que las grandes empresas cuenten con procedimientos para luchar contra ella y sean transparentes al proporcionar dicha información a todas las partes interesadas. Con los últimos datos disponibles, las empresas del IBEX 35 suspenden esta tarea.

En concreto, el selectivo obtiene una puntuación de 29 puntos sobre 100, según se desprende del capítulo de corrupción del informe anual ‘La información sobre Responsabilidad Social Corporativa en las empresas del Ibex 35’ referente a 2019 y presentado este jueves por el del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

El análisis muestra una «leve mejoría» de las grandes compañías españolas en esta materia en 2018, cuando obtuvieron 24 puntos, si bien sostiene que la corrupción es la dimensión que obtiene la segunda peor puntuación, solo por detrás de derechos humanos.

¿Qué se evalúa?

Dentro de corrupción se han analizado un total de 54 indicadores distribuidos en dos áreas, la debida diligencia —que engloba los procesos para identificar, prevenir, mitigar y explicar cómo abordan estos impactos negativos reales y potenciales— y la rendición de cuentas, a través de siete dimensiones.

Las empresas facilitan más información y de mayor calidad en el área de debida diligencia con un promedio de 39,62 puntos sobre 100 posibles, lo que supone un incremento significativo respecto a los 32,3 puntos registrados en 2018.

Solo 21 cuentan con una política pública específica en materia de corrupción

Así, de las 35 empresas analizadas, 21 cuentan con una política pública específica en materia de corrupción. De los 14 restantes, ninguna aporta una justificación motivada para su ausencia.

Con gran diferencia, el área de rendición de cuentas obtiene una valoración promedio de tan solo 9,68 puntos, con una mejoría prácticamente inapreciable respecto a los 8,95 puntos obtenidos en promedio en 2018.

A través de los procesos de rendición de cuentas en materia de corrupción, la empresa debería aportar información clara, sistemática y oportuna sobre los procesos de auditoría llevados a cabo, así como sobre los resultados de la gestión.

En la rendición de cuentas la valoración promedio del IBEX es un 9,68 sobre 100

En esta investigación se ha centrado en los sistemas de control, la calidad de estos y presentación de información de los resultados derivados de su aplicación. Del análisis de 13 indicadores de tres dimensiones —Auditoría externa, Auditoria de corrupción y Ley de transparencia—, se obtiene una valoración promedio de 9,68 puntos.

Ninguna de las 35 empresas presenta información satisfactoria sobre los resultados de la auditoría anticorrupción, y menos aún sobre las medidas adoptadas a consecuencia de la auditoría.

Mejor en energéticas que en financieras

Por sectores, el mejor posicionado es el de petróleo y energía —integrado por Enagás, Endesa, Iberdrola, Naturgy, Red Eléctrica y Repsol— con una valoración media de 37,45 puntos.

El sector con menor puntuación es el de servicios financieros e inmobiliarias —Banco Sabadell, Banco Santander, Bankia, BBVA, Caixabank, Inmobiliaria Colonial, Mapfre, Merlin Properties y Bankinter— con una valoración media de 23,76 puntos sobre 100.

Ranking de empresas del Ibex 35 con su puntuación en el área de corrupción. Gráfico del Observatorio RSC.

Por grupos, la hotelera Meliá es la que sale mejor parada en el ranking con la información de 2019, aunque no llega al aprobado en este control de corrupción donde obtiene un 49,8 sobre 100.

En la lado contrario, Amadeus, con apenas 6 puntos sobre 100 ocupa el último puesto de cola, justo por delante de ACS y Banco Santander.

Los riesgos de la internacionalización

En cuanto a la actuación fuera de las fronteras, llama la atención que las empresas que más presencia tienen en los países de riesgo extremo y riesgo alto en corrupción faciliten escasa información sobre cómo están afrontando estos riesgos.

El análisis les da una puntuación promedio de 22,3 sobre 100 puntos posibles. «Sería esperable que estas empresas se armasen de procedimientos de prevención y lucha contra la corrupción y comunicasen de manera efectiva cuáles son los riesgos, los procedimientos y los resultados», argumenta el informe.

Presencia de empresas del Ibex 35 en países con más riesgo de corrupción. Gráfico del Observatorio RSC.

Según los datos del Informe, que evalúa el año 2019, estas empresas con más presencia internacional en zonas de riesgo son Inditex, que está en 49 países; Amadeus, en 42; Indra, en 40; ArcelorMittal, en 34, así como Siemens Gamesa y ACS, con presencia en 29 cada una.

Empuje del regulador, pendiente de evaluación

En noviembre de 2019, la Comisión Nacional del Mercado de Valores se pronunció respecto a los casos de corrupción registrados en los últimos años e instó a las empresas a reforzar sus controles en la materia, así como a mejorar la información pública acerca de cómo se han abordado dichos casos y de la depuración de responsabilidades a nivel interno.

Después de eso, en 2020, la CNMV revisó el Código de Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas con tres recomendaciones en cuanto a la gestión anticorrupción:

  • Que la comisión de auditoría sea la encargada de supervisar el proceso de reporte de información no financiera, incluyendo la relativa a la gestión de los riesgos de corrupción
  • Que la política de control y gestión de riesgos identifique los riesgos de corrupción, entre otros otros no financieros
  • Que las políticas de sostenibilidad reflejen los “principios, compromisos, objetivos y estrategias” en relación a conductas ilegales como el soborno

Para Eduardo Soria, responsable de este análisis, el alcance de estas recomendaciones de la CNMV para que las empresas refuercen sus controles «está un poco por verse todavía».

Habrá que esperar al menos a 2030 para comparar esta información no financiera

De su lado, el director del informe y coordinador del Observatorio RSC, Orencio Vázquez, ha reconocido que es necesario fortalecer la buena gobernanza para poder avanzar a mayor velocidad contra la corrupción empresarial.

Todo esto vendrá acompañado de más estándares y regulación en la materia. A nivel europeo, una pieza clave para avanzar en esta dirección es la Directiva de Información No Financiera, que está en revisión.

A juicio de Vázquez, este progreso respecto a la información y control de las cuestiones englobadas en la Responsabilidad Social Corporativa, como la lucha contra la corrupción, será lento. No prevé que hasta 2030 tengamos información no financiera exhaustiva y homogénea para hacer comparaciones.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad