El Dorado de la financiación ligada a objetivos de sostenibilidad

Los préstamos con este perfil aumentan más de un 260 por ciento en los nueve primeros meses del año. El tercer trimestre batió las cifras de anteriores veranos

El mercado de la sostenibilidad continúa creciendo con fuerza y, a menos de tres meses para que termine el año, el que promete ser uno de los grandes ganadores es la financiación ligada a objetivos de sostenibilidad.

Este tipo de préstamos, que fijan una serie de compromisos ligados a ESG pero individuales para cada compañía están creciendo de una forma exponencial durante este año.

Hasta septiembre, la financiación ha crecido a 305.000 millones

De acuerdo con datos de Bloomberg, en los nueve primeros meses del año, el crédito con este perfil ha crecido un 263 por ciento. Los volúmenes en el tercer trimestre fueron inferiores a los del segundo, por el parón del verano, pero el apetito por este tipo de financiación también quedo reflejada en las cifras estivales.

En este sentido, se impulsó financiación por 63.000 millones de dólares, lo que es la cifra más elevada en términos históricos. Hasta el 30 de septiembre, el volumen rozó los 305.000 millones.

Un modelo flexible para las empresas

La deuda ligada a objetivos de sostenibilidad ofrece más flexibilidad a la compañías, por ejemplo, que la verde, que requiere de un proceso de verificación más amplio. La financiación puede destinarse a distintos proyectos y el compromiso de la compañía es alcanzar una serie de objetivos ESG.

Si no se cumplieran, los intereses de los créditos o de los bonos se revisarían. En España, por el momento, solo una compañía se ha atrevido a dar el paso de emitir bonos, pero son varias las empresas que ya está ligando parte de su financiación a objetivos de sostenibilidad, por lo que es una tipología utilizada.

Los expertos, por ello, son optimistas con las perspectivas de este mercado y esperan que se produzca un importante crecimiento también en nuestro mercado.

Todos los sectores

Otra ventaja de este modelo de financiación es que es extensible a todas las empresas, incluso a aquellas señaladas por ser ‘culpables’ de ser grandes emisoras de gases contaminantes.

Por ejemplo, una de las últimas que ha firmado financiación de este tipo ha sido Ford, que ha logrado líneas específicas por valor de 10.500 millones de dólares, una de las cifras más elevadas hasta el momento, de acuerdo con Bloomberg.

Algunos de los objetivos a los que la automovilística ha ligado estos préstamos son la reducción de las emisiones en fabricación o el incremento del consumo de energía renovable.

No ha sido la primera automovilística en aprovecharlo, ya que Hyundai o Volvo ya han recurrido a este tipo de préstamos.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad