El bono verde del Reino Unido marca récords en demanda e importe

Emite 10.000 millones de libras, con peticiones que superan los 100.000 millones

Una demanda diez veces mayor que la oferta. El Reino Unido ha colocado este martes 10.000 millones de libras (más de 11.650 millones de euros) de su megabono verde, su primera incursión en la deuda sostenible desde el punto de vista ambiental.

Sin embargo, la demanda superó en 10 veces la oferta, alcanzando los 100.000 millones de libras (el equivalente a 116.000 millones de euros), la más alta en este tipo de activos, según la información recogida por la agencia Reuters.

Hay que recordar que este mismo mes de septiembre, España también ha debutado en este mercado de los bonos verdes con una sobredemanda de 12 veces la oferta, en una colocación de 5.000 millones de euros. 

Sobre el activo británico ha sobrevolado la sombra del ‘greenwashing’, al ser criticado por inversores porque no sólo estaría vinculado a proyectos verdes, sino también ha tecnologías ‘híbridas’ como el hidrógeno ‘azul’, que emplea gas, y la captura de carbono. 

«El marco de bonos verdes del Reino Unido es el primero que consideramos no ser lo suficientemente ecológicos de acuerdo con nuestros estándares», aseguraba hace unos días William de Vries, director de renta variable y bonos de impacto de Triodos, en un entrevista con Bloomberg.

Ser un actor relevante en deuda sostenible

El bono se destinará a proyectos eólicos, entre otras iniciativas en renovables, pero también a rebajar las emisiones de las flotas de autobuses.

Posicionarse como uno de los principales actores en deuda sostenible es una prioridad para el Gobierno conservador de Boris Johnson de cara, sobre todo, a su papel de anfitrión en la Cumbre Mundial del Clima, la COP26 que se celebrará en noviembre en Glasgow. 

El bono británico, con vencimiento en julio de 2033, representa la mayor venta individual realizada por un emisor soberano, superando el récord anterior de 8.500 millones de euros establecido por Italia en marzo.

«Es una confirmación de que la demanda existe incluso en libras esterlinas, no solo en euros», asegura Antoine Bouvet, analista de ING, a Reuters. 

El siguiente paso

Gran Bretaña prevé una emisión global de 15.000 millones de libras en total en lo que resta de 2021. Esta primera emisión, de 10.000 millones; y una segunda, en octubre, por el importe restante. Además, este segundo tramo sería a más largo plazo, a 20 o 30 años.

En cuanto a este primer paso, los inversores internacionales representaron el 17 por ciento de la demanda, por encima del 10 por ciento habitual en estas colocaciones. El bono verde a 2033 pagará un cupón de 0.875 por ciento.

Asif Sherani, responsable de mercados de capitales de deuda de HSBC, asegura a la citada agencia que el bono británico recoge un ‘greenium’ de 2,5 puntos básicos y que el rendimiento ligeramente inferior de la oferta de bonos verdes refleja la base de inversores de este tipo de productos. 

Por su parte, Matthew Amis, director de Inversiones de Aberdeen Standard Investments, augura una positiva evolución del bono emitido este martes en el mercado secundario.

Además, el Banco de Inglaterra ha adelantado que los bonos verdes formarán parte de su programa de recompra de deuda. 

En el sindicado de esta colocación sostenible han participado Barclays, BNP Paribas, Citi, Deutsche Bank, HSBC y J.P. Morgan.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad