El Banco Sabadell se estrena en el mercado de deuda verde ‘non preferred’

La entidad que lidera César González-Bueno lanza una emisión por 500 millones que capta más del triple de demanda y rebaja el coste de las previas no sostenibles

El Banco Sabadell afronta una nueva etapa con el relevo de su consejero delegado

El Banco Sabadell está probando este martes el mercado de deuda ‘non preferred’ (no preferente) con su primera emisión verde. La colocación estaba diseñada para captar 500 millones de euros, aunque la demanda ha superado más de tres veces la oferta, al alcanzar los 1.700 millones y es válida para computar como MREL.

Es la primera emisión no preferente que realiza el banco español con esta etiqueta y las ventajas en intereses que suelen mostrar este tipo de colocaciones -el greenium- se estaría notando.

En concreto, la colocación habría salido con un spread inicial de 140-145 puntos básicos, aunque finalmente se ha vendido 115 puntos por encima del midswap, quedando por detrás de las dos emisiones no sostenibles previas de este tipo de híbrido (es un bono que se coloca por detrás de la deuda senior en orden de prelación), cuando las dos previas se colocaron a 175 puntos (vencimiento en mayo de 2024) y 155 puntos básicos (vencimiento en marzo de 2025).

La que se ha colocado durante la jornada es a siete años y cuenta con la posibilidad de cancelarse al sexto ejercicio.

En la colocación participaron el propio Banco Sabadell, Commerzbank, Bank of America, Merrill Lynch, Société Générale y Deutsche Bank.

Nueva hoja de ruta hasta 2023

Tras la incorporación de César González-Bueno como consejero delegado, el Banco Sabadell presentó a finales de mayo su plan estratégico para el periodo 2021-2023, que se apalanca sobre tres pilares.

El primero «lo constituye su posición de fortaleza y liderazgo en empresas en España, donde tiene una penetración del 40%», señala la entidad en un comunicado.

Para ello se apoyará en soluciones especializadas para acompañar a las empresas españolas en la exportación y en prestar soluciones para su desarrollo. «El objetivo será consolidar su posición y aumentar su volumen de negocio de forma eficiente, manteniendo su alta rentabilidad actual», avanza el banco.

Para ello se fundamentará en la especialización de su red, aportando soluciones y acompañando en la internacionalización de las empresas españolas y «en su programa de especialización vertical por sectores actualmente en marcha».

Asimismo, se apoyará en las capacidades de la unidad de Banca Corporativa para dar respuestas especializadas en ‘middle market’ a pymes y aprovechará las oportunidades del efecto multiplicador del crédito que se derivarán del proyecto Next Generation EU.

«La unidad de negocio de Banca de Empresas, la potencia y especialización de su red son los activos del banco más reconocidos por el mercado y serán claves para el crecimiento rentable de su negocio en España», valora el Sabadell.

Uno de los ejes de su plan es la transformación de la banca ‘retail’

El segundo eje esencial su nueva hoja de ruta será una profunda transformación de su estrategia de banca ‘retail’, con un modelo de negocio totalmente digitalizado para los procesos de préstamos al consumo, medios de pago y cuentas corrientes.

Por su parte, la comercialización de hipotecas, productos de ahorro, inversión y seguros contará con un modelo mixto de distribución, a través de canales remotos y el soporte personal de gestores especializados en oficinas.

Esta reformulación del modelo parte de la evolución de los hábitos de consumo de los clientes y la fortaleza de la red comercial de Banco Sabadell.

«Así, combinando el servicio individualizado con el  acceso 100% digital a la oferta de productos, el banco ofrecerá una  propuesta de valor diferencial, dando respuesta a la demanda actual y accediendo a un mayor número de clientes de este segmento», defiende la entidad financiera.

Para llevar adelante ese proceso, el banco está afrontando un proceso de recorte de costes, que pasa por el cierre de oficinas y la reducción de la plantilla.

Por último, el tercer pilar sobre el que se apoyará el plan es en su filial británica TSB, que basará su crecimiento en hipotecas, y se financiará con sus propios depósitos.

Estos crecimientos de volúmenes traerán consigo un impulso en el margen TSB, que contribuirá positivamente a la cuenta de resultados del Grupo y espera alcanzar un ROTE superior al 6% en 2023.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad