El activismo social exige auditorías raciales a la élite financiera norteamericana

Un 37% del capital de Citi apoya la propuesta en la junta, que también toca a otros gigantes, como Wells Fargo, Bank of America, Goldman Sachs, Morgan Stanley, JP Morgan, State Street y BlackRock

Activismo racial

El terremoto social por el movimiento ‘Black Lives Matter’ continúa más allá de las protestas que movilizaron a millones de personas por el asesinato de George Floyd en junio de 2020 y también ha sacudido a las grandes instituciones financieras de Wall Street, con una campaña promovida por el grupo inversor activista CtW.

En concreto, CtW Investment Group ha solicitado a Citi, Wells Fargo, Bank of America, Goldman Sachs, Morgan Stanley, JP Morgan, State Street y BlackRock que realicen una auditoría independiente para «identificar, priorizar y remediar los impactos adversos» de sus prácticas y políticas entre la población que no es blanca.

Los principales bancos de la industria financiera se han comprometido recientemente a apoyar el movimiento ‘Black Lives Matter’ (las vidas negras importan), aunque a juicio de los inversores activistas las promesas monetarias y los compromisos verbales por sí solos no son suficientes para abordar las disparidades raciales sistémicas del sistema financiero.

«Solicitamos que los directivos involucren a las partes interesadas clave para someterse a esta auditoría y evaluar los temas específicos que se abordarán, incluidas las organizaciones de derechos civiles, empleados, accionistas y clientes», detalla la organización.

«La única manera de abordar de manera efectiva la injusticia racial y la desigualdad económica es un estudio cuidadoso de cómo los productos y servicios de la industria han contribuido a este desequilibrio racial», sostiene la campaña.

Supone un riesgo significativo para los accionistas

En el marco de esta iniciativa de justicia racial, CtW Investment Group ha presentado las propuestas a las juntas de accionistas de estos bancos y gestoras de activos para la temporada de ‘proxy’ de 2021.

En estas propuestas, enfatiza el «riesgo significativo» que supone la desigualdad racial en el modelo de negocio y que podría tener impacto para los inversores.

Según avanzó Responsible Investor, las indicaciones de los ‘proxy’ estaban dividas en esta propuestas de auditoría racial.

Glass Lewis recomendaba el voto a favor, mientras que ISS Governance consideraba el voto en contra, al considerar que las entidades ya tomaban suficientes acciones significativas en esta materia.

Citi y JPMorgan tratan de retirarlo de la lista

De su lado, los bancos no se han tomado nada bien la campaña que cuestiona su compromiso real con las minorías y han intentado frenarlas, sin éxito.

Citigroup y JP Morgan Chase acudieron a la SEC (US Security and Exchange Comission) para que excluyera esta propuesta de sus encuentros anuales. El regulador rechazó que se frenara la votación de esta propuesta de los ‘proxy’ en las juntas.

En la de Citi, celebrada este miércoles, varios inversores significativos como los grandes fondos de pensiones estadounidenses CalPERS (California Public Employees’ Retirement System) y CalSTRS (The California State Teachers’ Retirement System) han votado a favor de la propuesta de auditoría racial, que ha recibido un apoyo del 37% del capital. Norges Bank se ha opuesto.

Este miércoles también se votó la propuesta en Wells Fargo, pero aún no han trascendido los resultados. En el caso de Bank of America, esta propuesta fue apoyada por un 25% de los accionistas en la junta general de accionistas celebrada el 15 de abril.

Se votará en las próximas juntas

Las propuestas en BlackRock y Morgan Stanley se retiraron de los puntos del día después de que ambas acordaran realizar una revisión de diversidad.

En las próximas semanas se someterá a votación en JP Morgan & Chase, Goldman Sachs y State Street.

El consejero delegado de JP Morgan, Jamie Damon, señaló que una auditoría racial sería «una completa pérdida de tiempo y dinero». Según los cálculos de CtW el coste de una auditoría con expertos independientes de diferentes perfiles profesionales oscilaría entre 0,5 y 1 millón de dólares.

JP Morgan ya gasta más de 75 millones en honorarios de auditoría en general, según los activistas, que consideran que «una auditoría de esta naturaleza sería una inversión inteligente para asegurar a los accionistas que está abordando adecuadamente los riesgos de reputación«.

De momento, el grupo inversor ha pedido encarecidamente esta semana el apoyo de todos los accionistas de JP Morgan a favor de la propuesta para la próxima junta , que se celebrará el 18 de mayo.

¿Quién está detrás de esta campaña?

CtW fue fundado en 2006 y trabaja con fondos de pensiones patrocinados por sindicatos afiliados a Change to Win, una federación de sindicatos que representa a 5 millones de miembros.

Su objetivo es «mejorar la rentabilidad de los accionistas a largo plazo mediante la propiedad activa». Para esta misión, los miembros de CtW gestionan planes de pensiones por más de 250.000 millones de dólares.

CtW se ha aliado con el sindicato SEIU para esta campaña

CtW denuncia que la industria financiera «ha desempeñado un papel fundamental en la perpetuación de la distribución desigual de la riqueza entre las comunidades de color», que han enfrentado décadas de discriminación como resultado de las políticas y prácticas racistas.

Para llevar a cabo esta acción en la industria financiera estadounidense, además, se ha aliado con SEIU (Service Employees International Union), un sindicato americano que representa a casi 2 millones de trabajadores en Estados Unidos y Canadá.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad