Cinco tendencias en inversión sostenible

La inversión sostenible y responsable evoluciona marcada por los avances regulatorios. Un aluvión normativo que va a continuar

En los 10 últimos años que se lleva celebrando la Semana ISR hemos podido comprobar que la inversión sostenible se ha convertido en un catalizador para contribuir a acelerar los cambios y afrontar los desafíos sociales, medioambientales y económicos que tenemos como humanidad, en un momento trascendental para reducir el impacto del cambio climático y cumplir con la Agenda 2030.

Por eso, cuando desde Spainsif, la Asociación Española de Inversión Sostenible, nos propusimos diseñar la décima edición de la Semana ISR, queríamos analizar la contribución de este tipo de inversión en la economía y en la sociedad poniendo el foco en  cinco temáticas significativas:

  1. Los criterios ESG en los planes de pensiones de empleo
  2. La inversión indexada sostenible
  3. Los bonos sostenibles
  4. La sostenibilidad en el asesoramiento financiero
  5. La Agenda 2030 en la inversión sostenible: ODS 2.0.

En este contexto de cambio impulsado por el impacto del Covid-19 se ha producido una transformación de los mercados, un aumento en la demanda de los productos ESG y un crecimiento de la inversión sostenible, que según diferentes informes, como el último estudio ‘La Inversión Sostenible y Responsable en España 2020’, que elaboramos desde Spainsif, concluía que la inversión sostenible había crecido en España un 36% en 2019, alcanzando la cifra de 285.454 millones de euros gestionado.

«Nos encontramos ante un inversor que ha cambiado sus preferencias, cada vez más concienciado»

Inmersos en un ecosistema económico, empresarial y social centrado en la sostenibilidad, nos encontramos ante un inversor que ha cambiado sus preferencias, cada vez más concienciado e implicado con la protección del medio ambiente, el cambio climático y los impactos sociales, cuyo objetivo es canalizar sus inversiones hacia proyectos verdes y sociales buscando el impacto correspondiente.

Por todo ello, la demanda de productos de inversión se encuentra en un punto de inflexión, aumentando de forma creciente, por ejemplo, la inversión indexada sostenible con la que se puede obtener igual o mayor performance que la inversión convencional, de acuerdo con distintos estudios académicos, como destacó Fernando Gómez-Bezáres, catedrático de Finanzas de Deusto Business School en una de las sesiones de la Semana de la ISR de Spainsif.

Hay que destacar, dentro de las temáticas que se trataron durante la gira de referencia de la inversión sostenible en España, las menciones al binomio innovación del mercado y avances regulatorios a nivel europeo -como el Reglamento de Divulgación en materia de finanzas sostenibles de la UE (​SFDR, por sus siglas en inglés)-, que están siendo los motores del cambio junto con la demanda institucional y retail.

Como realidad que hemos podido contrastar en estas jornadas, se puso de relieve que el sector de la gestión de activos ha madurado desde el punto de vista de la demanda ESG, pero también desde la oferta, donde encontramos una amplia gama de productos ISR, partiendo de los tradicionales fondos ESG hasta los bonos sostenibles, verdes o sociales.

En este momento, la inversión sostenible y responsable evoluciona marcada por los avances regulatorios en finanzas sostenibles, aluvión normativo que va a continuar y para lo que la industria del asesoramiento financiero se tiene que adaptar.

Además, hay que destacar la importancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en las cuestiones ESG, como referencias cuantificables y medibles de la inversión de impacto, y su papel transformador en la sociedad.

Como conclusión destacable de las jornadas, es de especial relevancia mencionar que la sostenibilidad se ha convertido en un elemento inherente e indisociable a la propia inversión y al propio concepto de inversión a medio y largo plazo, y que las inversiones ESG seguirán ganando relevancia e influencia.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad