CFA Institute promueve un estándar global de divulgación ESG para productos financieros

Publicará en noviembre una versión final de su norma voluntaria, que difiere del Reglamento SFDR en su ámbito de aplicación, ya que se circunscribiría a los productos y no a las gestoras

La regulación financiera de la información ESG avanza a diferente ritmo en cada región, lo que no ayuda a los inversores con perspectiva mundial. Por ello, CFA Institute se ha propuesto la creación de un estándar global con el que comparar los productos financieros en relación a sus características de sostenibilidad, sin importar la regulación a la que estén sometidos.

Con el objetivo de brindar una mayor transparencia y comparabilidad para los inversores, la asociación de inversores profesionales trabaja en impulsar un estándar de divulgación ESG (ambiental, social y de buena gobernanza, por sus siglas en inglés) al que se pueden adherirse de forma voluntaria los gestores de activos de todo el mundo.

No es la primera vez que CFA Institute emprende una tarea de estas dimensiones para generar impacto en la homogeneización de la industria financiera.

Y es que la asociación está detrás de los ‘Global Investment Performance Standards’ (GIPS), unas normas voluntarias que guían a las firmas de inversión a la hora de presentar sus resultados y rendimientos de sus inversiones, lanzadas en 1999 y con gran penetración en la industria.

En 2019, CFA Institute comenzó a explorar la necesidad de un estándar frente a los problemas de integridad del mercado en la descripción y comprensión de la inversión con productos con criterios ESG. Entonces, se decidió por llevar a cabo una investigación entre los expertos de la industria en diferentes geografías.

Los resultados indicaron que la opinión generalizada es que «existe la necesidad de tal estándar y que CFA Institute es la organización adecuada para abordar esa necesidad dada su experiencia y reconocimiento en la industria de inversiones como un creador de estándares globales», asegura la asociación.

Un comité de expertos voluntarios

Para el desarrollo de estos estándares sostenibles, CFA creó en enero de 2020 un Comité Técnico ESG voluntario formado por cerca de una veintena de expertos del sector financiero, entre los que se incluyen gestores estadounidenses, europeos, asiáticos, australianos y africanos.

El comité acaba de publicar este mes un borrador del proyecto con la exposición sobre los principios, requisitos y recomendaciones de la norma, que ha tenido en cuenta el desarrollo normativo europeo.

El borrador ha visto la luz este mes

Entre los miembros del Comité que dirige el proyecto están representadas firmas como UBS, Macquarie Investment Management, BNP Paribas Wealth Management, Mirova, Addenda Capital y NN Investment Partners.

Además, participa Linda Elling Lee, responsable global de investigación ESG del proveedor de datos MSCI, y Toby Belsom, director de prácticas de inversión de los Principios para Inversión Responsable (PRI), promovidos por las Naciones Unidas.

¿Qué proponen?

Las normas consistirían en requisitos fundamentales y de divulgación para productos de inversión con sus funciones relacionadas con ESG, procedimientos para el examen independiente de divulgaciones, y una clasificación de las características relacionadas con ESG según las necesidades del inversor.

Uno de los aspectos más interesantes es que la gestora debe contar con un tercero independiente examine el ESG de sus productos para incluir esa información.

¿De qué forma? Respecto a la información del examen independiente, CFA Institute prevé publicar en julio un borrador de exposición con los procedimientos propuestos.

Los gestores pueden decidir el nivel de detalle

Entre las propuestas del borrador, consultado por SOCIAL INVESTOR, destaca que los gestores pueden decidir el «nivel de detalle y el formato» con el que quieren ofrecer la información divulgada.

Asimismo, la asociación asegura que los estándares no entrarán en conflicto ni se superpondrán con las reglas de nomenclatura, los programas de etiquetado y los sistemas de clasificación existentes.

Estos requisitos de información se adaptarán a estrategias de inversión activas y pasivas, así como a las diferentes estrategias de ESG, como la exclusión, la integración o el enfoque de impacto.

Además, el estándar prevé adaptarse a toda clase de activos, desde acciones y bonos hasta deuda privada, infraestructura, activos inmobiliarios, incluyendo la deuda.

Diferencias con SFDR

En cuanto al alcance de las divulgaciones, CFA Institue destaca tres diferencias clave de su propuesta de estándares respecto al Reglamento SFDR europeo.

La primera diferencia es que las directrices europeas requieren revelaciones a nivel de entidad y a nivel de producto, mientras que las normas impulsadas por CFA solo requieren divulgación a nivel de producto.

En segundo lugar, SFDR tiene requisitos de divulgación relacionados con la estrategia de un producto de inversión e informes periódicos, mientras que estos estándares cubren solo la estrategia de un producto de inversión.

Deja abierta la puerta a una publicación periódica

No obstante, en el borrador publicado CFA Institute deja abierta la puerta a que esta información se publique de forma periódica en el futuro «si hay demanda del mercado».

En tercer lugar, el ámbito de aplicación del Reglamento de Divulgación se extiende a los documentos precontractuales y sitios web de las firmas de inversión; mientras que los estándares de CFA solo requieren un tipo de divulgaciones, que se pueden proporcionar a los inversores de múltiples formas.

La versión final se espera en noviembre

Este documento se encuentra en fase de consulta en la que personas y organizaciones de distinta índole —tanto gestoras de activos como asesores financieros, miembros de reguladores o proveedores de datos— pueden remitir sus comentarios, a través de un formulario, hasta el próximo 14 de julio.

Estos comentarios públicos ayudarán a dar forma a la versión final de la ‘Norma de los Estándares de Divulgación de ESG del CFA Institute’, que se espera que se publique en noviembre de 2021.

Durante el desarrollo del borrador, se han mapeado los requisitos del Reglamento europeo sobre divulgaciones relacionadas con la sostenibilidad en el sector de servicios financiero (SFDR) y el proyecto de RTS, de normas técnicas de reglamentación emitido por el Comité Conjunto de la Autoridades Europeas de Supervisión.

«El propósito de la Norma es proporcionar una mayor transparencia y comparabilidad para inversores al permitir que los administradores de activos comuniquen claramente las características relacionadas con los ESG de sus productos de inversión», señala el organismo.

En este sentido, CFA aclara que no busca definir qué constituye un producto sostenible o una estrategia de inversión ESG ni pretende determinar si un enfoque de inversión relacionado con ESG es más consistente que otro».

No busca definir qué es ESG, solo establecer cómo divulgar la información

«Más bien, el estándar establecerá los requisitos de divulgación para que los inversores puedan comprender más fácilmente las características que ofrece un determinado producto de inversión y hacer comparaciones entre productos de inversión», especifica CFA Institute.

Asociación con impacto global

Uno de los puntos fuertes que avalan esta iniciativa es la gran penetración de la organización CFA a nivel global, con presencia en 162 países y más de 178.000 profesionales con esta acreditación en activo.

Según los datos de CFA Institute, que ofrece formación financiera desde hace más de 70 años, sus miembros están empleados en más de 25.000 firmas a nivel global.

Asimismo, hay que tener el cuenta la experiencia del organismo como proveedor de los estándares GIPS, que utilizan 24 de las 25 mayores gestoras del mundo.

Su éxito radica en que les facilitan hacer negocios en varios países, ahorrándoles el tiempo de tener que aplicar diferentes medidas de cálculo de rendimiento para presentaciones de inversión según la ubicación de los clientes.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad