Asia ‘se hace fuerte’ en las carteras: estas son las cartas que puede jugar el inversor ESG

Los inversores institucionales intensifican las campañas de 'engagement' en la región, donde solo 5 compañías energéticas emiten tanto CO2 como toda España

La creciente influencia de Asia en la economía mundial, patente con la pandemia del Covid-19, ha convertido la región en imprescindible en las carteras de los inversores globales. Sin embargo, los mercados de China y otros países presentan claroscuros en cuestiones ambientales, sociales y de buena gobernanza.

Por esta razón, los inversores institucionales han intensificado las campañas de ‘engagement’ en la región, en coordinación con la red Asia Investor Group on Climate Change (AIGCC) y de forma complementaria a la iniciativa global Climate Action 100+.

Esta semana, un grupo de 13 inversores institucionales —entre los que se incluyen Amundi, BNP Paribas Asset Management, Fidelity y JP Morgan Asset Management— con más de 8,8 billones de dólares bajo gestión han comenzado una campaña con cinco compañías energéticas asiáticas que emiten tanto CO2 como toda España.

Los inversores tratarán de realizar una agenda con objetivos con China Resources Power Holdings (China), CLP Holdings (Hong Kong), Chubu Electric Power Co. (Japón), Electric Power Development Co. J-POWER (Japón ) y Tenaga Nasional Berhad (Malasia). Las cinco emitieron colectivamente aproximadamente 285 millones de toneladas de CO2 en 2019.

El foco en este sector no es casual. Las empresas de servicios públicos asiáticos son responsables del 23% de las emisiones totales de carbono del mundo. La edad promedio de las centrales eléctricas de carbón en Asia es de 13 años, si bien la vida media es de 40 años.

En esta región una transición justa en el proceso de descarbonización es crucial en cuanto que la región produce y consume más del 65% del carbón térmico mundial para la generación de energía, según los datos de AIGG.

«Este nuevo programa complementará el esfuerzo de participación actual de Climate Action 100+ en Asia y ayudará a los inversores a aumentar la eficacia de su trabajo con las empresas de servicios públicos asiáticos para gestionar y mitigar el riesgo climático», explicó directora ejecutiva de AIGCC, Rebecca Mikula-Wright.

De su lado, Suvir Mukhi, codirector de Income Partners Asset Management —que también participa en la campaña— ha mostrado su confianza en «tener discusiones fructíferas con las empresas seleccionadas, que con suerte, serán un ejemplo a seguir para otros en la región».

Cabe destacar que firmas como Fidelity ya han llevado a cabo otras campañas de ‘engagement’ en la región con éxito.

En los últimos dos años ha mantenido un diálogo sobre ESG con la gigante de la logística ZTO Express, que se ha convertido en la primera de China en publicar informes de sostenibilidad independientes.

«Cuando los líderes del mercado establecen como prioridad en el uso de cajas biodegradables o camiones de bajo consumo de combustible, eso impulsa a otros jugadores en una industria competitiva«, explicó Terence Tsai, analista de acciones de Fidelity International.

Por esto es importante que el foco de estas campañas de acción de los inversores vayan dirigidas a líderes del sector. «Sentimos que podemos involucrar a toda la industria consiguiendo que un líder del mercado dé el primer paso», añadió Tsai.

Se espera más información ESG para final del año

El gigante asiático ya ha comenzado a allanar el camino hacia la regulación financiera verde. Se espera que a finales de este año China lance un Catálogo de Clasificación Compartida China-UE concerniente a las finanzas verdes.

Asimismo, el Banco Popular de China ha intensificando sus esfuerzos para lograr estandarizar los requisitos obligatorios de divulgación ambiental.

El banco central del gigante asiático establecerá un sistema de divulgación de información obligatoria en materia climática

El banco central establecerá un sistema de divulgación de información obligatoria, a través del cual las instituciones financieras reportarán los riesgos climáticos y ambientales, además de promover la contabilidad de carbono por parte de las instituciones financieras.

Esto ayudará a mejorar la disponibilidad y precisión de los datos ESG sobre empresas y activos financieros chinos y facilitará la participación de inversores extranjeros en el mercado financiero verde del país.

Atractivo por la alta rentabilidad

Es un hecho que las autoridades chinas están abriendo más sus mercados financieros a los inversores. Como resultado, estos son cada vez más amplios y profundos. Además, en la próxima década se espera que los activos asiáticos estén entre los más rentables.

Según las previsiones de Pictet, los bonos ‘high yield’ de la zona ofrecerán un retorno anualizado del 5,7%, frente al 3,1% de esta categoría a nivel global. En los bonos con grado de inversión avanzan un 4% de retorno anual en Asia frente al 2,2% global.

En cuanto a la renta variable, el pronóstico para el MSCI World y las acciones estadounidenses es del 5,7%, mientras que se espera que las acciones chinas ganen una media del 7,2%, en línea con las previsiones para las acciones de Asia excluyendo Japón.

Los activos chinos están destinados a convertirse en una importante fuente de ingresos para las carteras multiactivos

Pictet

«Los activos chinos se han vuelto inevitables y están destinados a convertirse en una importante fuente de ingresos para las carteras multiactivos y en las asignaciones estratégicas», argumentan Christophe Donay y César Pérez Ruiz, expertos de Pictet.

En su informe de previsiones para la década aseguran que el buen desempeño de las acciones chinas está lejos de acabarse en tanto que la economía mundial va dando más peso a las compañías chinas y asiáticas, que desafían cada vez más a sus homólogas de mercados desarrollados a nivel local y global.

Otras gestoras europeas como UBS AM también confían en el potencial y las oportunidades brindadas por el mercado chino. «Se trata de un área estratégica para nosotros», aseguraba hace unos días Álvaro Cabeza, responsable de UBS Asset Management España, después de que su fondo ‘UBS China Fixed Income (RMB)’ superara los 2.000 millones de dólares en activos bajo gestión.

El escenario central que baraja Pictet es que el PIB de China crezca un 4,6% anual, a un ritmo solo por detrás del 6,6% que pronostica para India. El crecimiento en Estados Unidos y la Zona Euro irá a menos de la mitad de velocidad, con un 1,9% y un 1,5%, respectivamente.

A pesar de los claroscuros, los grandes inversores tendrán que seguir empujando por la buena senda. Porque si algo parece evidente es que los inversores en cambio climático no pueden permitirse ignorar la región asiática, ni el mercado chino.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad