Arranca la colocación del primer bono verde español

La emisión rondará los 5.000 millones y se realizará a 20 años. Se podría cerrar este martes

Arranca la primera colocación de bonos verdes del Tesoro español. De acuerdo con Bloomberg, Economía habría dado mandato a los dos grandes bancos españoles -el Santander y BBVA– y a otras entidades financieras extranjeras como Barclays, Credit Agricole CIB, Deutsche Bank y J.P. Morgan para que arrancaran la emisión.

Todas las entidades que participan en las colocaciones de deuda española serán invitadas al sindicato.

La colocación podría cerrarse esta misma semana -este martes- si las condiciones del mercado acompañan y la intención sería poner en el mercado un primer tramo de 5.000 millones de euros, a 20 años. La fecha no está confirmada, no obstante, y la agencia de noticias estadounidense cita a fuentes conocedoras.

El Tesoro publicó el julio el marco de emisión para esta colocación, con la que se financiarán proyectos sostenibles. Las expectativas para la colocación de la deuda española eran muy positivas y la industria auguraba que la colocación lograría una elevada demanda, como ya ha sucedido en las colocaciones de otros bonos soberanos.

El debut, si finalmente se cierra esta semana, sería el primero de una serie de emisiones de deuda verde que están pendientes -entre ellas la del Reino Unido-.

Alemania también estaría trabajando en una nueva emisión, aunque a 10 años. Francia e Italia ya han puesto en circulación bonos verdes soberanos este ejercicio, por lo que con el debut de la deuda española, todas las principales economías de la zona euro ya contarían con bonos verdes emitidos.

La ventaja de los intereses

Además de que la deuda verde cuenta con ventaja en lo que se refiere a tipos de interés, también permite a los vendedores diversificar su base de inversores.

Si bien los tipos de interés continúan cerca de mínimos históricos, el cambio en las expectativas de inflación ha pasado factura a los intereses de la deuda.

La de la deuda pública española -tomando de referencia el bono a 10 años- cotiza en estos momentos a niveles del mes de julio, en la zona del 0,33%-, pero lejos de los tipos negativos a los que caía el pasado diciembre.

Los inversores están pidiendo a los emisores de deuda verde plazos más cortos que a 20 años, pero el Tesoro podría realizar futuras colocaciones de este mismo bono a distintos plazos que el actual.

De hecho, si finalmente se colocan 5.000 millones, España todavía contaría con margen para poder colocar nuevos tramos sin tener que lanzar otro bono verde, ya que en el documento marco para la emisión inaugural se contabilizaron más de 13.000 millones en proyectos.

Oficialmente, el Tesoro no ha anunciado que este martes se vaya a colocar el bono verde. Por el momento, el calendario oficial solo contempla colocar deuda a largo plazo el próximo 16 de septiembre y para este martes 7 de septiembre solo está previsto colocar letras.

En concreto, según ha especificado en los objetivos de emisión para esta semana, pretende captar entre 4.500 y 5.500 millones en letras este martes.

Nueva etapa con Carlos Cuerpo al frente

El Tesoro ha nombrado a Carlos Cuerpo, anterior director general de Análisis Macroeconómico en el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital nuevo secretario general del Tesoro y Financiación Internacional de España, en sustitución de Carlos San Basilio.

Cuerpo es licenciado en Economía por la Universidad de Extremadura, Doctor en Economía por la Universidad Autónoma de Madrid y máster por la London School of Economics. Ingresó por oposición en el Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado en 2008.

El nuevo jefe del Tesoro era parte del equipo de Escrivá en la AIReF

Desde entonces y hasta 2011 fue analista económico de la Dirección General de Análisis Macroeconómico y Economía Internacional en el Ministerio de Economía y Competitividad. Entre 2011 y 2014, Cuerpo trabajó como experto nacional en la dirección general de Asuntos Económicos y Financieros en la Comisión Europea.

Desde 2014 y hasta 2020 desempeñó su actividad profesional en la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), primero como subdirector de Endeudamiento Público y después como director de la División de Análisis Económico.

Durante dicho periodo coincidió con el actual ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad