América Latina se apunta al ‘boom’ de los bonos verdes

Colombia avanza que se estrenará como emisor en 2021, después del protagonismo de Chile el año pasado

Colombia se suma al mercado de emisiones 'green'. Foto por Flavia Carpio en Unsplash

Latinoamérica avanza en el segmento de bonos verdes. Aunque el año pasado fue Chile la economía protagonista por volumen de emisiones, otros países ya están confirmando que tienen la intención de poner en marcha sus emisiones, como Colombia.

De acuerdo con ‘Bloomberg’, el Gobierno colombiano espera poder debutar a lo largo del segundo semestre de este año en este mercado. Estaría estudiando una emisión por unos dos millones de pesos (575 millones de dólares), pero que sería solo la primera, porque su intención es continuar poniendo en circulación más bonos con este perfil.

De acuerdo con Cesar Arias, director de crédito público de Colombia, el Gobierno utilizaría estos fondos para financiar proyectos de energía renovable, la compra de flotas de vehículos eficientes y en proyectos que luchan deforestación, explicó en una entrevista a la agencia.

Los fondos se destinarán a proyectos de energía renovable o de lucha contra la deforestación

Igual que el Tesoro español, la intención de Colombia, es poner en circulación bonos verdes con un vencimiento aproximado de veinte años.

“Colombia ha priorizado el mercado local para el desarrollo de su estrategia de emisión de bonos verdes que es un poco diferente al enfoque que ha adoptado otros emisores soberanos”, explicó Arias.

El bono social, doce meses más tarde

Los planes de Colombia en materia de deuda sostenible, sin embargo, no se terminan en los bonos verdes. El Ministerio de Finanzas del país estaría trabajando con el objetivo de poner en circulación un bono social en 2022.

Para el lanzamiento de la deuda sostenible, Colombia ha contratado a asesores externos con el objetivo de dar garantías a los inversores de que de los ingresos se utilizarán adecuadamente para financiar proyectos que se adaptan a las normas ESG.

En el caso de los bonos verdes, Colombia ha descartado realizar una macroemisión, tras la experiencia previa de otros países, que habrían optado por esta vía, y luego habrían tenido problemas para encontrar proyectos que se adaptaran al perfil exigible para estas inversiones,

El país, además, espera ser activo en materia de colocaciones este año, después del fuerte golpe económico sufrido en 2020, con la recesión más profunda de su historia, y también ante la expectativa de que las expectativas de una mayor inflación en Estados Unidos -Latinoamérica es muy sensible a la evolución de los bonos norteamericanos-, pueda encarecer el coste de financiación.

Otra estrategia para protegerse es realizar colocaciones en moneda local, de manera que la evolución de otras divisas, especialmente el dólar, no complique la gestión financiera del país.

Un año con un fuerte volumen de emisiones

Las expectativas para el mercado de bonos sostenibles son muy optimistas. Algunos analistas han anticipado que la cifra de emisiones en 2021 podría acercarse al medio billón de dólares. Sería una cifra récord.

Hasta el momento, Europa ha estado liderando el volumen de emisiones, pero las emisiones en dólares ya comienzan a ganar terreno y también los bancos estadounidenses.

JPMorgan fue la entidad líder el año pasado, desbancando a los bancos galos, que son los que cuentan con una mayor tradición en emisiones de deuda verde.

En España, en una entrevista con SOCIAL INVESTOR, Bolsas y Mercados Españoles (BME) adelantó que esperaba que sectores como el energético, el financiero o el de infraestructuras se convirtieran en los motores del mercado en este tipo de bonos este año.

El gestor de las bolsas españolas, ahora perteneciente al grupo SIX, está trabajando para que las compañías nacionales emitan en nuestro país y no en otras geografías, como Irlanda.

Luxemburgo también está trabajando para captar emisiones de deuda sostenible.

No solo los gobiernos latinoamericanos están progresando en bonos verdes, también las entidades financieras. Uno de los principales bancos de Brasil –Bradesco– se ha estrenado recientemente con una emisión de deuda ligada a objetivos de sostenibilidad, que ha colocado entre inversores privados.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad