Alphabet, la acción que más gusta a los ‘megafondos’ ESG

La acción de la matriz de Google está presente en las carteras de doce de los veinte fondos sostenibles de renta variable con más volumen. El buen desempeño de las tecnológicas en bolsa en 2020 ha influido en la ventaja de los fondos ESG

No todos los fondos ESG son iguales, aunque muchos invierten parecido. Las acciones de Alphabet, la matriz de Google, son la apuesta en la que más coinciden los grandes fondos sostenibles de renta variable. Al menos, es el valor que más se repite: está en el 60% de las carteras de los ‘megafondos’ sostenibles de más volumen.

En el análisis de los 20 mayores fondos de renta variable que invierten bajo criterios ambientales, sociales y de buena gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) a nivel global, las acciones de este gigante de Internet aparecen en doce ocasiones.

Esta selección de productos suma más de 150.000 millones de dólares (123.000 millones de euros) y su patrimonio representa un 13% del universo de fondos de bolsa ESG al cierre del 2020, según un análisis de MSCI.

El ‘rating’ ESG de Alphabet es intermedio entre las compañías de la industria de medios y servicios en que se clasifica. Tiene un ‘BBB’ según MSCI, que degradó su calificación desde ‘AA’ en noviembre de 2020 y señala su posición rezagada en cuestiones de gobierno corporativo.

A pesar de la alta frecuencia con la que aparece Alphabet cabe precisar que el peso medio que supone en las carteras de los 12 fondos analizados es del 1,93%, con un máximo del 4,6% de concentración y un mínimo de 1,12%.

Entre las compañías en que invierten estos fondos con más frecuencia llama la atención que el 50% cuenta en su cartera con acciones de Ecolab y Termo Fisher, también estadounidenses.

La mitad de los 20 fondos tienen acciones de Ecolab y Termo Fisher

El peso medio de Ecolab, una corporación especializada en los sistemas de tratamiento e higiene de agua, es el 3,5% en estos fondos. Su ‘rating’ ESG es el más alto: ‘AAA’ en MSCI. El proveedor de datos destaca su buen desempeño en cuanto a emisiones de carbono, estrés hídrico, oportunidades de energía limpia y residuos.

De su lado, la empresa de desarrollo de productos de biotecnología resultante de la fusión de Thermo Electron y Fisher Scientific cuenta con una nota ‘BBB‘, lo que indica un desempeño medio en ESG. Entre los puntos de mejora están el desarrollo de capital humano y la seguridad de los productos. Termo Fisher representa el 1,9% de media en esta selección de fondos, aunque en algunos pesaba hasta un 4,4% a cierre del 2020.

Microsoft pesa un promedio del 5% en estos fondos

Si ponemos el foco en las acciones que más peso tienen en estas carteras resulta que las favoritas son Apple y Microsoft, que suponen más del 5% de la inversión en bolsa de los fondos en los que aparecen.

En el caso del fabricante del iPhone, su peso medio es del 5,68% en los 7 fondos en que se repite, si bien algunos elevan su exposición hasta el 7,56%. La compañía que dirige Tim Cook tiene una valoración ESG intermedia, de ‘BBB’ por MSCI, que apunta a un retraso en el comportamiento corporativo en cuestiones como fraude, corrupción o prácticas anticompetitivas.

Los valores de la tecnológica con sede en Redmond están presentes en 9 fondos. Microsoft está calificada en ESG con ‘AAA’, lo que supone una posición de liderazgo en el 3% de las 144 compañías de ‘software’ que evalúa MSCI.

En el ‘top’ de acciones con consenso para mantener de los ‘gigantes’ de bolsa ESG también figuran la química Linde Public Limited Company (‘A’) y las compañía de soluciones médicas Danaher Corporation (‘BBB’) y Agilent Technologies (‘AA’) con 9 apariciones cada una, en línea con Microsoft.

Tecnología de la información es el sector favorito

Por sectores, las compañías de tecnología de la información representaron la asignación más grande en la mayoría de los fondos, con un peso casi nulo de acciones del sector de la energía a cierre del año anterior.

«Esta exposición al sector fue uno de los factores clave detrás del rendimiento superior a corto plazo de muchos fondos ESG en comparación con sus pares no ESG, ya que las acciones de tecnología se recuperaron en 2020 mientras que las de energía cayeron», explica Rumi Mahmood, analista ESG de MSCI.

Descomposición por sectores de las carteras de los 20 mayores fondos ESG de bolsa. Imagen de MSCI ESG.

Dentro de la tecnología de la información, la mayoría de los fondos en los que se agrupa la mayor exposición corresponde a ‘software’ y servicios y a semiconductores. Este posicionamiento, claramente ha influido en la buena rentabilidad obtenida por los fondos ESG en 2020.

En este sentido, en el último año el índice ‘MSCI World Software & Services’ subió un 38,7% y el ‘MSCI World Semiconductors and Semiconductor Equipment Index’ ascendió un 46,7% en 2020, siendo los dos subsectores con más avance dentro del tecnológico.

La oferta es enorme

Según los datos de MSCI, hay registrados más de 6.600 productos de inversión colectiva sostenible en el mundo. El volumen en fondos sostenibles acaba de superar la barrera de los 2 billones de dólares.

Algo más de la mitad corresponde a fondos de renta variable, con 3.582 fondos que varían por sus aproximaciones y su estilo de inversión.

En el top 20 de fondos de renta variable seleccionados hay 11 fondos de gestión activa, que suponen el 50% del patrimonio bajo gestión. De los 9 restantes, 4 son fondos basados en índices y 5 fondos cotizados (ETF) de gestión pasiva.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad