Con la colaboración de

Reino Unido marca perfil propio en finanzas verdes tras el Brexit

Pone en marcha un 'hub' especializado que espera tener en marcha el próximo abril

Optimizar la toma de decisiones para contribuir a un plantea más sostenible. Ese es el objetivo de la nueva iniciativa ‘verde’ que lidera Reino Unido tras su salida de la Unión Europea.

El país, apenas dos meses después de la unión, no solo ha creado su propio plan de impulso económico ‘verde’, sino que está creando su propio ‘hub’ especializado en finanzas verdes.

Así, ha puesto en marcha el Centro de Finanzas Verdes e Inversiones Ecológicas de Reino Unido (CGFI, por sus siglas en inglés). Con una inversión de 10 millones de libras (casi 14 millones de dólares) los nuevos centros centros ‘financieros’ en esta especialidad se repartirán entre Leeds y Londres. Reino Unido planea tenerlos en marcha el próximo mes de abril.

En concreto, bajo la tutela del Dr. Ben Caldecott, fundador del Programa de Finanzas Sostenibles de Oxford, la Universidad de Leeds y el Imperial College de Londres, el CGFI contará con la financiación del Congreso Nacional de Investigación del Medio Ambiente (NERC) e Innovate UK.

Principalmente, su misión consistirá en proporcionar datos y análisis a las instituciones financieras para respaldar sus decisiones de inversión en innovaciones limpias y tecnologías ecológicas.

De igual forma, fomentará la inversión privada en proyectos ecológicos, impulsará el crecimiento de la economía, además de apoyar nuevos puestos de trabajo. Todo ello, bajo un contexto de recuperación de las consecuencias del COVID-19.

El cometido de Leeds y Londres

El papel de los nuevos centros de finanzas verdes con sede en Leeds y Londres consistirá en apoyar a las empresas y compañías emergentes a la hora de comercializar aquellos productos que fomenten que las finanzas globales sean ecológicas, incluyendo herramientas que cuantifiquen las propiedades que se enfrentan al riesgo de tormentas e inundaciones o la contaminación propiciada por las propias empresas.

Así, el CGFI trabajará con Chartered Bankers Institute y Chartered Financial Analysts del Reino Unido, para garantizar que todas las decisiones de esta índole tengan en cuenta el cambio climático.

A parte de estas reconocidas instituciones financieras, el centro nacional trabajará con otra sociedades, incluídas las universidades involucradas, como Alan Turing Institute, Satellite Applications Catapult y el Science and Technology Facilities Council

Además, el consorcio CGFI reunirá a un equipo multidisciplinario líder en el mundo, exclusivamente a través de 6 proyectos emblemáticos encargados de cubrir todos los principales riesgos materiales. 

El equipo se conformará por expertos reconocidos a nivel mundial en sus respectivos campos, cuyo historial concerniente a la investigación, herramientas, análisis e información de alto impacto será relevante para una variedad de necesidades que las instituciones puedan necesitar.

Una iniciativa que nace durante la carrera por el liderazgo ambiental de Johnson

Desde que Europa se autoimpusiese ser menos contaminante en 2030 tras incrementar hasta el 55% su objetivo de reducción de emisiones en la próxima década, los esfuerzos del Gobierno del primer ministro Boris Johnson han sido imparables a la hora de presentarse como un claro líder mundial en cuestiones ambientales antes de la ronda de conversaciones organizada por la ONU en Glasgow, la COP26.

El proyecto se pondrá en marcha en abril, antes de la cumbre de la ONU, la COP26

Hace unas semanas publicaba sus ambiciosos planes en su Libro Blanco de la Energía, el cual marca su hoja de ruta para la próxima década, y en el que se  ha comprometido a reducir las emisiones de Gran Bretaña en un 68% para 2030 en comparación con los niveles de 1990.

Por esta razón, con la iniciativa CGFI, Anne-Marie Trevelyan, ministra de Energía y Crecimiento Limpio, afirma que se “alentará a los servicios financieros a cambiar el rumbo de sus inversiones y centrarse en sectores y empresas que tienen una menor huella ambiental”. 

Además, según asegura Trevelyan, este proyecto «ayudará a las industrias y empresas a desarrollar innovaciones ecológicas limpias, creando miles de puestos de trabajo en todo el país, lo que garantizará que reconstruyamos de forma más ecológica”.

Igualmente, señala que sin este proyecto no podrían alcanzar su “objetivo de emisiones cero sin movilizar capital privado y desatando el poder del mercado libre”.

Por ello, los nuevos hubs “alentará a los servicios financieros a cambiar el rumbo de sus inversiones y focalización en sectores y empresas que tienen una huella ambiental menor”, concluye.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad