Con la colaboración de

Podcast. El eslabón perdido de la sostenibilidad en las pymes

Son críticas para la economía española -y para las grandes empresas porque son sus proveedores-, pero las pymes se están quedando al margen de la reforma ESG. Analizamos con Sandra Nolasco y Arancha Díaz-Lladó (Twinco Capital), las alternativas que tienen. Duración: 26 minutos

La Unión Europea está siendo una de las áreas económicas que más está acelerando la regulación alrededor de la sostenibilidad. Desde la taxonomía de actividades sostenibles y la futura social, hasta la directiva que sustituirá a la de Información No Financiera, pasando por el desarrollo del Reglamento de Divulgación, o las revisiones de la normativa bancaria, gran parte del esfuerzo legislativo se está centrando en dar más visibilidad a la ESG de las empresas.

Pero existe un eslabón débil, que es la pyme. Son pocas las pequeñas y medianas empresas con recursos suficientes para afrontar el boom regulatorio sostenible, y eso abre incógnitas sobre cómo el 99 por ciento del tejido empresarial español puede adaptarse a este nuevo entorno que, sin embargo, pueden ofrecerles ventajas. Una de ellas, menores costes de financiación.

Para las grandes empresas también es un desafío, porque las pymes son sus proveedores y la normativa las fuerza a incluir estos datos en sus reportes específicos. En ellas, por tanto, también puede estar parte de la solución, como analizamos en este episodio de SOCIAL Money con Sandra Nolasco, fundadora y consejera delegada de Twinco Capital y Arancha Díaz-Lladó, su Chief Sustainability Officer.

Podcast Social Investor

SINOPSIS

Europa está inmersa en un ‘tótum revolútum’ legislativo en materia de sostenibilidad. Hemos visto en los últimos meses la propuesta de una nueva directiva de reporting de información sostenible, está sobre la mesa una reforma en materia de capital e información ESG para la banca, tenemos la taxonomía de finanzas sostenibles

Y solo estamos hablando de la parte que afecta al mundo de la financiación, porque si nos vamos a los retos industriales podríamos estar tratándolo días y días, porque ejemplo con las normas en materia de biodiversidad.

El objetivo de este trabajo normativo es que el dinero se mueva hacia las actividades sostenibles…, pero de la teoría a la práctica suele haber distancia y ya se escuchan voces que alerta de que todo este ‘boom’ regulatorio no está adaptado a las necesidades de las pymes.

Y las pequeñas y medianas empresas son críticas para la economía española. Representan alrededor del 99 por ciento del tejido empresarial y generan el 66 por ciento del empleo y se pueden encontrar en el futuro próximo con el problema -y probablemente para muchas por sorpresa-, de que si no son sostenibles pueden perder clientes o acceso a contratos públicos.

En el engranaje corporativo, las pymes suelen ser proveedores de empresas mayores, que ya están notando -y el ejemplo lo tenemos en las cotizadas- mucha presión para que difundan datos de sostenibilidad de su cadena de proveedores. Y cuando se habla de emisiones, para que las reduzcan.

  • ¿Cómo de preparada está la pyme española para asumir el reto de la sostenibilidad?
  • ¿Es la pyme el eslabón perdido en toda la regulación que se está impulsando desde Bruselas?
  • ¿Los pequeños empresarios que se adapten antes pueden tener una ventaja competitiva?
  • ¿Qué ventajas puede tener un empresario pequeño o mediano que hago el sobreesfuerzo de incorporar la ESG en su negocio?
  • ¿Debe la gran empresa de alguna manera forzar y ayudar esta transformación a sus proveedores? ¿Formará parte de alguna manera de su propio perfil ESG?

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad