Con la colaboración de

La lucha contra el cambio climático pasa por eliminar los vuelos domésticos en la estrategia de Sánchez para 2050

Abre un ‘diálogo nacional’ con administraciones autonómicas y locales para consensuar el modelo de país a largo plazo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al vicepresidente para las Relaciones Interinstitucionales y Prospectiva de la UE, Maroš Šefčovič

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quiere marcar la agenda a 30 años vista, con el objetivo, asegura, de convertir España “en uno de los países más avanzados de Europa”.

Así se recoge en la estrategia “España 2050: fundamentos y propuestas para una estrategia nacional a largo plazo”, que este jueves ha hecho pública en lo que, afirma, es el primer ejercicio de prospectiva estratégica que se ha realizado en España y que no es, ha reconocido, un documento definitivo.

Y en él los pilares se centran, sobre todo, en objetivos amplios como la lucha contra el cambio climático o frenar la desigualdad social y el desequilibrio territorial.

Sánchez ha asegurado que este documento aspira a “trazar una nueva meta más allá de las necesidades inmediatas”. 

“Necesitamos una visión que sea ambiciosa y también realista, que nos inspire, que nos cohesione. Sacar lo mejor de nosotros mismos y alcanzar unas cumbres de progreso que no eran visibles hace 40 años”, ha indicado, comparando las aspiraciones de la sociedad actual con el sueño de democracia de la Transición, hace 40 años.

Una España descarbonizada con más gasto en I+D

Esta hoja de ruta, elaborada por la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo -que el Gobierno de Sánchez creó hace un año, antes de que se desatara la pandemia de coronavirus- marca, en total, cincuenta objetivos a largo plazo.

Estos, básicamente, se engloban en nueve temáticas: aumento de la productividad, mejoras educativas y de formación, cambio climático y neutralidad de carbono o preparar el actual estado de bienestar para una “sociedad más longeva”.

También, el reequilibrio territorial, la adaptación del mercado de trabajo a la nueva realidad, la reducción de la pobreza y la reactivación del denominado “ascensor social”.

Por ejemplo, Sánchez ha asegurado que España, en 2050, será sostenible y descarbonizada -el objetivo que se recoge en la recién aprobada Ley del Cambio Climático-, y libre de vertederos.

También ha abierto la puerta a elevar el gasto en Investigación y Desarrollo desde una meta del 2% hasta el 4%.

Prohibir los vuelos de menos de 2,5 horas si hay alternativa en tres

Entre las medidas que contempla está la «recomendación» de «prohibir los vuelos en aquellos trayectos que puedan realizarse en tren en menos de 2,5 horas».

No es una idea nueva, porque ya se ha propuesto en Francia, como medida para reducir las emisiones contaminantes.

Para eso, reconoce, hay que mejorar la red de transporte ferroviario. «Es necesario ampliar las redes de cercanías existentes, modernizar las líneas que no son de alta velocidad, relanzar los servicios de tren nocturno, actualizar y finalizar las conexiones transfronterizas».

En cuanto a los vehículos de automoción, la estrategia a 2050 insta a acelerar en el coche eléctrico. «fomentando la fabricación de este tipo de vehículo en nuestro territorio».

Además, aboga por impulsar «la producción, reutilización y reciclaje de baterías; incrementando los puntos de recarga rápida e incentivando la compra de estos vehículos».

Y por subir los impuestos al diésel, algo que hasta el momento el Gobierno ha buscado evitar. En concreto, el documento recoge que hay que «elevar progresivamente los tipos impositivos sobre el consumo de diésel y gasolina hasta que ambos se equiparen al tipo impositivo medio de la gasolina».

Abre la puerta al diálogo con las comunidades y la oposición 

El presidente del Gobierno ha vestido este informe como apartidista y asegura, no es una conclusión de cómo diseña la sociedad española a 30 años vista, sino que ahora está abierto al consenso, tanto de la ciudadanía, como de otros partidos y administraciones, autonómicas y locales.

“No es un documento cerrado, sino un documento vivo. Es una primera propuesta para iniciar una conversación”, ha indicado. Aboga por iniciar ahora “un diálogo nacional” que será “de abajo a arriba” y “que va a durar varios meses”.

El presidente del Gobierno argumenta que se tratará de un diálogo “abierto a todas las instituciones y ciudadanos”, en el que participarán todas las Comunidades Autónomas y las administraciones locales. También , asociaciones, ONG y partidos políticos.

Y será, adelanta, a partir de ese diálogo, con el que se trace una estrategia a largo plazo más allá del documento de más de 600 páginas presentado este jueves, en el que han participado cerca de un centenar de científicos y académicos y, también, representantes de instituciones como el Banco de España o la Airef, la Autoridad Fiscal Independiente.

Un diálogo que para Sánchez será clave en la consecución de la “segunda fase del Next Generation, a partir de 2023”, es decir, de la próxima ronda de fondos de la Unión Europea.  

“Este trabajo es una muestra. Sentemos a hablar y conversar y decidamos qué España queremos ser en 30 años”, ha resumido.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad