Con la colaboración de

Los puntos claves del primer gran día del clima de la Administración Biden

Pausar los nuevos contratos en petróleo y gas en terrenos federales, diseñar nuevas estrategias climáticas o abordar la justicia ambiental son algunas de sus medidas

El pasado miércoles, Joe Biden tomaba posesión de su cargo en un Washington altamente custodiado tras el asalto al Capitolio.

En el primer día de su mandato, el 46º mandatario de Estado Unidos, firmaba 17 órdenes ejecutivas y memorandos que revertian la polémica presidencia de Donald Trump en la Casa Blanca, suponiendo un cambio de rumbo para la política financiera «verde» del país.

Este miércoles 27 de enero, en el que podría considerarse «el día del Clima» del nuevo presidente, la nueva Administración de Biden anunciará una segunda ronda de políticas climáticas sobre cuatro puntos claves que recoge su agenda:

  1. Un ‘omnibus’ nacional e internacional de órdenes ejecutivas climáticas: cuyo objetivo es iniciar una serie de acciones regulatorias para combatir el cambio climático a nivel nacional y priorizarlo como un tema de seguridad nacional.
  2. Un ‘Presidencial Memo’ de integridad científica: con él se dirigirá la toma de decisiones basadas en la ciencia en las agencias federales.
  3. Reestablecer el Consejo de Presidencia de Asesores en Ciencia y Tecnología.
  4. Avanzar datos sobre la cumbre de líderes climáticos que pretende organizar Estados Unidos el próximo 18 de abril

Un paquete de acciones destinadas a combatir el cambio climático

Respecto al primer punto -que es sobre el que más se ha especulado- se espera que este nuevo paquete de acciones ejecutivas destinadas a combatir el cambio climático ponga en stand-by nuevos contratos para la industria del petróleo y gas en terrenos federales, además de fortalecer las medidas que protejan a los barrios más pobres y minoritarios de la contaminación.

Sus nuevas políticas climáticas incluyen una pausa en el arrendamiento federal de petróleo y gas

Un nuevo giro que marca un cambio drástico en la política de Donald Trump de estos últimos cuatro años, la cual buscaba maximizar la producción del petróleo, gas y carbón en Estados Unidos gracias a la eliminación de las regulaciones y a facilitar los procesos de revisión medioambientales.

Durante su campaña electoral, Biden ya prometió prohibir nuevos arrendamientos de perforación de gas y petróleo en tierras federales, sin embargo, no fue hasta sus primeros días de mandato, cuando su Departamento del Interior emitió una suspensión de 60 días de las aprobaciones de las perforaciones rutinarias, con la intención de revisar los impactos climáticos del programa y lo beneficios para los contribuyentes.

Si bien, las tierras y aguas federales producen aproximadamente una cuarta parte del petróleo y el gas del país, también representan alrededor de una cuarta parte de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

No obstante, estas nuevas medidas han provocado tensiones financieras y económicas entre los estados que dependen en gran medida del programa federal de arrendamiento de minerales, llegando a afectar a grandes extensiones de superficie de tierra, principalmente, en los estados occidentales, así como en la superficie de perforación en alta mar ubicado en el Golfo de México de EE. UU.

Por otro lado, Biden también organizará una tarea nacional para reforzar el cambio climático y reclutará agencias federales para diseñar estrategias en este sentido. Unas iniciativas que estarán dirigidas por Gina McCarthy, la primera asesora nacional de política climática de la Casa Blanca.

Gina McCarthy se encargará de reclutar agencias federales para diseñar estrategias climáticas


Del mismo modo, firmará órdenes ejecutivas dirigidas a la justicia ambiental, dirigiendo alrededor del 40% del beneficio de las inversiones en energías limpias a personas que perciban bajos ingresos o comunidades minoritarias. Todo ello, bajo el paraguas de un grupo de trabajo especializado en el cambio climático dentro de la Casa Blanca y bajo una oficina del cambio climático de el departamento de Salud y Servicios Humanos.

Un camino que comienza a dibujarse

En tan solo 7 días, Joe Biden ya ha comenzado a esbozar gran parte de las órdenes ejecutivas que presentó en su primer día de inauguración.

Por un lado, Estados Unidos ya se ha reincorporado al Acuerdo de París, en el que un total de 194 naciones, buscan mantener el aumento de la temperatura global de este sigo por debajo de los 2ºC para evitar impactos climáticos extremos, además de evitar la salida del país de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

E, igualmente, continúa abordando la crisis climática desde otros frentes, a la vez que revierte las regulaciones pendientes que heredó de la administración Trump, expande las protecciones contra el COVID-19 o pone en marcha medidas para solventar prioridades como: la equidad racial, economía, atención médica, inmigración y restauración de la posición global de Estados Unidos.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad