Los ‘padres’ de la ESG empujan la transformación del sector del automóvil

En Noruega la mitad de los vehículos que se vendieron en 2020 ya eran eléctricos. Un cambio en los hábitos de consumo que ayuda a la descarbonización de las automovilísticas y que se nota en España, a pesar de la crisis económica

Un cambio de modelo de consumo clave para conseguir la reducción de emisiones que persigue Europa con la vista puesta en 2050: dejar de lado los vehículos de combustión tradicional para apostar por modelos no contaminantes.

Y para conseguirlo el parque de vehículos tiene que transformarse. Una situación especialmente compleja a lo largo de los últimos meses, dado que la crisis provocada por la pandemia de coronavirus ha golpeado de forma severa al sector del automóvil, al que se le considera todavía uno de los que más retrasados en la consecución de los objetivos del Acuerdo de París.

Una transición, además, en la que España está avanzando de forma significativa pero que aún está a años luz de lo que ocurre en otros países europeos, especialmente los nórdicos.

Las claves de los países nórdicos

Los países nórdicos, a los que se les considera impulsores de la inversión responsable y que han comenzado el año marcando con dureza a la industria del gas y del petróleo, están llevando la voz cantante este sentido.

Entre ellos, Noruega lleva la delantera. Más de la mitad de los vehículos que se comercializaron en ese país a lo largo de 2020 fueron eléctricos.

Alcanzaron una cuota de mercado del 54%, cuando un año antes se quedaba en el 42%, según los datos publicados por la OFV, el organismo noruego que desglosa la evolución de las ventas de vehículos en ese mercado.

Detrás de este avance hay factores que están impulsando esta transformación, básicamente incentivos fiscales para que los consumidores se decanten por este tipo de modelos e ir sacando así de las carreteras los vehículos ‘tradicionales’. Además, hay otro tipo de ventajas, como que los conductores de vehículos eléctricos tienen descuentos en el uso de autopistas de peaje.

Y la cuota de mercado en Noruega de esos modelos más contaminantes está reduciéndose de mantera significativa, dado que en 2015 la cuota de mercado conjunta de los vehículos diésel y gasolina superaba el 70% y hoy no llega al 20%.

Una situación bastante similar se da en Suecia. En este caso, casi la mitad de los vehículos vendidos en ese país al concluir el año era o bien eléctricos 100% o híbridos enchufables.

A los primeros les correspondía una cuota de mercado del 20%; mientras que los segundos rebasan el 30%, según los datos publicados por BIL Sweden, la patronal local de la industria del automóvil.

De nuevo la clave para impulsar estos vehículos menos contaminantes está en los incentivos fiscales -como liberar a los propietarios del pago del impuesto de circulación- y también en que estos países, como explicaba a SOCIAL INVESTOR, el profesor de Esade, Fernando Gómez-Bezares, tienen un mayor compromiso como sociedad con las cuestiones medioambientales, al menos de momento, que sus vecinos del Sur.

¿Qué ocurre en el conjunto de Europa?

El punto de partida, no sólo para España, para el conjunto de Europa es desafiante. El año 2020 ha estado marcado por el desplome de las ventas de vehículos a causa de la pandemia. Sólo en abril, la caída de matriculaciones superó el 78%, según los datos publicados por la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles.

Poco a poco, en el conjunto del año, la situación ha ido mejorando, hasta cerrar el año con una caída en el entorno del 24%, el mayor porcentaje interanual desde que comenzaron a realizar estas estadísticas, en la década de los 90. En total, se vendieron casi tres millones menos de vehículos y, en el conjunto de 2020, se rozaron los 10 millones de matriculaciones.

En Europa las ventas de coches se hundieron un 24% en 2020; en abril, la caída superó el 78%

La patronal europea (ACEA en sus siglas en inglés) no desglosa, de momento, las ventas por tipo de vehículo. Sin embargo, la agencia Bloomberg apunta dos datos positivos en cuanto al avance de los coches ‘alternativos’.

Por un lado, que las ventas de eléctricos e híbridos enchufables en Europea ya han superado a las de China. Por otro, que este año se comercializarán en el continente europeo unos 1,9 millones de vehículos ‘verdes’. Una cifra que representarán el 40% del mercado mundial.

¿Y en España?

La patronal europea destaca que España es el mercado automovilístico que más ha sufrido en el conjunto de la zonaeuro. Señala una caída de más del 32% en 2020, seguida de la de Italia (casi un 28%) y de Francia (25,5%), mientras que Alemania ha superado el año con un desplome ligeramente inferior, del 19%.

Ese dato en España ya lo había adelantado la Asociación Nacional de Fabricantes  (Anfac). Una retroceso del 32,3%, hasta 851.211 unidades y una cifra de matriculaciones que retrocede a niveles de 2014.

El aspecto positivo es que los vehículos que se venden, por los avances tecnológicos también en los combustibles tradicionales, son menos contaminantes. Las emisiones medias de dióxido de carbono, las que aspira a recortar la UE, de los turismos vendidos en diciembre fueron de 104 gramos de CO2 por kilómetro que supone, un 12,1% que un año antes.

¿Y cómo van en España las ventas de los vehículos menos contaminantes? Crecen de manera significativa pero mucho menos que en los países nórdicos.

En España, las matriculaciones de eléctricos crecieron un 64% y superaron las 20.150 unidades

Las matriculaciones de vehículos electrificados, híbridos y de gas despegaron un 24,14% en todo 2020, hasta las 201.612 unidades. Es decir, casi la cuarta parte de todos los vehículos que se comercializaron.

En cuanto a cómo se distribuyen esas ventas por tecnologías más limpias, la mayor parte, 140.869 unidades, fueron híbridos no enchufables, cuyas ventas se dispararon casi un 30%.

Por detrás quedan los enchufables, con 23.360 unidades, el triple que en 2019; y los eléctricos, que se dispararon un 64% hasta superar las 20.150 unidades vendidas.

Además se vendieron otros 17.220 vehículos que emplean gas y, por primera vez en la historia de las matriculaciones, se vendieron cinco vehículos de hidrógeno en un mes y siete en el conjunto de 2020 (en 2019 sólo se vendió uno), lo que indica que empieza a moverse aunque muy lentamente esta nueva tecnología.

La marca de eléctrico más vendido en España es Renault. En concreto, el modelo Zoe (con 2.425 unidades). Lejos quedó el modelo más económico de Telsa, el Model 3, (1.200 unidades) con el que el gigante de la tecnología eléctrica aspira a dar el salto a un mercado más masivo, porque ronda los 52.000 euros de partida frente a los 82.000 del Model S.

Tesla al igual que todos los grandes fabricantes de coches afronta en las próximas semanas su cita con los inversores, en la que los grandes del sector (Volkswagen, Renault, PSA, BMW, Mercedez-Benz…) irán desglosando sus ventas y resultados financieros de los pasado año y sus estimaciones para este.

Algunos ya dan pistas. Por ejemplo, Volkswagen (matriz de Audi y de Seat) que ha adelantado que en 2020 sus ventas de eléctricos se dispararon un 214%, hasta 231.600. De momento, en bolsa, el gigante alemán está a niveles muy similares a los de hace un año, con su acción cotizando a 167 euros.

Muy diferente es la evolución en el parqué de Tesla que supera los 825 dólares por título, cuando hace un año cotizaba a 102 dólares. Un progreso que ha aupado a su fundador, Elon Musk, al primer puesto de grandes fortunas del mundo. Habrá que esperar a finales de mes para ver si los resultados y previsiones para 2021 confirman esta tendencia.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad